56 años de una ley asesina.


Por Arthur González.

La manipulación subversiva de Estados Unidos contra Cuba, abarca toda la vida del pueblo cubano y la emigración es uno de los aspectos destacados con el propósito de fabricar una imagen satanizada de la Revolución, pero la verdad no puede ser camuflada y un vivo ejemplo es la Ley Pública 89-732, conocida como “Cuban Adjustment Act”, o “Ley de Ajuste Cubano”, aprobada por el presidente demócrata Lyndon B. Johnson, el 2 de noviembre de 1966.

A partir de ese momento, todo cubano que logra llegar a territorio norteamericano clasifica para ser residente permanente, bajo el estatus de refugiado político, solo basta decir las palabras mágicas, “huyo del comunismo” y a los 366 días puede aplicar para la residencia en el país de la libertad. A los 90 días se obtiene el permiso de trabajo, tratamiento que solo reciben los cubanos.

Para otorgar ese ajuste migratorio, las autoridades yanquis no tuvieron en cuenta los reiterados reclamos de Cuba, para que se extraditara a los asesinos y torturadores del gobierno del tirano Fulgencio Batista; a los terroristas, secuestradores de naves y aeronaves cubanas y comitentes de otros delitos graves. Todos recibieron y aún reciben un similar tratamiento.

Desde el 1ro de enero de 1959 miles de cubanos llegaron ilegalmente a Estados Unidos y todos fueron acogidos. Se asegura que, en 1961, 49 mil 961 personas emigraron a ese país y al año siguiente, 78 mil 611, bastaba exponer que “huían” el régimen comunista.

La Operación Peter Pan, iniciada por la CIA el 26 de diciembre de 1960 y terminada oficialmente en 1981, logró sacar de Cuba a 14, mil 048 niños sin acompañantes, quedando en la Isla no menos de 13 padres sin visas para emigrar legalmente a Estados Unidos. Tal situación incrementó las salidas ilegales del país.

Ante la avalancha de emigrados cubanos, en 1961 John F. Kennedy aprobó el Programa de Refugiados Cubanos (Cuban Refugee Program), con el objetivo de ayudar a los que “huían del “régimen” y ponerlos en mejores condiciones para adaptarse a su nueva de vida.

El presupuesto inicial del Programa fue de 4 millones de dólares en 1961, de 38 millones de dólares en 1962, hasta alcanzar la cifra de 144 millones de dólares en 1972. Dicho programa duró 15 años y le costó 727 millones de dólares al Tesoro estadounidense.

Ningún ciudadano de otro país recibe similar tratamiento, lo que demuestra la manipulación contra Cuba.

Estimados del Centro de Refugiados Cubanos señalan que entre 1963 y 1965 arribaron unos 10 mil 536 emigrados, a los que se les consideró como “Bajo Palabra” por entrar de forma ilegal a Estados Unidos y entre ellos las 2 mil 733 personasque emigraron por el puerto de Camarioca, provincia de Matanzas, entre el 6 de octubre y el 4 de noviembre de 1965.

Ante el limbo migratorio en que se encontraban cientos de miles de cubanos que arribaron a Estados Unidos antes de 1966 y al no contar las autoridades migratorias con una solución para el ajuste legal de esa situación que ellos mismos crearon, Lyndon B. Johnson, aprobó la conocida Ley de Ajuste Cubano, la cual permanece como un tratamiento excepcional para quienes afirman “huir del comunismo”, a pesar de las muertes causadas por esa estimulación a la ilegalidad y no en pocos casos con el concierto de mafias que trafican con la vida de seres humanos.

Recientemente el jefe de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería de Cuba preguntó:

¿Cuántas más muertes hacen falta para que Estados Unidos elimine es cruel Ley?

Si son tan humanitarios ¿Por qué cerraron el consulado en La Habana, no otorgan visas de no emigrantes a familiares que solo desean visitar a los que residen en Estados Unidos, eliminaron las visas de visita por 5 años, incumplieron el acuerdo establecido de otorgar no menos de 20 mil visas anuales y paralizaron el programa de reunificación de padres e hijos?

Hipocresía es lo que sobra en el tratamiento migratorio a los cubanos, provocado por sus políticas subversivas contra la Revolución cubana, como se evidencia en cada una de las leyes aprobadas desde 1959.

Necesario recordar a José Martí cuando expresó:

“Nada más justo que dejar en punto de verdad las cosas de la historia”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s