La realidad tras las medidas anunciadas por Joe Biden hacia Cuba.


Por Arthur González.

El libelo miamense El Nuevo Herald, publicó el pasado 24 de mayo 2022, un artículo cargado de odio y falsedades, donde se afirma: “El presidente Biden cede al chantaje de Cuba con la inmigración y suaviza las sanciones”.

Según los argumentos:

“Biden reabrirá los viajes y ampliará los vuelos a la Isla que inevitablemente se convertirán en un turismo lucrativo, en un momento en que el despiadado régimen está sentenciando a adolescentes, músicos, artistas y cubanos comunes, a largas encarcelaciones por nada más que manifestarse pacíficamente para demostrar su disidencia”.

La misma mentira de 63 años en su intento de demonizar a la Revolución cubana que tanto les molesta, al plantarse soberanamente frente a los Estados Unidos para no volver a someterse a sus órdenes.

¿Cuál es el régimen despiadado que fomentó el terrorismo contra el pueblo cubano, dejando a su paso muerte y destrucción?

¿Por qué no dicen algo sobre la voladura del buque francés La Coubre, que aún tienen cerrados los archivos para que el mundo no conozca la verdad de tan despiadado acto, donde murieron despedazados 101 seres humanos y más de 200 heridos y mutilados?

Olvidaron los derrotados de Miami que la CIA entre 1959 y 1965 organizó, financió y abasteció con armas a las bandas de alzados contrarrevolucionarios en las montañas cubanas, y que sus miembros asesinaron a 214 personas, entre campesinos, obreros agrícolas, estudiantes, alfabetizadores, ancianos y niños.

Un informe desclasificado elaborado por el Coronel Jack Hawkins, jefe de la sección de personal paramilitar en el centro de operaciones de la Fuerza de Tarea de la CIA, afirma que en esa etapa introdujeron ilegalmente en Cuba 75 toneladas de explosivos y armamentos, mediante 30 misiones aéreas, más 46,5 toneladas en 33 misiones de infiltración marítima, para abastecer a grupos terroristas urbanos y bandas de alzados en zonas montañosas, creadas, entrenadas y financiadas por esa Agencia.

¿Quién organizó y protegió a los que quemaron los principales centros comerciales de Cuba, que hoy residen libremente en Estados Unidos? ¿Y a los que hicieron estallar un avión civil cubano en pleno vuelo, asesinando despiadadamente a 73 seres humanos, y a los que intentaron asesinar al líder de la Revolución, sin ser sancionados por esos crímenes?

Sigue leyendo

La Cumbre de las Américas y su laberinto.


Por Arthur González.

La novena reunión de los países de la región, llamada Cumbre de las Américas, se planifica celebrar en Estados Unidos a principios de junio, pero debido a la prepotencia yanqui de creerse los amos del hemisferio occidental, los ha conducido a un laberinto sin una salida definida, al excluir a países que no aceptan someterse a sus órdenes

Washington no acaba de entender que el mundo no es igual al del siglo XX cuando ellos invadían y fabricaban golpes de estado para cambiar a gobiernos que no eran de su agrado, como la historia de Latinoamérica recoge por decenas.

Ante la decisión de la Casa Blanca de no invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua, los países del Caribe y otros como México, Bolivia, Honduras, Guatemala, Argentina y Chile han expresado su inconformidad por esa exclusión, destacándose el presidente mexicano que dijo claramente que no asistiría a la misma, siguiéndole Luis Arce de Bolivia, la mandataria de Honduras y el de Guatemala, conformándose un clima de total rechazo a la actitud yanqui. A esos pudiera sumarse el presidente de Brasil, lo que daría el puntillazo mortal a tal Cumbre.

La pasada supremacía estadounidense en la región no es la misma, a pesar de mantener su política de chantaje político y económico para doblegar la voluntad de presidentes latinoamericanos, vieja fórmula empleada para imponer su voluntad como hicieron en 1962 para expulsar a Cuba de la OEA, plasmada en documentos secretos ya desclasificados.

La ausencia de políticos con inteligencia funcional en el actual equipo del presidente Joe Biden, flexibles a cambios de actuación hacia América Latina y al reconocimiento de la libertad de pensamiento, el pluralismo político y a la no injerencia en los asuntos internos de los países, hace que los yanquis sean cada vez más rechazados por los pueblos, al querer imponer su sistema como la única y verdadera “democracia” que puede existir en este mundo.

Sigue leyendo

Cuba está alerta ante las nuevas medidas de Biden.


Por Arthur González.

El 16 de mayo de 2022, el gobierno de Joe Biden dio a conocer nuevas medidas hacia Cuba, que apuntan a la misma dirección histórica de subvertir el orden interno para desmontar el socialismo, a pesar de que en 63 años solo han obtenido fracasos.

No hay que ser un analista político ni experto en esos temas, para percatarse que la actual administración no se oculta para declarar sus propósitos de financiar una contrarrevolución interna, trabajar sobre la juventud y fortalecer la guerra cognitiva mediante el uso de Internet, con el fin de sembrar el desencanto y el desaliento en el pueblo, igual que hicieron sus antecesores y por eso mantienen intacta la guerra económica, comercial y financiera, sin importar de qué partido sean los gobernantes de turno.

Los planes de acciones encubierta de la CIA contra Cuba, ya no son secretos, pues la prepotencia imperial es tal, que sus deseos de aplastar a gobiernos que mantienen su soberanía y libertad, los impulsa a un nivel de actuación abierta, sin el menor recato.

Por esa razón, las medidas anunciadas, más electorales que beneficiosas para la economía de Cuba, son una señal para que el pueblo esté muy atento a las actividades subversivas que las acompañarán, así como la actuación de los nuevos diplomáticos que arriben a La Habana.

El comunicado oficial del gobierno yanqui afirma:

“La autorización de viajes grupales de estadounidenses para intercambios educativos o profesionales a visitar la Isla, es para que se relacionen con el pueblo cubano, asistan a reuniones y realicen investigaciones”.

Y añade:

El propósito que se persigue es alentar el crecimiento del sector privado de Cuba, apoyándolo con un mayor acceso a los servicios de Internet, las aplicaciones y las plataformas de comercio electrónico de los Estados Unidos, abriendo nuevas vías para los pagos electrónicos y para las actividades comerciales estadounidenses con empresarios cubanos independientes, a quienes se les permitirá un mayor acceso a las micro finanzas y su capacitación”.

Un funcionario de la administración señaló claramente:

Sigue leyendo

Estados Unidos y Cuba pueden tener relaciones respetuosas.


Por Arthur González.

Si existiera voluntad política en el gobierno de los Estados Unidos, pudieran existir relaciones respetuosas y beneficiosas con Cuba, así lo prueba la historia, pero son demasiados los intereses de aquellos que hacen de la política bilateral con la Isla un negocio jugoso, mediante el cual unos hacen carrera política y otros llenan sus bolsillos de dólares, aunque ambos pueblos resulten perjudicados.

El gobierno cubano siempre ha estado abierto a una relación respetuosa con Estados Unidos y prueba de eso se constata en el encuentro confidencial que sostuvo Ernesto Che Guevara, el 17 de agosto de 1961, en Montevideo, Uruguay, con Richard Goodwin, asesor especial para asuntos latinoamericanos del presidente John F. Kennedy, a solo 6 meses de la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos.

Esa reunión casi le cuesta el cargo al asesor yanqui y fue investigado por el Senado intransigente a mejorar las relaciones con Cuba.

Para tener una idea de cómo actúan los yanquis, basta leer un informe elaborado por Goodwin para Kennedy, el 1ro de septiembre 1961, donde propone un amplio plan de guerra económica, propagandística y psicológica contra Cuba, que incluía actividades terroristas y la creación de una fuerza de seguridad del Caribe para apoyar las acciones de Estados Unidos contra la Isla.

Agregó invitar a la CIA y que presentara un procedimiento encubierto para continuar las conversaciones secretas con Cuba, que tuvieran como fin, el desmembramiento desde adentro de la jerarquía cubana y estimular su división.

En noviembre de 1973 Estados Unidos le propuso al gobierno de Cuba iniciar conversaciones formales sobre los secuestros de aviones y embarcaciones, a pesar de ser los yanquis quienes respaldaron los efectuados por elementos contrarrevolucionarios, los recibieron como héroes al llegar a Miami y se les ajustó el estatus migratorio según la ley de Ajuste Cubano, aun cuando los autores hubiesen cometido hechos de sangre.

Cuba aceptó la propuesta sin reparos, pues siempre fue consecuente en su posición de someter a juicio a los secuestradores provenientes de Estados Unidos, y devolvió los medios.

El acuerdo firmado cortó de inmediato el secuestro de aeronaves desde los Estados Unidos, no así los ejecutados en la vía contraria.

Otros acuerdos se aprobaron relacionados con la zona de pesca, las comunicaciones, el tráfico de drogas y algunos más, demostrando que se puede mantener una relación respetuosa, a pesar de las abismales diferencias políticas.

En 1977, Cyrus Vance, entonces secretario de Estado, expuso ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que era hora de comenzar a eliminar los obstáculos en el camino de una normalización de relaciones con La Habana, algo que Cuba vio con buenos ojos, siempre que no se le impusieran condicionamientos humillantes, como las expresadas por el presidente James Carter; así se inician conversaciones secretas entre ambos países para tratar los temas de las fronteras marítimas y los derechos de pesca.

Sigue leyendo

Las armas biológicas que oculta Estados Unidos en Ucrania.


Por Arthur González.

La verdad se abre camino en Mariupol, Donetsk y el mundo podrá conocer realmente lo que oculta Estados Unidos en Ucrania, en complicidad con la OTAN, a partir de la captura por las fuerzas armadas de la Federación Rusa, del General canadiense Trevor John Cadieu, en horas de la noche del 2 de mayo de 2022, uno de los militares extranjeros que trabajaban en los laboratorios secretos de armas biológicas, escondidos en los laberintos bajo tierra que existen en la fábrica de acero Azovstal.

El General Cadieu era responsable del biolaboratorio No. 1 y dirigía a 18 personas. Rápidamente el gobierno ‎canadiense quiso quitarse responsabilidades en el asunto, al declarar que “él no estaba cumpliendo misiones asignadas por Canadá”, como si en el mundo solo existieran estúpidos, cuando ese país asume posiciones a favor de Ucrania y apoya todas las decisiones de la OTAN. Dicho militar ‎fue trasladado a Moscú para ser investigado, pero seguramente occidente dirá que “fue torturado y todo lo que declare es falso”. ‎

Como siempre, la gran prensa occidental ha silenciado la noticia.

Desde inicios del mes de marzo, el ministerio de Exteriores de la República Popular China, reveló ‎que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos ‎mantiene en Ucrania y otros países europeos, 336 laboratorios dedicados a la investigación de armas ‎biológicas, información que confirmó el Pentágono ante las evidencias mostradas por la cancillería rusa, descubiertas por sus tropas. ‎

No en vano la gran prensa internacional y el Consejo de Seguridad de la ONU no le restan importancia al hecho, a contra pelo de lo que sucedió para pretextar la invasión yanqui a Irak.

Desde hace meses el sitio web The National Pulse, reveló que Hunter Biden, hijo del ‎presidente estadounidense Joe Biden, en asociación con el hijo adoptivo de John Kerry, ex secretario de Estado ‎de Estados Unidos, organizaron a través de su firma Rosemont Capital, un canal de ‎financiamiento oculto para los laboratorios creados por el Pentágono en Ucrania, ‎a nombre de la Defense Threat Reduction Agency (DTRA), agencia del Departamento ‎de  Defensa de Estados Unidos que lleva a cabo investigaciones secretas sobre armas biológicas.

Sigue leyendo