Fake News siempre contra Cuba


Por Arthur González.

Desde el mismo mes de enero de 1959 cuando triunfó la Revolución cubana, se iniciaron las campañas de mentiras publicadas en los principales diarios y revistas de occidente, seguidas de noticias falsas, ahora calificadas como Fake News, que transmitían la radio y las cadenas de TV al servicio de Estados Unidos.

El propósito era deformar la imagen de la Cuba, solo por apartarse de la línea trazada por Washington, buscando el rechazo popular a las primeras medidas revolucionarias adoptadas por el Gobierno encabezado por Fidel Castro.

Pasado más de medio siglo y sin haber alcanzado éxitos en sus planes desestabilizadores, incluidos los terroristas, los yanquis insisten en su vieja estratagema y ahora arremeten contra el proceso electoral cubano.

Desde que el presidente Raúl Castro, anunció oficialmente que su período sería limitado y terminaría su mandato en el 2018, las agencias oficialistas arremetieron contra el proceso electoral cubano en un intento por desacreditarlo, e incluso Estados Unidos sufragó la conformación de un grupúsculo contrarrevolucionario, desesperados por hacerle creer al mundo que esas elecciones no son democráticas.

Las Fake News contra Cuba aparecieron en los principales diarios del mundo, pero la realidad las hace estallar ante la voluntad soberana de los cubanos por ejercer su derecho al voto.

¿Por qué razones no hicieron cruzadas mediáticas contra las elecciones en Honduras, en las que el fraude electoral fue escandaloso? Allí no hubo respeto por la llamada “democracia”, al robarle la victoria al candidato del pueblo.

Chile acaba de celebrar elecciones y tampoco la prensa yanqui y la de sus lacayos, dijeron una sola palabra donde salió electo Sebastián Piñera, representante de la oligarquía chilena; al contrario, festejaron el triunfo de la derecha, que al igual que en Argentina y Brasil, desmontará los beneficios sociales que tanto necesita el pueblo.

Notorias fueron las acusaciones sobre Piñera por usar las informaciones que obtuvo durante su pasada presidencia, en beneficio de sus negocios particulares, pero los tribunales chilenos no las quieren tomar en consideración.

Para él no hubo sanciones ni rechazo del Parlamento Europeo y menos aún de la OEA, porque es un empresario millonario que, según publicó la revista Forbes, solo en un año, su fortuna creció de 2 mil 700 a 2 mil 800 millones de dólares, convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de Chile. Otro tratamiento les daría la justicia a tales denuncias, si hubiese sido el presidente de Venezuela Nicolás Maduro.

Esas son las elecciones que en Miami sueñan con reimponer en Cuba, cuando eran los militares quienes custodiaban los colegios electorales para poderse robar las urnas y cambiar los votos, muchos de los cuales eran comprados a cambio de una cama en un hospital o un simple trabajo de bracero en los puertos para descargar mercancías.

¿Dónde estaban los observadores internacionales y de la OEA en Colombia, que no constataron cuando en muchos colegios la registraduría anunció que se acabaron los tarjetones o boletas, y se fotocopiaron para que muchos ejercieran el voto? ¿Eso es una elección limpia y transparente?

En Colombia se comprobó que se compraron los votos, para privilegiar como Representantes y Senadores, entre los seguidores del partido del corrupto y terrorista Álvaro Uribe, responsable del ejercito de paramilitares que asesinó a miles de campesinos.

Partidarios del candidato opositor Gustavo Petro, denunciaron como se escondían los tarjetones de la consulta “Inclusión social por la paz” y dejaban solo los de la “Gran consulta por Colombia”.

Por qué no estuvieron presentes los miembros de la fabricada “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia” en Honduras, Colombia y Chile, países en los que las elecciones fueron denunciadas por los fraudes”. Sencillamente porque son países que mantienen una línea en correspondencia con las órdenes de Washington.

Sin embargo, contra Cuba la parafernalia fue total en Estados Unidos y algunos de sus países aliados, donde tejieron una provocación a la que se prestaron varios ex presidentes, pero poco les valió contra la decisión mayoritaria del pueblo, quedando en ridículos los dos que se lanzaron de bruces siguiendo instrucciones de las embajadas yanquis.

Cuando el próximo mes de mayo se lleven a cabo las elecciones en Venezuela, escucharemos las denuncias de supuestos fraudes, el interés de muchos por presenciar las votaciones y con lupa observarán como el pueblo elige a sus verdaderos representantes, los que desde ya serán denunciados mediante Fake News, como hacen con las de Cuba.

Así son los países que no aceptan el pluralismo político que tanto le reclaman a Cuba y Venezuela, para ellos solo caben los partidos de derecha, que al final siempre coinciden en fortalecer el sistema capitalista donde el pueblo siempre lleva las de perder, pero sin dejarse engañar por campañas injuriosas.

Razón tenía José Martí cuando afirmó:

“Es criminal el querer forzar la opinión pública”.

Anuncios

Rosa María Payá un símbolo de anexionismo yanqui.


Por Arthur González.

Quienes desconocen la historia de Cuba y su anti imperialismo, pecan. Ese es el caso de Rosa María Paya Acevedo, joven que cambió su amor paternal por el dinero de los que quieren ver a su país sometido, especialmente los miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami y la ultra derecha estadounidense.

Su padre ingeniero electro mecánico, siempre trabajó para el gobierno revolucionario, a pesar de ser cabeza del Movimiento Cristiano de Liberación, grupúsculo contrarrevolucionario al servicio de Estados Unidos, quien murió en un accidente de tránsito cuando viajaba junto al español Ángel Carromero, líder de la juventud del Partido Popular y el sueco Jens Aron Modig, miembro del Partido Socialcristiano sueco.

El auto fue rentado por Carromero, amante de conducir a exceso de velocidad, y por eso se salió de la carretera cuando se dirigía a la ciudad de Bayamo, provincia oriental Granma, estrellándose contra un árbol, muriendo Payá y el también “disidente” Harold Cepero.

El motivo del viaje era repartir 4 mil 500 dólares enviados por Esperanza Aguirre del PP, destinados a crear grupos políticos juveniles en Cuba.

Posteriormente, Rosa María contactó con diplomáticos estadounidenses en La Habana y aceptó fabricar una versión falsa de la muerte del padre acusando a la Revolución, a cambio de ser beneficiada con un visado de refugiados políticos para ella, su madre y dos hermanos.

Al llegar a Miami fue llevada de inmediato ante Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y el senador Marco Rubio, encargados de tejer la versión deseada de los hechos y fabricarle una imagen internacional, con el propósito de convertirla en una “líder juvenil” contra la Revolución.

Fue así como pudo visitar varios países latinoamericanos y ser recibida por presidentes y altos funcionarios gubernamentales, además de asistir al Parlamento europeo y ser atendida por representantes de partidos de derecha, como parte del diseño construido por Estados Unidos.

Para darle cierta relevancia que justificara sus viajes, le crearon el cargo de presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, permitiéndole recorrer parte de Europa y América Latina, cumpliendo el plan de trabajo trazado por especialistas yanquis en guerra psicológica y subversión.

Pero en la era de Internet es imposible ocultad la verdad y confundir a millones de personas que ven a diario sus estrechos vínculos con personajes de la mafia terrorista anticubana y políticos ultraderechistas, que responden a las órdenes del Departamento de Estado y la CIA.

Entre ellos está Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada OEA, José María Aznar, ex presidente español al servicio de Estados Unidos y de Miami, Felipe González, viejo agente de la CIA denunciado por Alfredo Grimaldos, en su libro “La CIA en España”; la ex presidenta de Panamá Mireya Moscoso, quien liberó al asesino terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladora de un avión civil cubano donde murieron 73 personas, autor de actos terroristas en hoteles cubanos y miembro del equipo que planeaba asesinar a Fidel Castro durante un acto en la universidad de Panamá, y otros personajes con similares currículos.

Si esa es la persona que pretende que los jóvenes cubanos y el pueblo en general, la apoye para desmontar el socialismo, de antemano tiene garantizado el repudio total, porque la sangre inocente derramada no se le olvida a ninguno de los millones de cubanos dignos.

Para manchar aún más la imagen de Rosa María, le han orientado entregar un inventado premio con el nombre de Payá Sardiñas, a casi treinta exjefes de Estado y de Gobierno, bajo el pretexto de la falsa defensa de la democracia en la región.

Con solo leer sus nombres ya tienen asegurado el rechazo de millones de personas, pues todos poseen una larga historia cargada de acciones repudiables. Entre esos “galardonados” figuran:

Los expresidentes de Panamá Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso; José María Aznar y Felipe González, de España; Belisario Betancur, Andrés Pastrana, César Gaviria y Álvaro Uribe de Colombia; los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox;
Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón y Laura Chinchilla de Costa Rica; del Salvador Alfredo Cristiani; el argentino Fernando de la Rúa; Osvaldo Hurtado de Ecuador; Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti de Uruguay y de Bolivia Jorge Quiroga.

Como muestra de que son los yanquis quienes están tras la medida subversiva contra la Revolución cubana, aparecen como la cara visible de la idea, el dueño del reaccionario Diario Las Américas y el también venezolano Nelson Mezerhane.

Para los entendidos en la sucia política yanqui y conocedores de sus lacayos, no hay necesidad de más explicaciones, pues una joven cubana sin aval de ningún tipo, no es aceptada en esos ambientes, a no ser por indicaciones del Departamento de Estado, quien dirige el ministerio de colonias que conforman los funcionarios antes mencionados.

Estados Unidos nunca ha logrado obtener resultados en sus planes contra Cuba, precisamente porque no tiene personas con prestigio ni reconocimiento social, pero no hacen caso a sus propios diplomáticos en La Habana, cuando remiten a Washington informes secretos, donde afirman:

“Vemos poca evidencia de que las organizaciones disidentes tengan impacto en los cubanos de a pie. Las encuestas informales que hacemos entre solicitantes de visas y refugiados, muestran que las personalidades disidentes o sus agendas son prácticamente desconocidas”.

Los yanquis no cesan de errar con el pueblo cubano, pues no obstante padecer una guerra económica, unida a la mediática, mantiene la unidad a sus ideas y a su independencia, porque como dijera José Martí:

“El pueblo está hecho de hombres que resisten y hombres que empujan”.

A Cuba elogiando, pero con el mazo dando.


Por Arthur González.

El presidente de los Estados Unidos acaba de hacer declaraciones sobre las conversaciones que se llevan a cabo en La Habana entre las partes integrantes del conflicto colombiano que buscan afanosamente la paz en ese país.

obama 3
Según divulgó Telesurtv el 24.01.2016, Barack Obama reconoció el papel positivo de Cuba como garante de esas negociaciones y dijo textualmente durante una entrevista concedida al diario colombiano El Tiempo:

“Agradezco al Gobierno de Cuba por acoger las negociaciones de paz, las cuales se han adelantado durante el restablecimiento de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”.

Contradictoriamente, Estados Unidos mantiene siete bases militares en Colombia por un acuerdo autorizado en el 2009 por el entonces presidente Álvaro Uribe, y firmado el 30 de octubre de 2009 por el canciller colombiano Jaime Bermúdez y el embajador de Estados Unidos, William Brownfield, con el pretexto de enfrentar el narcotráfico, pero realmente era para apoyar al Gobierno en su guerra de 50 años contra los guerrilleros.

Sigue leyendo

Las indicaciones de Miami.


Arthur González.

A veces me pregunto si algunas personas subestiman tanto a las demás que consideran que solo ellos pueden pensar y este es el caso del ex presidente colombiano Álvaro Uribe. Desde hace unos días se ha dado a la tarea de hacer campaña en contra de presidente venezolano Hugo Chávez Frias, en evidente línea con los dictados de Miami y los emigrados venezolanos de la extrema derecha asentados en esa ciudad norteamericana. Sigue leyendo