Genéticamente injerencistas.


Por Arthur González.

Del 8 al 10 de noviembre 2022, Rena Bitter, secretaria adjunta para temas consulares del Departamento de Estado, visitó la Habana al frente de una delegación integrada por la directora del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, Ur Mendoza Jaddou, y otros funcionarios, con el objetivo de sostener conversaciones con representantes del gobierno cubano sobre temas migratorios que afectan a los dos países.

Durante el intercambio, la funcionaria Rena Bitter informó que la Embajada de Estados Unidos en La Habana, a partir del 4 de enero de 2023, reanudará el procesamiento completo de visas de inmigrantes que incluyen a los parientes inmediatos, la preferencia familiar y las visas de diversidad. Añadió que la sección consular volverá a trabajar a plenitud en los trámites, entre ellos las visas para casamiento con ciudadanos estadounidenses, denominadas visas K y visas de no inmigrantes.

El gobierno de Donald Trump, en su política de desmontar las medidas aplicadas por Barack Obama, inventó la falacia de los ataques acústicos, en combinación con Mike Pompeo, director de la CIA, nombrado poco después Secretario de Estado, historieta de quinta categoría que nunca pudo ser demostrada, pero le permitió cerrar el trabajo diplomático y consular de la misión en La Habana, dando pie al incremento desmedido de las salidas ilegales, que como bumerang afecta a los Estados Unidos.

Sin embargo, en demostración de la injerencia incontrolable de los Estados Unidos en los asuntos internos de otros países, la señora Bitter, secretaria adjunta para temas consulares, de forma irrespetuosa y prepotente expresó, a los funcionarios cubanos, su “preocupación” por la situación de los derechos humanos en Cuba, e instó al gobierno a liberar incondicionalmente a todos los presos políticos, exigencia confirmada por la propia embajada yanqui, desde la cual se apoyan y estimulan acciones subversivas ejecutadas por asalariados del gobierno estadounidense, con dinero aportado por la USAID, la NED y otras organizaciones diseñadas para esos fines.

Entre los llamados “presos políticos” que le “preocupan” a la funcionaria consular, están los detenidos por ejecutar acciones violentas el 11 de julio 2021, deliberadamente estimuladas y financiadas por la CIA, utilizando a la USAID como pantalla, pues con esas revueltas se propusieron medir la respuesta del gobierno cubano para después elaborar sus planes encubiertos, algo ya pronosticado en agosto de 1993, como consta en algunos de sus documentos secretos donde afirman:

“…cuando las condiciones en la Isla se deterioren más, es probable que los incidentes violentos se extiendan por la creciente frustración del pueblo por los cortes de electricidad, la falta de transporte y de alimentos…Un gran levantamiento impulsaría a Fidel Castro a dedicar cualquier fuerza para reprimirlo…Un grave error de cálculo sería fatal para el régimen…”

En medio de la pandemia de la Covid-19 y la crisis económica que atraviesa Cuba, la USAID y la NED, aprobaron 128 nuevos programas subversivos para desestabilizar la situación interna en la Isla, sostenidos financieramente con $ 33,555,217 millones de dólares, de acuerdo a sus registros oficiales.

Entonces, ¿con qué derecho esa funcionaria en temas consulares va a exigirle a Cuba la liberación de esos lacayos al servicio de una potencia extranjera?

El Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes aprobó un nuevo presupuesto que, bajo el amparo de una ley, autoriza al Departamento de Estado a gastar 20 millones de dólares, durante el año fiscal 2022, para desarrollar proyectos y “promover la democracia” en Cuba, de ellos destinan 9,98 millones para fortalecer a la llamada “sociedad civil” cubana.

Para los medios de la llamada prensa “independiente” irán 4,78 millones de dólares y 5,24 millones para ejecutar acciones de promoción de los “derechos humanos”. Recordemos que el pasado 27 de julio, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, presidido por el corrupto Bob Menéndez, aprobó una ley donde se afirma:

“Nuestra solidaridad con el pueblo de Cuba en su deseo de vivir en libertad y en un país democrático con acceso, sin censura, a la información, justicia y prosperidad económica y condenamos la brutal represión desatada por el régimen castrista tras las protestas históricas del 11 de julio”.

El día 9 de noviembre 2022, fue proclamado por el presidente Joe Biden Día Mundial de la Libertad y en sus palabras expresó:

“El coraje que derrumbó el Muro de Berlín está vivo en la lucha por la libertad en Cuba”.

Los yanquis son genéticamente injerencistas y se creen con el derecho de entrometerse en los asuntos de todos los países del mundo.

Por eso, atentos al comportamiento de los funcionarios de la USAID que hoy participan como invitados en la sexta Conferencia de Cooperación Internacional de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), la que tiene como objetivo principal debatir sobre transformación e innovación en la región caribeña, porque no se puede dudar que, además de obtener información de los acuerdos que Cuba logre en materia de cooperación, para impedirlos, aprovechen su estancia oficial en la Isla para entrevistarse con sus asalariados e impartirles nuevas orientaciones, con el fin de insistir en sus planes de desestabilizar el orden interno, con el viejo sueño de destruir el socialismo cubano.   

Nunca olvidemos lo que afirmó José Martí:

“Abrir la casa a nuestros enemigos es darnos a ellos y no librarnos de ellos”.                                              

Anuncio publicitario

2 pensamientos en “Genéticamente injerencistas.

  1. Pingback: Geneticamente interventisti - Associazione Nazionale di Amicizia Italia-Cuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s