Listado de Cuba sobre acciones terroristas de Estados Unidos.


Por Arthur González.

Los Estados Unidos se toman el derecho de hacer listas para incluir en ellas a los países que no se arrodillan a sus pies, sin embargo, son los mayores terroristas y el abrigo seguro de cientos de asesinos.

Cuba también puede confeccionar un listado de personas y entidades a sancionar en Estados Unidos por ejecutar actos criminales, acoger terroristas y apoyar a países como Israel y las dictaduras militares en los años 60 y 70 del pasado siglo XX.

Washington brindó apoyo material y político al régimen de África del Sur, cuando llevaba a cabo el despreciable sistema del Apartheid y a otras dictaduras en ese continente que reprimieron salvajemente a sus pueblos, con una carga inigualable de crímenes de lesa humanidad.

Guerras imperiales como las de Corea, Viet Nam, el lanzamiento de dos bombas nucleares sobre la población civil de Japón, son acciones históricas que por sí solas bastan para sentar a los yanquis en un tribunal internacional.  

Los actos de terrorismo de Estado Unidos contra Cuba son innumerables, van desde organizar, entrenar y financiar a terroristas asesinos, invasiones mercenarias, hasta otorgar refugio legal a miles de esbirros manchados de sangre, orientados por oficiales del FBI y la CIA.

Encabezando la lista deben estar los 12 presidentes de los últimos 62 años, porque todos han aprobado planes de corte terrorista contra el pueblo cubano.

El 23 de diciembre de 1958 el presidente Dwight Eisenhower, con apoyo del entonces director de la CIA, Allen Dulles, afirmó en la reunión del Consejo de Seguridad Nacional: “Hay que evitar la victoria de Fidel Castro”.

El 1ro de enero de 1959 Estados Unidos amparó a los asesinos y torturadores del régimen del dictador Fulgencio Batista, que huyeron de la justicia cubana y a pesar de las notas diplomáticas reclamando su extradición, les concedieron el estatus de “Refugiados Políticos”.

El 28 de enero de 1959 se conformó en Miami, la primera organización contrarrevolucionaria para conspirar contra la victoriosa revolución cubana, denominada La rosa blanca, dirigida por Rafael Díaz-Balart. Tampoco condenaron al estadounidense Allen Mayer, quien procedente de Estados Unidos llegó ese mes a Cuba en una avioneta, con la intención de asesinar a Fidel Castro.

Participaron en la conocida Conspiración Trujillista, que pretendía crear una fuerza militar en las provincias centrales para derrocar al gobierno revolucionario. La misma fue conocida con antelación y desmantelada el 13 de agosto de 1959 en la ciudad de Trinidad.

Sigue leyendo