Estados Unidos registra la mayor tasa de presos del mundo.


Por Arthur González.

Estados Unidos posee menos del 5 por ciento de la población mundial, sin embargo, es el país que encarcela más gente en el planeta, con cerca de la cuarta parte de los presos del mundo, pero contra eso no hay campañas mediáticas, los observatorios de derechos humanos, el parlamento europeo ni la OEA los condenan, algo bien diferente cuando se quiere tergiversar o mentir sobre los países con gobiernos no aceptables para los yanquis.

Cuba es un ejemplo de cómo Estados Unidos persiste, durante más de medio siglo, en satanizar su sistema, para lo cual financian periodistas y editores de importantes diarios, con el objetivo de mantener noticias falsas sobre la situación de esa nación, que no acepta ponerse de rodillas.

Por esa razón, recientemente el senado estadounidense aprobó por unanimidad, una resolución que pide la libertad inmediata del contrarrevolucionario cubano José Daniel Ferrer, personaje creado, entrenado y financiado por los yanquis para sus provocaciones contra la Revolución, al que el parlamento europeo ofrece apoyo e incluso lo han condecorado, mientras verdaderos luchadores mundiales por causas justas son olvidados.

Ferrer es abastecido con miles de dólares desde Estados Unidos y los diplomáticos yanquis en La Habana lo visitan y estimulan, situación que confirma que es su peón, además de contar con el respaldo político y publicitario, de los senadores de origen cubano, Marco Rubio, Bob Menéndez y Ted Cruz, más los representantes Mario Díaz-Balart y María Elvira Salazar, todos de la mafia terrorista anticubana de Miami.

Al aprobarse dicha resolución del senado, Marco Rubio declaró: “Me siento orgulloso de haber sido parte de esta resolución bipartidista, en honor a un hombre que ha dedicado su vida a defender los derechos humanos y el estado de derecho en su amada patria”.

Una payasada más de las acumuladas en 62 años, pero estos políticos nunca hablan de los presos que llenan las cárceles yanquis, incluida la ubicada en la base naval en Guantánamo, donde por 20 años se ha torturado a personas sin acceso a visitas de familiares y letrados, no cuentan con expedientes de instrucción y se violan todos los derechos humanos imaginables.

Por qué razones estos congresistas no proponen resoluciones a favor de Milagro Sala, argentina líder de la organización Túpac Amaru de Jujuy, detenida ilegalmente el 16 de enero de 2016, con el argumento de que estaba al frente de una manifestación que reclamaba sus derechos, a Gerardo Morales, gobernador derechista durante el mandato de Mauricio Macri.

Esta mujer ha sufrido encarcelamiento injusto por ser una verdadera luchadora por los derechos humanos, pero como es contra el sistema capitalista no merece el respaldo de políticos yanquis, de la OEA ni del Parlamento Europeo.

Sigue leyendo