Terror y chantaje, armas preferidas de los yanquis.


Por Arthur González.

Desde el siglo XIX hay cientos de ejemplos que prueban la política empleada por los Estados Unidos, basada en el terror y el chantaje para obtener lo que desean, algo que no dejan de utilizar.

Hoy es más que evidente la forma sucia de ejecutar dicha política, a través de sus campañas mediáticas y se palpa muy bien en Latinoamérica, particularmente durante el desarrollo de los procesos eleccionarios, como sucedió en Bolivia, Ecuador y actualmente en Perú, con proyecciones en Nicaragua.

Millones de dólares se gastan los yanquis para sembrar el terror del “comunismo” y el “chavismo” en esos países, con el propósito de crear un marco irreal de lo que podría suceder si los candidatos de izquierda llegan al poder.

Olvidaron los periodistas chantajeados con el dinero aportado por la NED, la USAID y la CIA, que la miseria, el hambre, el analfabetismo, la desnutrición, el desempleo, la precaria situación de salud y educación en que viven los latinoamericanos, no es responsabilidad de los gobiernos de izquierda y sí de las políticas neoliberales impuestas por los yanquis.

Los cientos de miles de emigrantes hacia Estados Unidos, no huyen del comunismo, sino del capitalismo salvaje que acaba con la vida de millones de seres humanos, pero de eso no hablan los grandes medios de prensa controlados por la burguesía.

Por eso no acusan a sus gobernantes de ser violadores de los derechos humanos, algo bien diferente a la guerra psicológica que le hacen a Cuba y a Venezuela, países que trabajan por el bienestar de sus ciudadanos y son torpedeados con la guerra económica, comercial y financiera para impedir su desarrollo y la satisfacción de sus pueblos, fabricándoles campañas falsas para acusar al socialismo de ser un fracaso.

¿Dónde están los señalamientos contra el expresidente de Argentina, Mauricio Macri y contra Sebastián Piñera en Chile, por llevar a esas naciones al abismo?

Una prueba de esas calumnias se observa en estos días contra el candidato presidencial en Perú, omitiendo que su rival es una corrupta consuetudinaria, para atemorizar a los peruanos con la mentira de que les sucedería lo mismo que a los venezolanos, si la izquierda llegase al poder.

Contra Cuba pasa lo mismo y en estos momentos presionan al Parlamento Europeo para que apruebe una resolución condenatoria, por supuestas violaciones de los derechos humanos, farsa que se desbarata por sí sola, pues en Cuba no sucede lo que se ve en Colombia, Chile, Honduras, los propios Estados Unidos o en España, donde los desalojos de familias sin recursos están a la orden y la pobreza infantil la colocan entre los peores países europeos, hechos que constituyen una total violación de los derechos a la vida y que los parlamentarios de derecha no quieren ver.

Demostración del método yanqui del terror y el chantaje, se puede constatar en el artículo publicado en el Miami Herald del 08 de junio 2021, bajo el titular: “Exigen a representante de la Unión Europea explicar complicidad con el gobierno cubano”, dirigido contra Josep Borrell, Alto Representante para la Política Exterior europea, al que acusan de “estar envuelto en una controversia al ser acusado debloquear el debate sobre las violaciones de derechos humanos en Cuba, en la sede de la Unión Europea”.

Sigue leyendo