Preparan diplomáticos norteamericanos a los diplodisidentes.


Arthur González.

Como si el mundo fuera analfabeto o careciera de memoria, los norteamericanos continúan la preparación de la contrarrevolución interna en Cuba, desde su Sección de Intereses en la Habana.

Los conocidos “diplodisidentes” y “luchadores por la libertad”, por supuesto a cambio de los dólares que Washington asigna anualmente en su presupuesto anual de 20 millones de USD para mantener la “Guerra Sucia” contra Cuba, reciben los métodos, formas y medios para llevar a cabo actos provocativos que obliguen a la policía a poner orden y así poder desarrollar las campañas mediáticas y la creación de la matriz de opinión de que el régimen de la Isla es represivo, haciendo de los provocadores, simples “víctimas” del sistema. Sigue leyendo

Anuncios