¿Con qué se sienta la cucaracha?


Por Arthur González.

Rosa María Payá se ha creído que el papel otorgado por la mafia terrorista de Miami, especialmente el senador Marco Rubio, para que actúe en el show anticubano, es verdadero, cuando ella realmente es solo una marioneta fabricada a la carrera, como otros tantos.

Creyendo ser una figura política importante, la engreída hija de Oswaldo Payá, se atrevió hace unos días a cuestionar a Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea, acusándolo de “ponerse de parte de los dictadores”, ante la petición de esa organización al gobierno de los Estados Unidos, para que retire a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, medida tomado por Donald Trump días antes de terminar su mandato presidencial, sin un tener un solo elemento probatorio.

Tantos halagos inmerecidos le han ofrecido, a quien cambió sus sentimientos filiales por una visa de refugiada política en Miami, que ahora se siente con el derecho de reclamarle a un funcionario de carrera, ex ministro de Exteriores de España, y pretender tratarlo de igual a igual, cuando ella no tiene aval político alguno, ni historia de acciones en Cuba, porque su padre siempre la tuvo apartada para que pudiera estudiar y graduarse en la Universidad de La Habana, como licenciada en geografía.

¿Se le habrá pegado la prepotencia del senador Rubio y de los demás representantes de la mafia terrorista de Miami, que hicieron carrera a costa de sus posiciones contra la Revolución cubana?

Quizás, pero ella igual que las cucarachas no tiene con que sentarse, por ser una asalariada más, que solo recibe órdenes de quienes le pagan.

En su insolencia desmedida llegó a cuestionar a Borrell por dar ese paso, en momentos donde José Daniel Ferrer y otros de sus seguidores, dicen estar en una “huelga de hambre” desde hace más de 18 días, escenificando otro show mediático.

Pensará Rosa María que el Alto Representante de la Unión Europea es tonto, cuando por sus años y experiencia acumulada con las acciones de la contrarrevolución cubana, le permiten aquilatar la gran mentira, situación que pudo constatar hace unos 10 años, cuando España aceptó recibir a un grupo de ellos, después de la mediación del Cardenal Jaime Ortega con Madrid, para que aceptara a varios de los que estaban detenidos por sus actos subversivos, financiados por Estados Unidos.

Aquellos, que, mientras residían en La Habana eran tratados como “disidentes políticos”, al pisar tierra española y exigir beneficios materiales y categoría de refugiados políticos, fueron calificados como revoltosos y desalojados de las carpas que armaron frente al Ministerio de Asuntos Exteriores y Colaboración, espectáculo que le permitió a Joseph Borrell y a muchos funcionarios, comprobar la catadura moral y las falsedades que decían esos “disidentes” contra la Revolución.

Por esa razón y los antecedentes que tiene Borrell de anteriores “huelgas de hambre”, entre ellas la de Martha Beatriz Roque, que se hizo famosa y denominada popularmente como Huelga del Aguacate, o las de Guillermo Fariñas, quien impuso récord Guinness, al permanecer ciento y tantos días “sin comer ni tomar agua”, compitiendo con los mejores camellos egipcios, la supuesta huelga de Ferrer solo lo mueve a risas, aunque tenga que cumplir con las exigencias de Washington y darle apoyo, mediante resoluciones condenatorias a Cuba.

Europa está totalmente segura que el gobierno cubano no se vincula al terrorismo y son los Estados Unidos quienes históricamente organizan, entrenan y financian actos terroristas contra países que no aceptan arrodillarse a sus pies, y asesinan sin pudor a quienes se le opongan. Ejemplo de ello son los planes para matar a Fidel Castro, reconocidos por la CIA en 1975, ante la Comisión Church organizada en el Senado yanqui.

Rosa María es bien conocida en España, donde no fue recibida en la Cancillería, cuando por indicaciones yanquis pretendió acusar a Cuba de la muerte de su padre, siendo remitida para la Corte de Justicia, la que falló en su contra por ausencia de pruebas.

Ella debe tener presente, que su papel en la obra teatral contra Cuba no tiene valor ante el mundo y el cargo de “coordinadora” de la inventada plataforma Cuba Decide, es solo para darle cierto respaldo publicitario, ante aquellos que aún se dejan engañar por la propaganda yanqui.

Veremos que argumentará la vanidosa y protegida de Marco Rubio, cuando se compruebe la falsedad de la “Huelga de Hambre” de Ferrer, delincuente común acostumbrado a las golpizas y amenazas contra aquellos que se le enfrentan, pues ser la naturaleza de los supuestos “disidentes”, que al igual que Maykel Castillo, Osorbo, de San Isidro, son elementos marginales, como este mismo confesara durante una entrevista a Ernesto Morales:

Por supuesto que soy marginal. Yo me crié sin mamá ni papá, tengo un cuarto grado de estudio, pasé por centros de rehabilitación de menores. Esa es mi vida. No puedo pretender ser lo que no soy”.

Esa es la llamada “oposición” en Cuba, que los yanquis logran pagar para sus acciones subversivas, de ahí sus permanentes fracasos.

Exacto fue José Martí al afirmar:

“El vanidoso mira a su nombre, y el honrado a la patria”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s