Cuando el resentimiento contra cuba anula la honestidad


Por Luis Carlos Silva Aycaguer

Estimados colegas y amigos:

Hace unas pocas semanas comenté las manifestaciones públicas del Sr. Eduardo López Collazo (ELC), de origen cubano, ocupa el cargo de Director del Instituto IdePaz de Madrid. Según proclamó esta persona, entre otras invectivas, las autoridades en Cuba manejaban la pandemia de Covid-19 como si estuvieran disputando un partido de béisbol, y que actuaban como quien coquetea aleatoriamente con el suicidio jugando a la ruleta rusa.

Estas afirmaciones se derivaban de que nuestro país apostó a sus propios candidatos vacunales, en lugar de integrarse al proyecto COVAX impulsado por la fundación de Bill Gates e implementado con la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud.

En su momento señalé en un mensaje de audio, tanto la endeblez de ese silogismo como la irrespetuosidad y frivolidad de sus afirmaciones. Mi respuesta verbal fue luego transcrita a texto por iniciativa de una periodista. Posteriormente, hice algunas reflexiones adicionales que, en este caso, fueron recogidas por la Revista Juventud Técnica.

Con ellas, para mí, el asunto quedaba zanjado, máxime cuando lamentablemente el proyecto COVAX no ha demorado en exhibir notables síntomas de fracaso, especialmente después de las concesiones que sus creadores no tuvieron más remedio que introducir, en virtud de las exigencias de los mercaderes asociados al proyecto, como pormenorizadamente informó hace pocos días la revista The Lancet.

Pero recientemente, el Sr. López ha arremetido nuevamente contra lo que se hace en nuestro país en materia sanitaria. Me refiero a una entrevista publicada el día 22 de junio de 2021 en un espacio digital de Miami, caracterizado por su obsesión con el socavamiento de cualquier logro del Gobierno cubano y la sublimación del más mínimo problema que acaezca.

Me remitiré solo a una afirmación, por conducto de la cual ELC se suma alegremente a ese empeño de empañarlo todo; aludo a la siguiente declaración que figura varias veces en el susodicho material: “De las estadísticas cubanas no me fío absolutamente nada”.

No creo que sea casual que tal convicción se proclame justamente en el momento que Cuba ha informado que, Abdala, uno de sus candidatos vacunales, una vez concluido el ensayo clínico fase III correspondiente, con 40 mil participantes, había alcanzado una eficacia de 92,3%. Pero no voy a especular al respecto. Prefiero compartir elementos objetivos:

a) Concluida mi formación como matemático y estadístico en la Universidad de la Habana en 1975, comencé a trabajar en la Dirección Nacional de Estadística de nuestro Ministerio de Salud Pública. Mi testimonio es de primera mano. El celo con que se manejan los datos, siguiendo el ejemplo de honradez y rigor de su director, mi profesor Francisco Rojas Ochoa, siempre fue, simplemente, ejemplar.

b) Cuando los organismos internacionales han comentado sobre los indicadores que colocan a Cuba en el lugar cimero de las Américas en las más diversas esferas de la gestión sanitaria, jamás han puesto en duda la veracidad de los datos ni han realizado la menor insinuación al respecto.

c) ¿Tiene el Sr. ELC alguna prueba que fundamente tamaña acusación? Es llamativo que, conduciéndose como un celoso fiscal de la veracidad de los datos, ni en sus entrevistas, ni en sus artículos científicos, ni en sus libros, jamás haya denunciado las documentadas mentiras de que se han valido las transnacionales que financian buena parte de las investigaciones que se llevan adelante en su Instituto. Un análisis detallado de tales estafas puede hallarse en la plataforma NOGRACIAS de España.

Aquí voy a ceñirme a consignar los delitos que han producido millonarias multas impuestas por los tribunales de Estados Unidos. Algunos ejemplos, relacionados con una amplia gama de fármacos (antiartríticos, antiepilépticos, antidepresivos, antipsicóticos, antibióticos, antidiabéticos, antigripales, anticancerosos y antiasmáticos) siguen a continuación.

Entre los responsables de los desmanes y las falsedades basadas en estadísticas amañadas de la llamada bigpharma, se destacan: Pfizer (convicta y multada por fraude en relación con el valdecoxil, la ziprasidona, el linezolid y la pregabalina), al igual que Astrazeneca (por falsedades relacionadas con la siderelina y la quietapina), también Sanofi-Aventis (por mentiras reiteradas, entre ellas las relacionadas con el dolasetrón y el rimonabant) y Glaxosmithkline (por sus fraudes relacionados con el bupropion, la paroxetina, la flucatisona, la lamotrigina y, en el caso más escandaloso, el de la rosiglitazona); agréguense Janssen (por sus engañifas con la risperidona), Novartis (por la publicidad ilegal de oxcarbacepina), Eli Lilly (condenado por publicidad engañosa del olanzapina y promoción ilegal del raloxifeno), Abbot (por sus embustes en torno al valproato), Roche (por la estafa mayor de la historia, con el oseltamivir), y muy especialmente, Merck (por el uso directamente criminal del rofecoxib).

Son unos pocos ejemplos de las mentiras, manipulaciones y falsedades -estas sí, comprobadas- por las que han sido condenadas estas 10 empresas -que financian 115 de las investigaciones del Instituto que dirige el Sr. ELC. Ninguna de ellas ha sido tocada ni con el pétalo de una flor por quien parece ser ágil solo para denostarnos.

d) Para disipar cualquier suspicacia sobre mis motivaciones, quiero concluir dejando claro que ni tengo cargo político alguno, ni me vinculo administrativamente con ningún organismo o institución del estado cubano, ni mantengo vínculos con órganos de prensa de ninguna parte del mundo. Solo conservo mi filiación académica (honoraria) con la Escuela Nacional de Salud Pública de Cuba.

Me pronuncio como simple ciudadano e investigador cubano que reacciona ante bajezas de este calibre.

30 de junio de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s