La politización de los derechos humanos


Por Arthur González.

Cuando Estados Unidos y sus aliados europeos quieren condenar a un país que no acepta la injerencia en sus asuntos, defiende su soberanía y no se arrodilla ante sus órdenes imperiales, de inmediato surge la fórmula maravillosa de acusarlo de violar los derechos humanos, acompañada de una fuerte y global guerra mediática para hacerle creer a los incautos que la mentira es verdad.

Los ejemplos sobran.

Sin embargo, quien lanza bombas contra civiles inocentes para ganar guerras injustificadas, se apodera por la fuerza de los recursos naturales de otros, tortura, asesina, secuestra, encarcela ilegalmente, ejecuta guerras económicas para matar de hambre y enfermedades a millones de personas, introduce virus y bacterias para afectar seres humanos, la fauna y la flora, se toman el derecho de auto proclamarse “paladines” de los derechos humanos.

El 15 de marzo de 2006 la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, fue sustituida por el Consejo de Derechos Humanos como organismo de la ONU, debido a la manipulación política que existía.

En la votación secreta para seleccionar los nuevos 47 Estados miembros, Estados Unidos no fue elegido, a diferencia de Cuba que obtuvo los votos suficientes.

No fue hasta 2009 que los yanquis pudieron formar parte del Consejo, pero al no poder manipular a los todos los miembros, en junio de 2018 abandonaron el Consejo de Derechos Humanos, al no soportar que Cuba y Venezuela sean miembros y su aliado Israel forme parte permanente de la agenda del Consejo, por violar sistemáticamente los derechos humanos.

En febrero 2021 Estados Unidos manifestó su aspiración de ser seleccionado para regresar al Consejo, pero advirtió: “seguiremos denunciando los abusos cometidos en países como Cuba, Venezuela, Nicaragua o Irán”, como si el mundo no supiera que ellos son los máximos violadores de los derechos humanos.

Un informe de la organización Human Rights First del 2007, asegura que, en la cárcel de la Base Naval en Guantánamo creada en 2002, se violan sistemáticamente los derechos humanos, debido a los abusos y torturas a los detenidos.

El documento relata que se emplean posiciones de estrés, manipulaciones de temperatura, privaciones de sueño con ataques sensitivos de luz y ruido, entre otras torturas. No por gusto la Casa Blanca le prohibió al relator especial del Comité contra la Tortura de la ONU, visitar la cárcel. Pero de eso no habla el Departamento de Estado, ni permite que la prensa oficialista norteamericana desarrolle campañas en su contra.

El informe presentado por el Comité Internacional de la Cruz Roja en 2007, expone que, entre las torturas aplicadas a los presos de la cárcel en Guantánamo, figuran laasfixia por agua, golpes y patadas, confinamiento en una caja, desnudez prolongada, privación del sueño, la exposición a música alta, a temperaturas fría o a agua fría y el uso prolongado de esposas y grilletes.

Sigue leyendo