Las ilusiones perdidas de la oposicion cubana.


Arthur González.

marti noticiasDe acuerdo a la publicación pagada por el gobierno norteamericano para su guerra sucia contra Cuba, Martí Noticias, “dos importantes grupos de la oposición cubana se fusionarán”.

¿Importantes? ¿Cuántos miembros tienen? ¿A quién representan en Cuba? ¿Quién los patrocina y les paga? ¿Qué nivel cultural y experiencia laboral poseen sus integrantes?
Si se logra responder estas interrogantes se llegará a la conclusión que es más de lo mismo, todo corre por el camino de los dólares enviados desde los EE.UU. para intentar infructuosamente desde hace 54 años, revertir el proceso revolucionario cubano, que no fue importado, sino nacido por la necesidad de cambiar al régimen imperante, financiado, asesorado y apoyado por los norteamericanos que con más de veinte partidos políticos, libre empresa y todo lo demás que la acompañaba, pero que no logró erradicar el analfabetismo, la desigualdad de género y racial, darle trabajo y salud al pueblo cubano. Sigue leyendo

Anuncios

La ciega prepotencia del Imperio.


Arthur González.

Los norteamericanos acostumbrados desde hace más de 100 años a invadir países, cambiar gobiernos y asesinar a quienes no les resulten de su conveniencia, se lamentan de que algunos países de la región que defienden la democracia, hagan una excepción con Cuba.

Así expresó la encargada de la diplomacia estadounidense para América latina, Roberta Jacobson, sin darse cuenta que la etapa de ordeno y mando impuesta por su país pasó al basurero de la historia, algo que no le perdonan a la isla de Cuba por haberle demostrado a los países del tercer mundo que cuando hay principios verdaderos, dignidad, unidad y valentía si se le puede poner freno a la política injerencista y prepotente del Imperio. Sigue leyendo

Lo que no quisieron ver Newt Gingrich y Mitt Romney en Miami.


Arthur González.

Newtt Gingrich

Miit Romney

Durante sus días de campaña por alcanzar la postulación de sus respectivos  partidos, Newt Gingrich y Mitt Romney se dedicaron a prometer acciones más agresivas contra Cuba, en el supuesto caso de que alguno de ellos alcanzara la presidencia norteamericana.

Sin duda alguna, ambos quisieron congraciarse con la mafia cubana batistiana radicada al sur de la Florida, pues conocen que a esa crápula les gusta escuchar tales promesas, aunque hace 53 años que esperan lograr sus trasnochados sueños de recuperar el poder político y económico en la Isla y por supuesto ponerlo nuevamente al servicio del Imperio, como en los buenos tiempos en que el Tío Sam y Mamita Yunai eran los que mandaban. Sigue leyendo