Temor en Estados Unidos ante una posible rebelión popular


Por Arthur González.

El asalto al capitolio nacional el 6 de enero del 2021, demostró la crisis interna que vive Estados Unidos, a causa del desorden político al que están sometidos sus ciudadanos, la violencia generada por las drogas, la incontrolada venta de armas de fuego que dan lugar a tiroteos masivos, filmes de guerras, invasiones a otras naciones y la represión policial, especialmente contra la población de raza negra.

Ante ese panorama de inseguridad y previendo que los procesos electorales puedan desencadenar una primavera yanqui como las que ellos ejecutan contra otros, el alto mando del ejército decidió desarrollar amplios ejercicios militares, lo más reales posibles, entre el 22 de enero y el 4 de febrero 2022, en los estados de Carolina del Norte y del Sur, con el objetivo de preparar a sus tropas ante un posible escenario de combate dentro del territorio nacional.

Dichos ejercicios fueron denominados “Robin Sage”, basado en la guerra no convencional, la misma que financian y organizan en otros países como los casos de la llamada Primavera Árabe, o en Ucrania, Bielorrusia, Venezuela, Nicaragua y la más reciente en Kazajistán, para derrocar gobiernos no afines a Washington.

Ya están advirtiendo a la población que, durante el simulacro de guerra, se podrán emplear balas reales y algunas bengalas, según informaciones oficiales publicadas por el Centro y Escuela de Guerra Especial John F. Kennedy.

Sigue leyendo