De golpista a víctima.


Por Arthur González.

En materia de desinformación y crear matrices de opinión a su favor, los yanquis son los primeros del mundo. Su maquinaria de propaganda es sólida y experimentada, fabrican una estrella de la noche a la mañana y el caso de Jeanine Áñez, expresidenta golpista de Bolivia, es un buen ejemplo.

Después de las elecciones presidenciales del 2019 en Bolivia, donde resultó ganador indiscutible Evo Morales, a pesar del esfuerzo realizado por Estados Unidos para impedirlo, de inmediato la CIA ejecutó su plan previsto, un golpe de Estado apoyado por el ejército, con el fin de posicionar al frente de la nación a la persona que tenían seleccionada previamente y dispuesta a cumplir todas las órdenes emitidas desde Washington.

El plan de la CIA contempló la participación del secretario general de la OEA, su viejo colaborador desde 1979, cuando simulaba simpatías por la izquierda latinoamericana. La OEA fue el punto clave para declarar el falso fraude que desencadenó el pandemonio, sin un solo elemento probatorio, solamente con la publicación del informe de la misión de la OEA que participó como invitada.

Meses más tarde, en pleno desarrollo del golpe militar, académicos estadounidenses del Centro de Investigación de Economía y Política, el laboratorio electoral del MIT y las universidades de Pensilvania y Tulane, declararon la inexistencia del supuesto fraude certificado por la OEA, pero ya era tarde.

En noviembre del 2019 el sitio digital Behind Back Doors, dio a conocer un artículo titulado “La intervención de Estados Unidos contra Bolivia. Primera parte” , en el que revelan los pasos del golpe de Estado. De igual forma el reportaje “Tras el golpe: Los agentes más importantes de la CIA en La Paz, Bolivia”, publicó una lista de sus espías en ese país, donde aparecen los generales bolivianos Wiliams Kaliman Romero, Yuri Calderón y Rómulo Delgado.

Con estos elementos ¿cómo quieren conformar una campaña contra la detención de Jeanine Áñez, declarándola “victima”, cuando todos la vieron actuar, pisotear la Constitución e impedir que asumiera el cargo de presidenta quien estaba al frente del Senado boliviano, como le correspondía según la Carta Magna?

Sigue leyendo