Yoani Sánchez, propaganda anticubana financiada por Estados Unidos.


Arthur González.

A pesar de los cientos de miles de dólares que gasta Estados Unidos en su fallido intento de fabricar una oposición joven, con Yoani Sánchez Cordero no obtuvieron resultados, al no poder atraer a la juventud cubana a su proyecto contrarrevolucionario.

Reclutada en Madrid en el 2004 por Carlos Alberto Montaner, agente CIA y prófugo de la justicia cubana por terrorismo, Yoani aceptó el plan de repatriarse a Cuba e iniciar en 2007 su trabajo con el Blog “Generación Y”.

Con el propósito de construirle una imagen de líder juvenil, le otorgaron importantes premios de periodismo, con la bonificación de cientos de miles de euros, convirtiéndola en tres años, en una persona acaudalada.

Los yanquis utilizaron a las revistas TIME y PEOPLE, para que la seleccionaran, a solo un año de salir su Blog, como una de las 100 personas “más influyentes” del mundo, y entre las 25 “más relevantes” de América Latina, respectivamente, algo insólito para quien no tiene historia.

A pesar del fracaso con la “estrella naciente”, la emplean para deformar la realidad cubana con informaciones falsas y análisis ausentes de elementos verídicos; siendo invitada en julio 2019 por la Universidad Complutense de Madrid, al Congreso Anual de Estudios en Comunicación Social, cuando en La Habana se debate la conformación del gobierno electrónico, se amplían las capacidades de acceso a Internet, e incluso se autoriza el uso de dispositivos en las viviendas para conformar redes inalámbricas de datos de alta velocidad.

Dicho evento, tuvo como temas “La Comunicación, Tecnologías y Dignidad humana”, con delegados de 82 países del mundo, razones para que llevaran a Yoani a difamar sobre Cuba.

En sus declaraciones aseguró que “confía en que el tiempo y los vientos de globalización ganen la batalla en Internet, a favor de la información veraz e independiente contra el castrismo”, repitiendo ideas expresadas por el senador Marco Rubio, durante un evento celebrado en 2012 en la Fundación Heritage con Google Idea, donde afirmó:

El sistema totalitario cubano podría derrumbarse si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, porque Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.

El guion entregado en la embajada de Estados Unidos, contempla la misma línea seguida para acusar a la Revolución cubana, reiterada por Donald Trump, durante su campaña presidencial en 2016, al declarar:

Reclamamos la promoción del acceso a Internet, como herramienta tecnológica para fortalecer el movimiento pro-democracia en Cuba.”

Esa fue la motivación que siguió el presidente Barack Obama, cuando autorizó el acceso de Cuba a Google, argumentando:

Podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso. Los cambios introducidos en nuestra nueva política potenciarán aún más nuestro objetivo de empoderar al pueblo cubano. […] y brindarles nuevas fuentes de información…”

En sus aseveraciones, Yoani Sánchez mintió y se contradijo, al no tener elementos para sustentar las mentiras. Ejemplo fue cuando dijo: “El gobierno de Díaz-Canel está suponiendo pasos atrás para recuperar un control que el oficialismo había perdido”.

¿En qué momento la Revolución perdió el control del país?

Ella misma se contradice al responderle a la agencia EFE, de sí Internet no es una pequeña parcela de libertad en Cuba:

Internet es un fenómeno que va muy deprisa en la sociedad cubana, a pesar de que es todavía unos de los países menos conectados del mundo”.

En sus dimes y diretes Yoani vuelve a contradecirse sobre la “falta de libertad” en Cuba, al asegurar que: “en diciembre 2018, el oficialismo se atrevió a abrir el acceso de los teléfonos móviles a Internet, y esto se ha notado en que el activismo social de muchos tipos ha crecido muchísimo, incluso las críticas al régimen se hacen sentir en las redes, aunque esa libertad todavía no llega en la misma medida a la realidad de la calle, pues todo intento es profundamente reprimido”.

En similar lenguaje de Cantinflas, excelente actor mexicano, Yoani se desmiente nuevamente, al poner como ejemplo del libre empleo de las redes sociales, la convocatoria para la marcha LGTBI del 11 de mayo en La Habana, organizada desde Internet.

¿Hay o no libertad para el uso de las redes en Cuba? Por supuesto que la realidad demuestra que existe libertad, sin la represión que ella plantea.

Otro de sus cantinfleos lo expuso cuando durante su intervención en el evento, al decir que “el presidente Miguel Díaz-Canel promovió que ministros y altos funcionarios estuvieran presentes en las redes sociales”, porque según ella:

“Eso deja en evidencia su incapacidad para dialogar (…) porque se comportan de una manera tan agresiva a veces, tan intolerante, tan militante, que Internet también está sirviendo para dejar a la vista pública de todo el mundo ese discurso de la prepotencia ideológica y política”.

Así califica un paso importante que pocos países han dado, al brindarle al pueblo la capacidad de que sus ministros interactúen con todos.

¿Qué opinará ella sobre lo que hace Trump, cuando ofende, agrede y sanciona a otros países mediante sus alocados tuitees?

En sus desvaríos Yoani afirmó que “no se puede ejercer el periodismo en Cuba sin recibir un castigo por eso”; cuando ella mantiene un Blog y un periódico digital, creado desde Estados Unidos, sin ser reprimida, al igual que hacen otros que reciben financiamientos y equipos para similar actuación.

Vuelve a contradecirse al señalar:

“Gracias a la tecnología y los dispositivos electrónicos se ha logrado que crezca y se desarrolle un ecosistema de medios independientes en la Isla. Los tiempos están invitando a la globalización, a un mayor flujo de información, a ciudadanos cada vez más conectados; y el castrismo va a tener que lidiar con una ciudadanía mucho más activa, totalmente contraria al modelo político y social impuesto”.

Entonces ¿se puede o no hacer periodismo por Internet en Cuba?

Lo que nunca mencionó Yoani, fue la guerra económica impuesta hace 60 años por Estados Unidos, que le impide a Cuba el acceso pleno a Internet, situación denunciada ante la Unión Internacional de Telecomunicaciones, en Ginebra.

A pesar de eso, la Revolución da pasos de avances en el proceso de informatización de la sociedad cubana, e impulsa el uso de las tecnologías informáticas para el bienestar de la población.

Cuba no se cansará de denunciar el uso ilegal y encubierto que personas como ella, al servicio de una potencia extranjera, hacen para subvertir el orden interno y ejecutar actos terroristas a través de los sistemas informáticos.

Por eso expuso José Martí:

“El lacayo se alquila al señor de más lujo y poder”.

Obama dice que no quiere imponer cambios de régimen, pero…


Por Arthur González.

En la reciente Directiva Presidencial, PPD-43, el Presidente Barack Obama asegura que “no está tratando de imponer un cambio de régimen en Cuba”, pero todo lo expuesto en la misma persigue ese objetivo, por tanto, vuelve a mentir abiertamente como si los cubanos fueran tontos y no conocieran la verdadera historia de los Estados Unidos.

Una de sus cartas de juego para dar una imagen internacional de lo que piensa y desea la juventud cubana, es precisamente Yoani Sánchez Cordero, devenida en “bloguera exitosa”, por obra y gracia de la CIA.yoani-2

Estando ella en España como emigrada económica y desesperada por un trabajo después intentarlo en Alemania y Suiza, Carlos Alberto Montaner, prófugo de la justicia cubana por acciones terroristas y agente de la CIA, le propuso convertirla en “bloguera” si aceptaba retornar a Cuba, algo que Yoani aceptó de inmediato ante las promesas de ganar rápidamente miles de dólares.

En el 2004 regresó a la Isla, rompió su residencia en España y se quedó definitivamente en La Habana. Tres años más tarde, en el 2007, salió al mundo su blog “Generación Y”, con un servidor ubicado en Alemania, en la empresa Cronon AG Regensburg, registrada bajo el nombre de Josef Biechele, que dispone de una banda ancha para conectarse a la red, 60 veces mayor que la que toda Cuba y con la traducción inmediata de sus escritos a más de 18 idiomas.

A un año de su debut y sin ser conocida en Cuba ni el mundo, la revista TIME la seleccionó como una de las 100 personas más influyentes del mundo. Nada de extrañar pues dicha revista tiene amplios antecedentes de hacer lo mismo para la CIA, desde los años 50, según informes desclasificados.

Cual estrella naciente de Hollywood, al siguiente año la revista PEOPLE, la denominó como una de las 25 personalidades de América Latina, iniciándose así la escalada propagandística para alguien sin obra ni talento.

Detrás llegaron importantes premios internacionales con cientos de miles de dólares; la estrategia era no hacerla una financiada más como otros “disidentes”, sino una figura internacional que recibía dinero mediante los premios.

En 2008, Dinamarca le otorgó el premio CEPOS, con 40 mil euros; la Universidad de Columbia le otorgó en el 2009 el Premio María Moors Cabot con 5 mil dólares y nuevamente en el 2011 con 15 mil usd.

En 2010 recibió el premio Príncipe Claus de Holanda, con 25 mil euros; además del premio Jaime Brunet de España con 36 mil euros. También ostenta el premio Ortega y Gasset, el más importante de España para el periodismo digital, y fue galardonada con el de Héroe Mundial de la Libertad, por el Instituto Internacional de Prensa.

Para aumentar su palmarés, recibió el premio Latinovator, durante la celebración de la conferencia Hispanicize.

Desde hace años, el diario español El País, la nombró su corresponsal en la Habana, con un salario de 24 mil euros anuales.

En resumen, ella posee más reconocimientos que el propio Gabriel García Márquez, y solo le falta el Nobel de Literatura que puede llegarle en cualquier momento.

Como parte del entrenamiento que imparte Estados Unidos para cambiar el sistema socialista desde adentro, Yoani Sánchez fue llevada a Miami para inaugurará el 24.10.2016, el “Fórum Cuba” en la Universidad de Miami (UM), y la han nombrado como uno de “los 100 talentos” de dicho centro universitario.

Es algo de “créalo o no crea”, pero así actúan los yanquis cuando fabrican personajes para sus campañas políticas.

La historia recoge ampliamente ejemplos cuando la CIA hizo acciones semejantes durante la guerra cultural contra la URSS y otros países socialista, desde los años 50 y 60 del siglo XX. Sigue leyendo

La prueba del fraude


Arthur Gónzalez

yoani-sanchez-todo-por-dineLos miembros de los jurados internacionales que premiaron a la bloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez Cordero, deberán sentirse avergonzados ante la falta de calidad expuesta en sus artículos, los que cada vez son más insulsos y carentes de atributos literarios, amén de la incoherencia política. Sigue leyendo