Estados Unidos padre del terrorismo


Por Arthur González.

Con su habitual doble moral, el Gobierno de los Estados Unidos se declara hoy como “primer combatiente contra el terrorismo”, algo totalmente falso por ser ellos quienes lo practican a diario sin la menor piedad.

Después de 1959 el pueblo cubano ha sido víctima permanente de los actos terroristas ejecutados por la CIA, con la plena aprobación del Consejo Nacional de Seguridad. La primera acción de ese tipo sucedió exactamente el 4 de marzo de 1960.

Ese fatídico día, a las tres y quince minutos de la tarde, cientos de obreros portuarios y miembros del ejército revolucionario descargaban cajas de granadas para fusiles FAL, de fabricación belga, del buque francés La Coubre, compradas por Cuba a pesar de las fuertes presiones de las autoridades de Estados Unidos para que nadie el suministrara armas y municiones a la triunfante Revolución cubana.la-coubre-3

Sin el menor concepto de humanidad, la CIA diseñó el maléfico plan terrorista con el objetivo de impedir que el pueblo cubano dispusiera de las armas y municiones necesarias, para repeler la invasión que ya se organizaba en Miami, con el fin de destruir a la Revolución.

Durante la travesía del buque, agentes pagados por la CIA lograron colocar dos explosivos que harían estallar la carga, con una diferencia de treinta minutos, según calcularon para hacer más terrible la carnicería humana que provocaron.

Las dos explosiones conmovieron parte de la ciudad de La Habana, debido al poder expansivo de las 44 toneladas de granadas y las 31 de municiones, ocasionándole la muerte a 101 seres humanos, entre ellos seis marinos franceses, un número indeterminado de desaparecidos por la fragmentación de sus cuerpos y 200 heridos graves.

Aun hoy a 67 años de esa vil acción terrorista, los documentos que prueban la participación de Estados Unidos están sin desclasificar, fuertemente resguardados en las vigiladas bóvedas de la Agencia Central de Inteligencia. Bajo el mismo régimen de secretividad se encuentran las investigaciones de la empresa francesa de seguro, algo que dice a las claras la responsabilidad de los que idearon ese crimen.

Para que no queden dudas, el inspector general de la CIA, Lyman Kirkpatrick, declaró sin sonrojo:

“El proyecto de derrocar a Castro se había convertido en una importante actividad de la Agencia, con la más alta aprobación política”.

La afirmación fue publicada el 2 de marzo de 1998 en el diario El Nuevo Herald.

Un documento desclasificado, preparado por la Agencia Central de Inteligencia para el Grupo permanente del Consejo Nacional de Seguridad, con fecha 8 de junio de 1963, refleja la verdadera naturaleza terrorista de los Estados Unidos, en su intento por destruir a la Revolución cubana.

Solo su título confirma lo antes expuesto: “Política encubierta y programa integrado de acciones propuestas hacia Cuba”.

En su introducción plantea entre otras cuestiones las siguientes:

“Dentro del contexto de las presunciones políticas y los estímulos de la situación en Cuba, la CIA presenta un programa consistente en los cursos de acción interdependientes, entre las que se destacan”:

  • Acciones de propagada para estimular sabotajes simples de bajo riesgo y otras formas de resistencia pasiva y activa.                    
  • Acciones negativas económicas sobre una base creciente.
  • Sabotaje general y hostigamiento.

“Solamente después que los efectos de la represalia económica y de las acciones de sabotaje, se sientan profundamente en la población y en los grupos de élite, puede esperarse convertir la desafección, en las fuerzas armadas y otros centros de poder del régimen, en revueltas activas contra el séquito Castro-comunista”.
Sigue leyendo

Bélgica no podrá olvidar


Por Arthur González.

El pánico causado el fatídico martes 22.03.2016 por dos explosiones, una en la terminal aérea y otra en el metro, ambas en Bruselas, no podrán ser borradas del corazón de las familias de los 11 muertos y menos aún de aquellos que resultaron heridos en esos actos terroristas.bomba en bruselas

Europa calificó esos actos como una declaración de guerra y llaman a unirse para combatir el terrorismo. Hoy el mundo repudia tales acciones.

Los gritos desgarradores de pasajeros dentro de la terminal aérea al sentir el estruendo, la caída de techos, cristales, rotura de tuberías de agua y los múltiples heridos, aún está grabado en los oídos de los testigos presenciales.

Una simple mirada al 4 de marzo de 1960 es suficiente para conocer esa sensación de impotencia ante hechos tan monstruosos. Ese día de marzo la Habana disfrutaba de un clima menos caluroso, cuando a las 3 y 15 minutos de la tarde estallaba el vapor francés La Coubre, mientras obreros portuarios descargaban 44 toneladas de granadas y 31 toneladas de municiones para rifles FAL, adquiridos por Cuba en una fábrica de Bélgica. Sigue leyendo