Desagradecidos muerden la mano que ayuda.


Arthur González.

Como denunció el vocero de la iglesia católica habanera, Orlando Márquez Hidalgo el pasado 14.03.2012, elementos contrarrevolucionarios  siguiendo instrucción desde Miami, violaron la paz de la casa de Dios en varias provincias cubanas. La iglesia fue muy precisa al afirmar que: “se trata de una estrategia preparada y coordinada por grupos en varias regiones del país. No es un hecho fortuito, sino bien pensado y al parecer con el propósito de crear situaciones críticas a medida que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba”. Sigue leyendo