Los abusos policiales en Estados Unidos.


Por Arthur González.

Los yanquis se toman el derecho de confeccionar listas de todo tipo, para sancionar y demonizar a los que no se someten a sus órdenes imperiales, como si el mundo aún estuviera en el medioevo.  Sin embargo, ellos violan con creces los derechos de sus ciudadanos, incluso el de vivir en paz y armonía.

Cualquiera puede buscar hechos comprobados de lo que sucede en ese país, para percatarse del nivel de impunidad que tiene la policía estadounidense e incluso pueden matar a un ser humano solo “por pensar que alguien porta un arma” para usarla contra el agente, aunque no existan evidencias de tal acto.

Una pálida imagen de las violaciones a los derechos humanos que suceden a diario en los Estados Unidos  la expone en un informe preliminar confeccionado por la organización UnidosUS, de conjunto  con varios investigadores, académicos, activistas y familiares de latinos que perdieron la vida por el brutal accionar la policía, principalmente sobre personas de raza negra.

Para realizar dicho informe, analizaron ocho bases de datos nacionales que recogen los casos de personas muertas a manos de la policía, pudiendo verificar que entre 2014 y el 2021, en solo 6 años, un total de 15.085 personas perdieron la vida estando bajo custodia policial o en encuentros con sus agentes y de esos 2.653 eran latinos, situación que marcar el sentimiento discriminatorio y racista existente en la mente de la policía yanqui.Lamentablemente en esas cifras hay decenas de niños.

En mayo 2022,un policía de Chicago le disparó tres veces por la espalda a un niño de 13 años desarmado, provocándole un daño medular irreversible. Los testigos del hecho afirman que él menor tenía las manos en alto cuando la policía abrió fuego contra él. El policía declaró que “pensó le estaba apuntando con un arma”.

La cámara corporal de policía no estaba encendida en el momento del tiroteo, y solo fue activada casi un minuto después de que terminó el tiroteo, situación que permite sospechar la mala intención del policía para disparar contra el niño negro, sin dejar un registro que evidenciara su actuación criminal.

Los estudios realizados indican que los niños de raza negra tienen 6 veces más probabilidades de morir por disparos de la policía, que los blancos.

Sigue leyendo