Filtran documentos que prueban complot del Reino Unido contra Rusia.


Por Arthur González.

Sin el menor respeto por los derechos humanos y en demostración de hasta dónde son capaces de llegar quienes no admiten posiciones soberanas de otros países, se plasma en una carta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Londres, Foreign Office, la cual revela planes subversivos para contrarrestar la llamada “desinformación y propaganda” de Rusia hacia su propio pueblo y de Europa, documento secreto divulgado por el grupo de hackers Anonymous, en estos días de febrero 2021.

Ese complot forjado por la inteligencia británica no es novedoso, pues nunca han dejado de atacar a Rusia, a la que consideran como su rival más temible y por eso destinan presupuestos millonarios para lograr ensuciar la imagen de Moscú y a su líder Vladimir Putin.

Los documentos filtrados por informáticos del grupo de Anonymous, ponen al descubierto planes secretos donde se comprueba la obstinación del Gobierno del Reino Unido por socavar la estabilidad interna de Rusia, específicamente en los casos de los fabricados envenenamientos de los Skripal y de Alexei Navalni, con el objetivo de satanizar a la administración Putin y preparar el escenario para incrementar las sanciones en su contra, por Estados Unidos y la Unión Europea, las que buscan crear malestar en la ciudadanía, especialmente los jóvenes y que estos salgan a las calles a derrocar al actual gobierno, mediante el llamado Golpe Suave.

Esas informaciones exponen que el tema del envenenamiento de Navalni es falso y solo fue el pretexto construido para atacar a Moscú y justificar más sanciones.

Los informes revelados afirman que compañías del Reino Unido, tras las que se esconden los servicios de inteligencia británicos, admiten que son responsables de las recientes protestas contra Moscú, organizadas a través de Telegram, prueba de lo que hacen aquellos que se dicen “preocupados por los derechos humanos”.

Sigue leyendo