Desespero y angustia entre los mafiosos de Miami


Por Arthur González.

Desanimados ante la ausencia de las acciones contra Cuba que esperaban de la actual administración del presidente Donald Trump, los miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami emprenden una atropellada carrera para intentar presionar a la Casa Blanca.

Su desespero se percibe en los últimos días mediante el gasto de cientos de miles de dólares en propaganda, prueba de la ansiedad que los carcome al ver pasar los meses y ellos cada vez más relegados.

Otra evidencia de que Cuba no es prioridad del nuevo mandatario, es la pérdida de protagonismo de la llamada “disidencia interna” en los salones de la embajada de Estados Unidos en La Habana y de otras sedes diplomáticas aliadas, al tomar conciencia que de “disidentes” solo tienen el sello que administraciones anteriores le impusieron, en su fracasa política anticubana.

Como si fueran los estertores de un moribundo, se dan a la tarea de divulgar noticias falsas y tergiversadas de la situación interna en Cuba, financiando artículos en los medios de prensa que ellos controlan y en algunas organizaciones creadas años atrás contra los países del extinto campo socialismo europeo, que viven de las ayudas provenientes de EE.UU., como los casos de La Fundación Paz y Cooperación de España, La Fundación Memorial Víctimas del Comunismo, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos y otras más.

La intelectual Frances Stonor Saunders, puso al descubierto el trabajo encubierto de la CIA por el empleo de muchas de esas supuestas Organizaciones No Gubernamentales, en su libro “La CIA y la Guerra Fría Cultural”, demostrando fehacientemente su creación para el accionar subversivo contra países y gobiernos no aceptables para Estados Unidos.

Entre las más recientes actividades está el nuevo premio, con la suma de 50 mil dólares, a Yoani Sánchez Cordero, otorgado por la famosa diseñadora Diane von Furstenberg, supuestamente porque el blog Generación Y, “ha generado polémica y un seguimiento global, y su último proyecto empuja los límites de lo posible al lanzar el periódico digital independiente “14ymedio”.

Está comprobado que ese blog fue construido por la CIA a propuestas de su agente y terrorista prófugo de la justicia cubana, Carlos Alberto Montaner, lo mismo que el diario digital 14ymedio.

No se conocen aún reacciones de las verdaderas personalidades galardonadas como son: la ex Secretaria de Estado y candidata presidencial Hillary Clinton, la cantante Alicia Keys, la científica de renombre mundial, conservacionista y mensajera de Paz de la ONU, Jane Goodall, y de Baljeet Sandhu, fundadora de la Unidad Jurídica de Niños Migrantes y Refugiados (MICLU), pues en realidad compararlas con una marioneta de la CIA resulta altamente humillante para ellas.

Otras de la cadena de acciones que buscan llamar la atención del presidente Trump, fue la invitación a Rosa María Paya Acevedo, a un evento en Washington auspiciado por la Fundación Memorial Víctimas del Comunismo.

Es conocido que ella fue favorecida por el Departamento de Estado con un visado de refugiada política, pero no deja de viajar a Cuba sin confrontar dificultades. Sigue leyendo

Los verdaderos planes de Estados Unidos contra Venezuela


Por Arthur González

Nadie se llame a engaño, desde que triunfó Hugo Rafael Chávez Frías, mediante el voto popular, Estados Unidos inició planes desestabilizadores contra su gobierno, por tener ideas socialistas que beneficiaban a su pueblo.

Se conoce de los cientos de millones de dólares gastados por el Departamento de Estado con el propósito de derrocarlo, el trabajo de subversión ejecutado por la USAID en las universidades para fabricar un movimiento estudiantil contrario a Chávez, a pesar que todas las medidas aprobadas iban encaminadas a disminuir la pobreza que durante años sembró el capitalismo en Venezuela.

Las Misiones fomentadas por el chavismo a favor de los desposeídos no han sido vistas con buenos ojos en Washington, considerándolas un mal ejemplo para otros países de la región, y al igual que hicieron contra Cuba, se dieron a la tarea, con la CIA y otras agencias de inteligencia yanqui, de diseñar planes de acción encubierta para derrocar a Chávez, en total similitud con que los llevados a cabo contra Fidel Castro.

Mientras Carlos Andrés Pérez robaba a las dos manos y les reía las gracias a los yanquis, el Departamento de Estado y la OEA callaban en plena complicidad con sus desmanes, por eso al final fue a refugiarse en Miami sin ser sometido a un juicio por sus actos delictivos.

Cuando la embajada estadounidense organizó el golpe de estado, con el secuestro del Presidente constitucional incluido, la OEA no se pronunció y mucho menos habló de aplicar la Carta Democrática, todo lo contempló en silencio cómplice y con el aplauso del gobierno español encabezado por el agente José María Aznar.

Lo mismo sucedió cuando el golpe de estado en Honduras, igualmente con el secuestro del Presidente Manuel Celaya, electo democráticamente, algo inaudito que no fue condenado por la OEA, pero sí apoyado plenamente desde Washington por los congresistas mafiosos de origen cubano, Ileana Ros-Lehtinen y los hermanos Díaz–Balart.

Ahora que el gobierno venezolano toma medidas para impedir los planes que desarrolla la oposición financiada y orientada por Estados Unidos, el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, habla de “ruptura de las normas democráticas y constitucionales que dañan en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niegan al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro”
Pero la historia no miente y los planes que diseñaron y ejecutaron contra la Revolución cubana, están desclasificados y demuestran que están siendo aplicados casi idénticamente contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En 1961 el presidente J.F. Kennedy organizó un Grupo Especial Ampliado dentro del Consejo de Seguridad Nacional, para crear las condiciones necesarias que justificaran una invasión a Cuba por parte del ejército norteamericano. Al frente del mismo fue designado el General de Brigada Edward Lansdale.

Si se analiza con detenimiento que pretendía alcanzar Estados Unidos con ese plan, podremos entender mejor lo que le aplican a Venezuela y comprobar la similitud de sus objetivos y tareas.

El nombre de aquel plan fue Proyecto Cuba y su objetivo era el mismo que hoy desean para Venezuela. Planteaba en detalles cómo acabar con el Gobierno revolucionario que quería el pueblo cubano, pero había que introducir acciones para restarle apoyo y finalmente el rechazo total de las masas.
Entre las ideas diseñadas estaban:

“El objetivo de EE.UU. es ayudar a los cubanos a derrocar al régimen comunista en Cuba, e instaurar un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz”.

“Concepto de la Operación: Básicamente, la Operación está dirigida a provocar una rebelión del pueblo cubano. Esta sublevación derrocará al régimen comunista e instaurará un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz”.

“La sublevación necesita un movimiento de acción política fuertemente motivado y arraigado en Cuba, capaz de generar la rebelión, de dirigirla hacia el objetivo perseguido y de aprovecharse de su momento clímax”.

“La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.

“El clímax del levantamiento saldrá de la reacción airada del pueblo ante un hecho gubernamental (producido por un incidente), o de un resquebrajamiento en la dirección política del régimen o de ambos incluso”. (Desencadenar esto debe constituir un objetivo primordial del proyecto) Sigue leyendo

Necesidad de aplicarle la Carta Democrática de la OEA a México


Por Arthur González

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, debería convocar de inmediato a una reunión para aplicarle la Carta Democrática Interamericana a México, país que viola sistemáticamente los derechos humanos donde la vida de sus ciudadanos no vale nada, la corrupción administrativa crece por días, el negocio del narcotráfico enriquece a miles de funcionarios y la humillación que sufren los detenidos en las prisiones federales son dignas de novelas de terror.

En vez de tratar de condenar a Venezuela, país que dista mucho de parecerse a ese México violador consuetudinario de los derechos del hombre, la OEA debería analizar con urgencia la actual desestabilización que vive el sistema anti democrático mexicano, que ya afecta al resto de la región.

Para tener una idea clara de la necesidad de aplicarle la Carta Democrática Interamericana a México, basta señalar que en ese país dos niños menores de 14 años mueren cada día a causa de la violencia y cerca del 62 por ciento de los niños mexicanos han sufrido algún maltrato.

Esta situación inigualable con otros estados latinoamericanos, acaba de ser denunciada por la senadora Angélica Araujo Lara en el Congreso mexicano.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, posee un mínimo de respaldo social con solo el 19 % de la población, debido a los escándalos de corrupción, la crisis de inseguridad, los asesinatos constantes y la desaparición de miles de personas, como los 43 normalistas, unido a los cientos de fosas comunes ilegales que se detectan a diario en todo el territorio nacional.

En Venezuela no suceden situaciones como esas, el gobierno si se preocupa por el bienestar de su pueblo, por erradicar el hambre, el analfabetismo y las diferencias sociales heredadas del pasado.

Basta citar que en pocos años la Revolución Bolivariana logró alfabetizar a tres millones 815 mil personas y un millón 174 mil pudieron terminar sus estudios de secundaria básica, gracias a las facilidades brindadas por el gobierno que Washington pretende calificar de “antidemocrático”.

En el aérea de salud, tres millones 42 mil 623 venezolanos han sido atendidos en la reconocida Operación Milagro, que pudieron recuperar la visión, algo que jamás ha hecho México con sus ciudadanos.

El estado de corrupción está generalizado entre los funcionarios a nivel de país, los cuales se enriquecen a base del robo de los fondos públicos afectado al pueblo, pero de eso la OEA no habla.

Para tener una idea de cómo está la corrupción entronizada en México, solo en Chihuahua existen hoy más de 50 expedientes de casos relacionados con hechos de corrupción, pues seis mil millones de pesos mexicanos han ido a parar a los bolsillos de los funcionarios pertenecientes a varias secretarías y empresas, entre ellas la Comisión Reguladora de Energía, el Instituto Mexicano del Seguro Social y Pemex Exploración y Producción.

Muchos de los gobernantes corruptos se refugian en los Estados Unidos, como el propio ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, quien logró amparo en la ciudad de El Paso, Texas, a pesar de los crímenes cometidos y por los que está siendo buscado.

Los asesinatos contra valientes periodistas que denuncian estas situaciones se incrementan, sin que el gobierno mexicano ponga fin a esos delitos.

México es uno de los países del mundo donde la vida de un periodista correo más peligro.

Sin dar tregua a esos hechos, la madrugada del 29.03.2017 fue atacado a tiros Armando Arrieta Granados, jefe de información del diario La Opinión de Poza Rica, a la entrada de su casa en la colonia Agustín Lara, de Poza Rica en la zona norte de Veracruz, encontrándose en estado de gravedad con peligro para la vida, porque uno de los cuatro balazos recibidos le perforó un pulmón.

El 19 de marzo 2017 fue asesinado en el municipio de Yanga, Ricardo Monlui Cabrera, columnista de El Diario de Xalapa, perteneciente a la Organización Editorial Mexicana.

Nada de esto ocurre en Venezuela, pero la OEA con su secretario general al frente, se mantiene ciega, sorda y muda ante la gravísima situación que vive el pueblo mexicano.

Para ese sufrido pueblo no hay llamados solidarios de los congresistas de origen cubano, integrantes de la mafia terrorista anticubana.

Ileana Ros-Lehtinen, tan “preocupada” por los derechos humanos en Cuba y el senador Marco Rubio, se muestran inconmovibles ante tanta criminalidad y desmanes del gobierno de Peña Nieto, al fin y al cabo, él facilita las visas a México de los “disidentes” cubanos para que reciban orientaciones de cómo actuar contra la Revolución y eso hay que pagarlo con el silencio cómplice.

La historia pasa factura a los serviles y los pueblos no se equivocan.

Por actitudes similares expresó José Martí:

“La dignidad propia se levanta contra la falta de dignidad ajena”.

 

 

La CIA repite sus acciones con la OEA


Por Arthur González

Quizás la impotencia ante tantos fracasos, sea el motivo por el cual la CIA ha retomado nuevamente a la OEA para intentar condenar a Venezuela, a pesar de ser una vieja y fracasada fórmula.

El actual secretario general, Luis Almagro, es la pieza sacrificada en este nuevo escenario para apuñalar a Venezuela, y no se puede dudar que posiblemente sea uno de los viejos agentes reclutados por la Agencia Central años atrás, porque de ser un hombre progresista con ideas izquierdistas, ahora sale rompiendo lanzas a favor de los intereses de Washington, pisoteando su pasado.

El 23.03.2017 catorce países integrantes de la OEA, siguiendo presiones de las embajadas estadounidenses en sus respectivas capitales, se unieron para exigirle a Venezuela que libere sus “presos políticos” y precise un calendario para celebrar elecciones, algo realmente injerencista que contradice la propia carta de dicha organización.

Se prestaron para difundir la declaración conjunta nada menos que México y Brasil. El primero sin moral alguna dada la cantidad de asesinatos, desaparecidos, corrupción política y enriquecimiento de sus más altos funcionarios, y el segundo embarrado hasta el tope por el golpe de estado ejecutado contra la presidenta Dilma Rousseff, elegida en elecciones democráticas.

El resto son países que responden a los dictados y presiones de Estados Unidos, como Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, algo que hace recordar lo sucedido contra Cuba en 1962.

En declaraciones a periodistas de su país, el canciller mexicano Luis Videgaray, dejó expuestas las indicciones impartidas por el Departamento de Estado yanqui, cuando aseguró: “La región no puede permanecer indiferente”.

Es mucha la falta de principios cuando la propia OEA ha contemplado las agresiones a Venezuela por parte de Estados Unidos, incluida la guerra económica, sin hacer nada.

No olvidar que el 25.03. 2015, el Departamento de Estado divulgó a través de la subsecretaria Roberta Jacobson, que el Presidente Obama había solicitado al Congreso, 2 mil millones de dólares para Latinoamérica y de esa suma 53,5 millones se destinarán a la “Iniciativa Regional de Seguridad” (CBSI) y una buena parte sería empleada en programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.

Si se leen los planes de la CIA y el Gobierno de Estados Unidos contra la Revolución cubana, se perciben similares medidas; al parecer la creatividad de la Agencia Central se perdió por los constantes cambios de jefes y oficiales, viéndose obligados a desempolvar antiguos papeles, a pesar de que todas aquellas medidas fracasaron, pues transcurridos casi 60 años Cuba sigue en pie de lucha.

Un simple vistazo a la Operación Mangosta, aprobada el 18 de enero de 1962 por el presidente John F. Kennedy, se constata que una de las medidas planteadas contra Cuba fue precisamente el empleo de la OEA.

La medida dice textualmente:

Acciones diplomáticas                                

Situación: El Departamento de Estado está concentrando sus esfuerzos en la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, la cual comenzará el 22 de enero, esperando obtener amplio respaldo del Hemisferio Occidental para las resoluciones de la OEA que condenen a Cuba y la aíslen del resto del HemisferioName=n1070; HotwordStyle=BookDefault; .

Se está considerando una resolución solidaria, mediante la cual OEA ofrezca alivio directo al angustiado pueblo cubano (similar a la de EE.UU. para Rusia, de 1919-20), como un medio para lograr la simpatía del pueblo cubano, sin tener que reconocer al Gobierno comunista.

La reunión de la OEA será apoyada por demostraciones públicas en América Latina, generadas por la CIA y las campañas psicológicas asistidas por USIA.

La mayor tarea para nuestra hábil diplomacia es alentar a los líderes latinoamericanos a desarrollar operaciones independientes similares a este Proyecto, buscando una rebelión interna del pueblo cubano contra el régimen comunista.

El 19.01.1962 Estados Unidos circuló una propuesta para que los países de la OEA ordenaran sanciones automáticas contra Cuba, si esta no rompía sus relaciones con la URSS. Sigue leyendo

Los agentes en Cuba de los congresistas de origen cubano


Por Arthur González.

Para aquellos que aun creían que en Cuba existen “disidentes”, las declaraciones y acciones de los congresistas norteamericanos de origen cubano, prueban que en realidad son agentes pagados por la mafia terrorista batistiana.

En días recientes Ileana-Ros Lehtinen, hija de uno de los testaferros del asesino Fulgencio Batista, en sus acostumbradas declaraciones a la prensa anticubana en Estados Unidos, inventaba una vez más “represiones y golpizas”, supuestamente causadas por el Gobierno cubano, en las que ya nadie cree, ni ven los millones de turistas que visitan anualmente la Isla.

El sujeto de su actual escuálida campaña es Eduardo Cardet, supuesto representante del inexistente Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en Cuba, organización que ningún cubano conoce y además carece de membresía.

Ese fabricado representante es un residente en la oriental provincia de Holguín, quien el pasado año 2016 estuvo en los Estados Unidos recibiendo preparación para orquestar actos provocativos, recomendado por Rosa María Payá Acevedo, “refugiada política” radicada en Miami, pero con residencia legal en La Habana.

El padre de Rosa María, Oswaldo Payá Sardiñas, fue el inventor del Movimiento Cristiano Liberación, el cual nunca tuvo ni siquiera el respaldo de otros grupúsculos contrarrevolucionarios financiados por Estados Unidos; después de su muerte ella ha intentado infructuosamente revivir algo que jamás fue reconocido en la Isla, con vistas a recaudar dinero para seguir viviendo sin necesidad de trabajar.

La prueba indiscutible de que Cardet es un agente de la mafia anticubana ha sido precisamente la defensa que hacen la congresista Ros-Lehtinen y el Senador Marco Rubio, (“padrino” de Rosa María), acusando a Cuba de su detención y sanción jurídica, novelando una supuesta “golpiza salvaje”, algo que nunca han recibido sus asalariados en la mayor de las Antillas.

Otro de los que reciben apoyo financiero de esos mafiosos, es Fernando Maura Barandiarán, diputado español del grupo parlamentario del partido Ciudadanos, quien recibió orientaciones desde Miami para presionar a la Mesa del Congreso de los Diputados, con el fin de que el Gobierno de España haga declaraciones en apoyo del agente de la mafia anticubana.

El objetivo que persiguen lo expresó la propia congresista en sus declaraciones y es que el actual presidente Donald Trump, revise y elimine las medidas tomadas por Barack Obama, incluidos el rompimiento de relaciones diplomáticas y la restricción de viajes a Cuba, algo que no fue bien visto por los mafiosos anticubanos pues la presencia de tantos estadounidenses en la isla les permite comprobar todas sus falsedades.

Los mafiosos ya no saben que inventar  para llamar la atención del presidente Trump, pero este tiene ahora demasiados problemas para dedicarse a escuchar las barrabasadas de esos congresistas, quienes no lo apoyaron durante su campaña electoral, además de que el Presidente posee informaciones fidedignas que dichas acusaciones son totalmente falsas.

Si la congresista Ros-Lehtinen, Amnistía Internacional y el susodicho diputado español, tienen tanta “preocupación” por los derechos humanos, deberían gritar por la situación que sufre el pueblo de México, con constantes asesinatos, desapariciones, más la represión que sufren los periodistas, pues ya suman centenares los que han perdido la vida por publicar informaciones en contra de los políticos corruptos.

Ante la muerte de la periodista mexicana Miroslava Brehac, del Diario La Jornada, asesinada a tiros el 23 de marzo 2017 en el estado de Chihuahua, no hay una sola palabra de condena, ni de apoyo a sus familiares y al propio gremio, expuesto constantemente a perder la vida en uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, siendo la tercera periodista asesinada en este mes.

De esa realidad no hablan los congresistas de origen cubano en el Congreso de Estados Unidos, cuando son indiscutibles violaciones de los derechos humanos.

Tampoco hicieron declaraciones ni reclamos al Gobierno del Presidente Pérez Nieto, por las fosas clandestinas encontradas en la comunidad de Arbolillo, municipio Alvarado del estado de Veracruz, donde se confirman hasta la fecha 249 restos humanos en125 fosas clandestinas, muchos de ellos maniatados.

Por supuesto, para los integrantes de la mafia anticubana resulta muy difícil condenar esos asesinatos en México, porque el gobierno del dictador Fulgencio Batista que tanto defienden, hacia lo mismo en Cuba hasta 1958, habiendo ultimado vilmente a no menos de 20 mil cubanos, desde que en 1952 con el apoyo de la Casa Blanca dio el golpe de estado para apoderarse del poder.

Casi 60 años bastan para comprender que con la mentira no se alcanzan victorias y por esa razón José Martí calificó a individuos similares de la forma siguiente:

“Ladrones del altar son esos comerciantes de opinión…”

Manipulación del tema racial contra Cuba


Por Arthur González

Estados Unidos no puede presumir de ser ejemplo de igualdad racial, sin embargo, estimula y acoge a cubanos de raza negra para sus acciones de propaganda contra la Revolución cubana, obviando que es precisamente en el Norte donde más crímenes se realizan a diario contra personas de piel negra, que califican como afronorteamericanos, para recordarles que no son norteamericanos, sino africanos.

Desgraciadamente quienes aceptan esa nueva calificación racial no se percatan el sentido racista que conlleva, pues a ningún europeo lo califican como europeo descendiente, los llaman simplemente norteamericanos.

En vida de Martín Luther Kim nunca se les llamo afrodescendientes, él luchaba por los derechos de los negros y por eso fue asesinado.

Desde la década de los 90 del siglo XX, los ideólogos estadounidenses iniciaron la estimulación a la controversia racial en Cuba, como si antes de 1959 ser negro no fuera considerado un pecado mortal.

En los últimos años fomentaron grupúsculos contrarrevolucionarios de corte racial, invitando a sus cabecillas a conferencias internacionales para acusar a la Revolución de ser racista, manipulando con malsana intensión situaciones arrastradas desde el capitalismo impuesto por Estados Unidos, que en nada tienen que ver con el proceso de desarrollo e igualdad racial logrado por el socialismo cubano.

Con fines subversivos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebra su reunión en Venezuela, a la que invitaron al contrarrevolucionario cubano Juan Antonio Madrazo, miembro de un grupúsculo fomentado y financiado desde EE.UU.

En su intervención ante dicha Comisión declaró que: “recomendaré al gobierno de Raúl Castro que permita tratar en la esfera pública la problemática racial cubana”, como si ese tema no se abordara, cotidianamente y de manera constructiva, por académicos y estudiosos cubanos.

Los historiadores y especialistas de Cuba debaten lo alcanzado y lo que aún falta por lograr en ese orden, sin olvidar que fue la Revolución socialista quien acabo con las barreras que impedían que los negros pudiesen ser tratados como seres humanos y eliminar la cruel segregación que padecían.

Fue tal la discriminación que padecieron los negros que los papeles de negritos en el teatro vernáculo solo eran interpretados por blancos pintados de negro, las rumberas eran blancas, los deportistas blancos y no existían funcionarios en empresas ni cargos públicos de raza negra.

La manipulación es tal que se quiere hacer creer que los negros no son seleccionados para puestos importantes, incluido el turismo, pero no mencionan que el 25 de marzo de 1959 el propio Fidel Castro, explicaba al pueblo por la TV, la política de la Revolución contra la discriminación racial existente en el capitalismo, considerándola como una de las peores lacras de la sociedad cubana.

Fue la Revolución y no el capitalismo, quien eliminó la segregación racial en sociedades de diversos tipos, las playas, empresas y centros de estudio.

¿Dónde estudio Madrazo? ¿Qué nivel académico tiene? ¿Pudo haberlo alcanzado antes de 1959?

Por supuesto que no, ni tampoco su compinche Cuesta Morua, ni Guillermo Fariñas ni ninguno de los que hoy pretende condenar a Cuba. Todos fueron a las mismas escuelas que van los cubanos blancos.

Hoy los círculos infantiles, escuelas de todos los niveles, hospitales, bancos, ministerios, bufetes de abogados, y otras especialidades, están llenas de cubanos de raza negra o mulatos, pues los matrimonios entre diferentes razas en algo común en la Isla, algo condenado y rechazado décadas atrás.

Esos mismos que hablan de discriminación racial han cambiado sus patrones de belleza y solo ven en las mujeres blancas su ideal de pareja, relegando hermosas Venus de ébano, que nada tienen que envidiar a las blancas, a pesar de tener labios más gruesos, narices anchas y pelos rizos.

En Cuba no se le impide a un negro entrar en un centro comercial, una escuela o un centro de trabajo. Académicos, médicos, diplomáticos y científicos negros, gozan de alta consideración social.

Quien no quiere estudiar y superarse no es por el color de la piel ni por sus ancestros, pues en casi 60 años ya son cuatro generaciones de cubanos que han vivido en igualdad de oportunidades, sin importar la raza.

Como parte de la campaña anticubana la vicepresidenta primera de la CIDH, la jamaicana Margarette May Macaulay, manifestó: Sigue leyendo

Los “disidentes” frustrados


Por Arthur González

Triste papel el de aquellos que le vendieron su alma al diablo y al final se han quedado sin barco ni espigón donde amarrarlo.

Así le sucede a Antonio González-Rodiles, quien pasó de un fugaz estrellato a un olvidado acompañante de las “Damas” de Blanco, presididas por la inculta y corrupta Berta Soler.

González-Rodiles quien recibió buena educación en su seno familiar y posteriormente en escuelas cubanas, fue a residir a México con su esposa mexicana rodeado de un ambiente de clase media, pero su ambición por el dinero lo hizo caer en manos de oficiales de los servicios de inteligencia estadounidenses, quienes le vendieron un proyecto subversivo que no pudo llevar a cabo.

Creyéndose que lograría ser un líder de la “opinión” interna, regresó a La Habana dejando atrás a hijos y esposa mexicanos, para iniciar el frustrado proyecto Estado de Sats, el cual no tuvo la menor incidencia en la sociedad cubana, por lo que terminó caminando los domingos por una avenida de la capital cubana, rodeado de mujeres de baja catadura moral que dicen ser “opositoras”, a cambio de cobrar 25 pesos cubanos enviados desde Estados Unidos.

En el actual panorama político de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, González Rodiles confesó a la prensa de Miami “sentirse frustrado ante la supuesta indolencia de la administración del presidente Barack Obama, y el total desconocimiento que ha hecho la actual, encabezada por el presidente Donald Trump”.

Tanto Rodiles como los demás servidores de los yanquis, entre ellos los integrantes de la mafia terrorista anticubana de Miami, pretenden presionar al Presidente Trump a cambiar la dirección política hacia la Habana, para lo cual llevan meses desarrollando una cruzada mediática sobre el inventado “aumento de la represión” en la Isla, algo que no comprueban los cientos de miles de norteamericanos que la visitan.

Lo primero que descalifica esa ficticia represión, es la constante presencia de los principales contrarrevolucionarios en los Estados Unidos, disfrutando gracias al dinero de los contribuyentes norteamericanos, los que sin saberlo pagan con sus impuestos viajes, hoteles, alimentación y salarios de los “disidentes” cubanos.

Tanto González-Rodiles como José Daniel Ferrer, Berta Soler, Guillermo Fariñas y otros más, son presentados ante los medios de prensa norteamericanos vistiendo costosos trajes comprados con el presupuesto que asigna anualmente la Casa Blanca, pues en Cuba no los usan.

A pesar de pasearlos por Miami, otras ciudades estadounidenses, e incluso en Europa para participar en Foros internacionales con el fin de desprestigiar la obra de la Revolución cubana, no han logrado que la actual administración se pronuncie contra Cuba.

En primer lugar, porque no es prioridad en la actual política de los Estados Unidos; segundo, los integrantes de la mafia anticubana en el Congreso no apoyaron la elección de Trump y tercero, porque los problemas que confronta el nuevo Presidente son tantos que no puede darse el lujo de perder tiempo en esos “disidentes” que dan más pérdida que beneficios. Sigue leyendo