Cuba una víctima de la guerra de quinta generación.


Por Arthur González.

Aunque desde 1959 Cuba sufre los ataques de la prensa yanqui y de los países que le sirven de plataforma para su guerra psicológica contra el pueblo cubano, con la llegada de internet esa guerra mediática tomó nuevos enfoques y conceptos para influir en la mente de las personas, especialmente los jóvenes.

La introducción en 2009 de la llamada Guerra de Quinta Generación, bajo el concepto estratégico establecido por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, cuyo objetivo fundamental es alcanzar el dominio de la mente de las personas y que los agredidos los reciban con los brazos abiertos, el pueblo cubano se ha visto sometido a bombardeos de información falsa y manipulada, nunca vistos.

Esta guerra pretende influir en la opinión pública internacional para que apoye las acciones de guerra económica, comercial y financiera aplicadas desde hace 60 años, con el fin de evitar el desarrollo del país y acusar a Cuba de ser un estado fallido.

El año 2011, Carl Meacham, encargado de América Latina en el equipo del político del senador republicano Richard Lugar en el Comité de relaciones exteriores del Senado, se reunió con funcionarios del Departamento de Estado, diplomáticos extranjeros y funcionarios de la industria estadounidense, para investigar cómo los medios sociales y la tecnología podían utilizarse en promover y fortalecer la “democracia” en América Latina.

Respecto a Cuba, el senador Meacham afirmó que el Departamento de Estado entrena a periodistas en varios países, para incrementar su capacidad de diseminar rápidamente informaciones precisas sobre acontecimientos y asuntos importantes, para lo cual se hacen grandes esfuerzos en Cuba.

Agregó que su equipo reparó en el creciente interés que tienen los funcionarios del Departamento de Estado, para incrementar las capacidades básicas de computación y alfabetización del pueblo cubano, como medio de facultarlo para llevar a cabo cambios positivos en su propia sociedad.

Estados Unidos emplea cuantiosos recursos, laboratorios sociales y herramientas de alta tecnología, en su desenfrenada campaña dirigida a desacreditar a Cuba, mediante el uso de la mentira y la manipulación de datos. Aplican algoritmos y recursos avanzados de inteligencia artificial, para instalar en sectores de población conductas favorables a sus planes subversivos.

El 13 de junio del 2013 el Departamento de Estado anunció varios proyectos para promover la “democracia y los derechos humanos” en Cuba, uno de ellos con el uso de herramientas digitales “para ser utilizadas de forma selectiva y segura por la población civil cubana, junto con otra iniciativa para el fomento de igualdad y defensa de las redes sociales de los cubanos de raza negra”.

Recordemos la construcción en 2012 del programa informático “Zunzuneo”, coordinado por la USAID a un costo millonario.

Bajo el concepto estratégico de la Guerra de Quinta Generación, se produjeron los actos del 27 de noviembre 2020 frente al Ministerio de Cultura, organizados y estimulados por la vieja colaboradora de Estados Unidos, Tania Bruguera, artista plástica que bajo el pretexto de “la solidaridad con el Movimiento San Isidro y en defensa de la libertad artística y de expresión”, organizó por las redes sociales una protesta para solicitar la liberación de miembros del grupúsculo, a la que arrastró algunos artistas e intelectuales de renombre.

Embriagados por ese suceso sin precedentes, la maquinaria yanqui desarrolló días antes del 11 de julio 2021, una escalada mediática contra Cuba con participación de operadores políticos residentes en la Florida y especialistas del Departamento de Estado, quienes implementaron técnicas del llamado Poder Blando, destinadas a generar un cambio de sistema político en Cuba, mediante los hashtags #SOSCuba, #SOSMatanzas y #PatriaYVida, unido a transmisiones en vivo a través de Facebook Live, para  desencadenar un plan de desestabilización social y propiciar un cambio de sistema en línea con los intereses de la mafia anticubana y la implicación directa de la ONG Creative Associates International, al servicio de la CIA.

Según la agencia AFP, la etiqueta #SOSCuba, del 5 al 8 de julio tuvo 5,000 tuits; el 9 de julio 100,000; el 11 de julio 1,5 millones y el 12 de julio dos millones.

Sigue leyendo