Razones de Cuba para no utilizar momentáneamente el dólar yanqui.


Por Arthur González.

Algunos economistas escriben sus ideas de cómo trabajar la economía cubana para hacerla más eficiente, siempre con fórmulas cercanas al neoliberalismo que tanta desigualdad ha sembrado en Latinoamérica, con sistemas capitalista que no sufren una criminal guerra económica, comercial y financiera, como padece Cuba desde hace 60 años.

En días recientes, el Banco Central de Cuba informó que a partir del 19 de junio no aceptará los dólares estadounidenses, hasta nuevo aviso, debido a las sanciones impuestas por los yanquis contra la banca, para impedir toda transacción financiera con bancos cubanos, realidad de la que no hablan esos eruditos en economía que proponen fórmulas idílicas, sin tener en cuenta la guerra financiera diseñada precisamente para hacer fracasar la economía de la Isla.

A los que no saben la verdad del asunto y se dejan engañar por lo que se escribe en las redes sociales, les entregamos algunas informaciones para que tengan elementos reales, sobre las sanciones que justifican plenamente la medida tomada por el Banco Central de Cuba.

En 2002, de los 128 funcionarios que tenía la OFAC, 21 estaban destinados a controlar las actividades de Cuba y apenas dos le seguían la pista a los activos sospechosos de Saddam Hussein y Osama Bin Laden.

Desde el 2005, los dos mayores bancos de Suiza, Union Bank of Switzerland (UBS) y Credit Suisse, cesaron todas las transacciones con Cuba y los servicios que prestaban, de cuenta corriente en dólares y francos suizos al sistema bancario cubano, por recibir amenazas de sanciones del gobierno estadounidense.

La OFAC, Oficina de Activos Extranjeros, desde inicios del 2006 incrementó el acoso financiero a los activos cubanos, con la aplicación de fuertes multas a los bancos extranjeros.

El Banco HSBC de Londres, en septiembre del 2005 decidió cerrar la cuenta en dólares que el Banco Metropolitano mantenía con ellos. La sucursal de dicho banco en Canadá, no aceptó los pagos por un millón de dólares canadienses y 819 mil 900 euros, enviados a través del Banco Internacional de Comercio S.A. (BICSA), por las regulaciones de OFAC.

Tampoco aceptó en febrero de 2006, una transferencia de 15 mil 500 dólares canadienses hacia Cuba.

Natexis Banques Populaires, de Francia, informó al Banco Internacional de Comercio S.A (BICSA), el 7 de noviembre del 2005, que no aceptaba una carta de crédito por 903 mil 900 dólares, pagadera en euros.

El Republic Bank, con casa matriz en Trinidad y Tobago, suspendió los pagos que Cuba realiza a agricultores de los Estados Unidos, por las ventas hacia la Isla.

El Deutsche Bank Trust Company Americas, de Nueva York, confiscó el 21 de febrero del 2006, 330 dólares depositados en el Union National Bank de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, a favor de una ciudadana cubana, para el pago de la solicitud de pasaporte en la Embajada de Cuba en Egipto.

Discount Bank en Uruguay, se negó en febrero del 2006, a realizar operaciones con la compañía argentina FURBIA INTERNATIONAL S.A, por operar con Cuba.

En marzo del 2006, la sucursal jamaicana del Banco de Nueva Escocia, de Canadá, cerró la cuenta en dólares estadounidenses que tenía la Embajada de Cuba en Jamaica.

Una transferencia bancaria de 2 mil 154 euros, realizada por el NEDBANK (Banco namibio-sudafricano) a nombre de la empresa cubana PESPORT, del Ministerio de la Industria Pesquera, fue retenida por un banco norteamericano.

Durante el primer semestre del año 2006, Cuba no pudo pagar sus cuotas a dos organismos internacionales con sede en Ginebra: la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM), debido a la negativa del Banco suizo UBS, que acoge las cuentas de ambas organizaciones internacionales, a recibir transferencias desde Cuba.

En el 2005 la OFAC informó al Congreso yanqui que tenía congelados 268 millones 300 mil dólares de Cuba, depositados en bancos norteamericanos, como consecuencia del bloqueo.

Para que los sabios en economía y aquellos tontos que se dejan engañar con sus teorías académicas, deben saber que la OFAC amenaza permanentemente a la banca extranjera con sanciones, que pueden llegar a 10 años de prisión, multas de hasta un millón usd, en el caso de las corporaciones y a 250 mil usd a individuos. También contemplan sanciones civiles hasta 55 mil usd y la confiscación de propiedades, embarcaciones, fondos, valores y documentos involucrados en una violación del Acta de Comercio con el Enemigo.

Sigue leyendo