Por qué Cuba es la diferencia


Por Arthur González.

Mientras en Washington el pasado 07.04.2016 sesionaba la comision de derechos humanos 2 y un manojo de los calificados como “disidentes”, entrenados y financiados por Estados Unidos, acusaba a Cuba de acosar a los supuestos “defensores” de los derechos humanos, algo muy diferente sucedía en Colombia, donde en solo cuatro meses han sido asesinados doce auténticos defensores de los derechos humanos.

Los cubanos que participaron en ese show mediático contra el gobierno revolucionarios, recibieron visas inmediatas en la embajada yanqui en La Habana y el costo de sus pasajes, alojamiento, alimentación y transportaciones fueron sufragados con los fondos creados para ellos por la Casa Blanca, mientras a los colombianos nadie los invita a esas sesiones ni les pagan viajes para denunciar los asesinatos de sus correligionarios.

En la isla no se conoce un solo caso de asesinato por participar en las acciones subversivas diseñadas y orientadas por el Departamento de Estado y la CIA. Sin embargo, en Colombia, Honduras y Guatemala, se ha vuelto habitual que aquellas personas que denuncian las verdaderas violaciones de los derechos humanos, pierdan la vida a manos de escuadrones de la muerte, y no existen las campañas de prensa que se crean contra Cuba, a pesar de la marcada diferencia de situaciones.

Sigue leyendo

Guerra Mediática


Por Arthur González.

Desde el pasado siglo XX, Estados Unidos perfeccionó sus métodos de Guerra Mediática para manipular la opinión pública a favor de sus políticas, contra aquellos países que tienen gobiernos para ellos inaceptables.periodico

El comunismo fue y es al que más dinero y empeño le han puesto, pues a pesar de que toman como bandera la libertad de pensamiento, el pluripartidismo y la libre expresión, cuando se trata de tener criterios diferentes al sistema capitalista no hay concesiones.

Así sucedió con la Revolución cubana, incluso desde antes del triunfo del 1 de enero de 1959, expresado en diciembre de 1958 durante la reunión del Consejo Nacional de Seguridad, presidida por Dwight Eisenhower, en la cual este y el director de la CIA, Allen Dulles, expusieron sus propósitos para impedir el triunfo de Fidel Castro.

Una muestra de cómo iniciaron la cruzada anticubana está reflejada en el plan propuesto por su embajada en La Habana, el 14 de abril de 1959, a solo 4 meses del triunfo revolucionario, publicado por el Departamento de Estado de Estados Unidos en el Foreign Relations of United States, volumen VI, Cuba, 1958-1959, páginas 458-466.

Sigue leyendo