Violaciones para las que no existen condenas


Por Arthur González.

Frecuentemente en Estados Unidos y en el Parlamento Europeo se aprueban resoluciones y proyectos de leyes para condenar a Cuba y otros países que mantienen posiciones de soberanía e independencia.

Organizaciones fabricadas por Estados Unidos como la USAID y la NED, reparten millones de dólares para estimular acciones subversivas, con el propósito de derrocar a sus gobiernos, satanizar a sus líderes principales y diseñar campañas de prensa para hacerle creer al mundo que el socialismo es un fracaso y debe ser sustituido por el capitalismo, pero ocultan la realidad que padecen los que viven bajo la economía de mercado.

¿Por qué no hay condenas para gobiernos europeos que, con un capitalismo “democrático” y lleno de “libertades”, violan los derechos humanos más elementales y la pobreza crece por días?

Francia y España son ejemplos de la desigualdad social que padecen millones de ciudadanos, obligados a reclamar justicia, pero la respuesta que reciben es una salvaje represión policial, sin que sus gobiernos sean condenados y sancionados por Estados Unidos ni el Parlamento Europeo, como si no cometiesen graves violaciones a los derechos humanos.

Desde el mes de octubre de 2018, en Francia se inició el movimiento social de los “chalecos amarillos”, en protesta contra el alza del precio de los combustibles, el transporte, los impuestos, escasa jubilación, desempleo, poca democracia, servicios públicos de mala calidad como la salud, falta de viviendas, injusticia fiscal y pérdida creciente del poder adquisitivo.

Las protestas populares se extendieron a Bélgica, Países Bajos, Alemania, Italia, y España, siendo reprimidos brutalmente, sin que se aprobaran sanciones o resoluciones para condenar la acción policial, que solo en Francia llegó a movilizar cerca de 90 mil policías y decenas de vehículos blindados para disparar balas de goma, gases lacrimógenos y potentes chorros de agua fría. Pero esa represión parece no constituir una violación de los derechos humanos.

El 2021 Francia inició con nuevas protestas contra la Ley de Seguridad aprobada por el Senado, que impide documentar la brutalidad policial durante las protestas, en violación de la libertad de prensa. 

En su artículo 24, la ley tipifica como delito la divulgación de imágenes que pudieran dañar la integridad física o mental de los policías y los culpables podrán ser sancionados a un año de prisión o una multa de hasta 45 mil euros, y permite el uso de drones de vigilancia y el reconocimiento facial por cámaras.

¿Dónde están los senadores yanquis Bob Menéndez, Marco Rubio y Ted Cruz, que no proponen sancionar al gobierno francés por la violación de la libertad de expresión?

Sigue leyendo