La hipocresía de los Estados Unidos.


Por Arthur González.

Cada día son menos las personas en el mundo que se dejan engañar por los yanquis, con su verborrea hipócrita de “Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”, porque sus actos criminales demuestran realmente quienes son.

Guerras injustificadas, bombardeos sobre ciudades que asesinan a inocentes, creación y financiamiento de grupos terroristas que matan por dinero, políticas de sanciones espurias contra países que no aceptan sus órdenes, cárceles ilegales donde la tortura física y psicología está autorizada por la Casa Blanca, apoyo a gobiernos que reprimen cruelmente a su pueblo, y aplausos a quienes sostienen economías neoliberales para matar de hambre, que provocan la inmigración masiva de sus ciudadanos.

Así actúan los yanquis que ahora pretenden, de manera farsante, hacerse pasar por “piadosos samaritanos”, al solicitar el mismo presidente Joe Biden, que se liberen las patentes de las vacunas anti Covid-19, cuando ellos acumulan la mayor cantidad de dosis, mientras países del llamado Tercer mundo aún no ha podido adquirir ni una sola dosis.

En medio de esa burda propaganda para reconstruir su imagen deteriorada, revelan su verdadera naturaleza imperial, al procurar que los países pobres no accedan a las tecnologías de la producción de vacunas rusas y chinas, a pesar de su efectividad demostrada, lo que indica su rejuego politiquero para imponerse en un mercado muy jugoso, por el alto costo de los medicamentos.

El cinismo de Estados Unidos se descubre rápidamente, porque en medio de esa campaña de lavado de imagen, mantienen intacta la guerra económica, comercial y financiera contra Cuba, prohíben la venta a la Isla de equipos y material médico para enfrentar la Covid-19, y persiguen de forma despiadada la entrada de combustible que posibilita el funcionamiento de la economía, incluidos los hospitales, policlínicas y la industria Biofarmaceútica nacional, con su histórico sueño de ver caer el socialismo.

¿Por qué no asumen una verdadera posición humana y flexibilizan las sanciones contra el pueblo cubano, que sufre ese despiadado bloqueo por 62 años?

¿Qué razones de seguridad nacional existen para impedir la entrada de remesas familiares provenientes de Estados Unidos? ¿Es humana esa sanción impuesta por el ex presidente Donald Trump y sostenida por Biden?

¿Cuál es el principio humanitario que justifica que, en momentos de crisis sanitaria, a Cuba se le impida comprar equipos médicos de otros países, que contengan más de un 10 % de componentes fabricados en Estados Unidos, aunque sean destinados para salvar vidas humanas? 

Sigue leyendo