Carlos Alberto Montaner de terrorista a historiador malo.


Por Arthur González.

Carlos Alberto Montaner Suris, devenido en periodista, es realmente un terrorista juzgado y condenado en Cuba por hacer estallar bombas en centros comerciales de la Habana en los primeros años de la década de los 60 del siglo XX, siguiendo órdenes de la CIA.

Fue sorprendido in fragrantti después de detonar una de las petacas incendiarias abastecidas por la CIA, en la tienda por departamentos Flogar, condenado y trasladado a la presión, de donde se fugó y solicitó asilo en la embajada de Brasil, cuyo embajador en ese entonces era agente de la CIA.

Ahora, vísperas del 60 aniversario del triunfo de la Revolución cubana, Montaner escribió un artículo para el sitio español infobae, donde cuenta la historia de Cuba a su manera.

Según el terrorista, Fidel Castro y sus compañeros de lucha contra la dictadura sanguinaria de Fulgencio Batista, apadrinado por Washington, “estaban dispuestos a cambiar a punta de pistola las señas de identidad de una sociedad que tenía varios siglos de existencia”, sin mencionar que Estados Unidos impuso sus valores, religión, símbolos y estilo de vida, desde que intervino militarmente en la Isla en 1898, arrebatándole el triunfo a los mambises cubanos que luchaban contra el dominio colonial español.

Estados Unidos ocupó físicamente el archipiélago cubano hasta 1902, dejándole una constitución redactada por ellos, que les permitió ocuparlo militarmente  dos veces más, apoderándose de su economía, política, relaciones exteriores y todo cuanto desearan, razones que motivaron la sublevación popular encabezada por Fidel Castro, para derrocar al tirano Batista.

Según Montaner, la Revolución “transformó el Estado cubano en una dictadura pro soviética sin propiedad privada, ni derechos humanos, y mucho menos separación e independencia de poderes, y echó sobre los hombros de los cubanos, la responsabilidad de enfrentarse al imperialismo yanqui, para imponer a sangre y fuego el modelo social soviético”.

¿Habrá perdido la memoria el terrorista Montaner?

Sería importante recordarle cuál República había en Cuba hasta 1958, esa que ahora desde Miami pintan como lujosa, desarrollada, llena de casinos de juegos, centros comerciales, cabarets para la alta sociedad y zonas de prostitución para el placer de los marines yanquis, obviando la pobreza, los barrios marginales, mendigos, analfabetos, niños trabajando, campesinos sin tierras y cientos de muertos anuales por falta de asistencia médica.

¿Por qué Montaner no expone que el 43% de los campesinos no sabían leer ni escribir y fue la Revolución la que en solo un año eliminó el analfabetismo con el apoyo de todo el pueblo?

La educación se transformó en pública y gratuita para todos, por eso hoy Cuba cuenta con una población altamente calificada escolarmente, algo que jamás se logró en 58 años de neo colonia yanqui.

La Revolución le dio derechos al pueblo que el capitalismo le arrebató; repartió tierras a los que la trabajaban y les llevó salud y la luz de la enseñanza.

El 14% de los campesinos padecía o había padecido de tuberculosis. El 13% sufría y moría por la tifoidea, sólo un 6% de las viviendas, maltrechas tenían agua y más del 65 % carecían de baños. El parasitismo era endémico entre los niños del campo y las zonas pobres de las ciudades.

Montaner reconoce que a los 15 años era analfabeto político y parece que continúa en las mismas, porque solo repite falsedades para intentar desprestigiar a la Revolución, pero es bueno que conozca algunas verdades.

El 13 de enero de 1959, el gobierno revolucionario creó la Dirección General de Deportes y lo convirtió en derecho de todo el pueblo.

El 26 de enero de 1959 aprobó la Ley No. 26 suspendiendo los desalojos de las viviendas en campos y ciudades. El 6 de febrero 1959 creó mediante la Ley No. 49, el Ministerio de Bienestar Social para ayudar a las familias más necesitadas del país. El 24 de marzo 1959 constituyó el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográfica, por primera vez desde 1900.

El 31 de marzo 1959 se aprobaron un conjunto de acciones a favor de la promoción y el desarrollo cultural, entre ellas la Imprenta Nacional de Cuba. El 15 de abril 1959 se abrió la Ciudad Universitaria en Santa Clara y el 17 de mayo se firmó la Ley de Reforma Agraria, esa que tanto molestó a Estados Unidos.

El 13 de junio 1959 se inauguró la primera playa para el pueblo en Bacuranao, al este de la capital, y se fueron abriendo otras, eliminándose los clubs privados solo para ricos.

El 14 de julio 1959 se prohíbe la mendicidad infantil y se organiza un plan de rehabilitación para los menores que se encontraban en esa situación, más la aprobación de un programa de protección a la infancia.

El 29 de julio de 1959 el Ministerio de Educación creó 3 mil escuelas rurales y el 30, el Consejo de Ministros aprobó la Ley No. 479 estableciéndose la rebajar del precio de los libros de texto para todos los niveles de enseñanza, entre un 25 y un 35 %.

El 14 de septiembre el ejército rebelde entregó al Ministerio de Educación el campamento militar de Columbia, el más grande de Cuba, convirtiéndose en escuelas ese y todos los cuarteles militares de la Isla. El 6 de junio de 1961 se nacionalizaron las escuelas privadas, declarándose toda la enseñanza cubana pública y gratuita.

El mismo año 1959 se creó el primer contingente de médicos rurales para brindarle por primera vez, atención preventiva y curativa a la población campesina, totalmente olvidada por las oligarquías en el poder de Cuba desde 1902.

A Montaner le molestan estas y otras leyes que favorecieron al pueblo, que denomina en su escrito como “locura revolucionaria”, pero la Revolución cambió el panorama social cubano y por eso Estados Unidos inició sus planes de estabilización y agresiones contra Cuba.

El primer acto terrorista se llevó a cabo el 4 de marzo de 1960, con la voladura del buque La Coubre en el puerto de la Habana, donde murieron 92 personas y fueron cientos los heridos. El propósito era impedir que Cuba obtuviera armas para defenderse de la invasión que preparaba la CIA, ejecutada el 17 de abril de 1961.

Montaner no habla de las acciones terrorista organizadas desde Estados Unidos contra Cuba, algo reconocido en planes secretos ya desclasificados, como el informe redactado por el Coronel Jack Hawkins, jefe de la sección de personal paramilitar en el centro de operaciones de la Fuerza de Tarea de la CIA, donde afirma:

“Durante el período comprendido entre octubre de 1960 y el 15 de abril de 1961, se perpetraron alrededor de 110 atentados dinamiteros contra objetivos políticos y económicos, se colocaron más de 200 bombas… Se provocaron más de 150 incendios contra centros estatales y privados, incluyendo 21 viviendas de comunistas y 800 incendios en plantaciones de caña”.

En el ataque pirata a la refinería santiaguera el 13 marzo de 1961, resultó muerto el marinero René Rodríguez Hernández, de 27 años.

Según Hawkins:

Esas operaciones lograron un éxito considerable. Las embarcaciones que prestaban servicio de Miami a Cuba entregaron más de 40 toneladas de armas, explosivos y equipos militares e infiltraron y sacaron a un gran número de personal…La mayoría de los sabotajes perpetrados en La Habana y otros lugares se realizaron con materiales suministrados de esta manera”.

Entre sus mentiras Montaner afirma que la Revolución entregó a los soviéticos los mecanismos represivos, pero ninguno de los cuerpos policiales después de 1959, sacó uñas, ojos, cortó testículos, lanzó al mar en tanques de cemento a personas que no simpatizaban con el proceso, ni desapareció sus cuerpos, como hacían los gobiernos anteriores, especialmente Batista, asesorado por oficiales yanquis del FBI y la CIA.

El ejército revolucionario no bombardeó los campos cubanos, ni asesinó a campesinos inocentes como hizo Batista, con el empleo de armas, aviones y bombas facilitadas por los yanquis.

Miles son los actos terroristas ejecutados por la CIA y más de 300 intentos de asesinatos a Fidel Castro, algo que el desmemoriado terrorista omite en su artículo.

Tampoco dedica un párrafo a la guerra económica, comercial y financiera más larga y cruel de la historia moderna, impuesta por Estados Unidos contra Cuba hace 60 años, para lograr el desencanto y el desaliento contra la Revolución.

Sí, son 60 años de lucha y resistencia del pueblo cubano que los yanquis no pueden doblegar, gústele o no al terrorista Carlos Alberto Montaner.

Certero fue José Martí cuando dijo:

“¡Siempre al pie de los más hermosos arboles hicieron honda cueva los gusanos!”

 

Anuncios