La división, arma preferida del enemigo.


Por Arthur González.

Añejo es el concepto de “Divides y vencerás” y lo que Estados Unidos trata de ejecutar contra todos los movimientos revolucionarios y Cuba ha sido un campo de batallas en ese aspecto.

Desde antes del triunfo revolucionario de 1959, Estados Unidos pretendió dividir a las fuerzas que luchaban contra la tiranía de Fulgencio Batista, por eso auparon la formación del 2do Frente Nacional del Escambray y enviaron al mismo al agente CIA, el estadounidense William Morgan y al oficial John Spiritto, con el objetivo de evitar la unidad entre el Movimiento 26 de julio, el Directorio Estudiantil 13 de marzo y el Partido Socialista Popular.

Ese propósito lo declaró el mismo Spiritto al ser detenido el 5 de diciembre de 1962 por la Seguridad del Estado de Cuba.

El gobierno español también empleó el mismo método de la división interna de las fuerzas revolucionarias, algo que José Martí, denunció el 28 de mayo de 1892 en el periódico Patria, donde expuso:

“El gobierno español se ha cosido a la realidad, ha señalado uno por uno a sus enemigos, los sigue con un hombre al talón…divide por la calumnia y por el hábil cultivo de las pasiones humanas, a los cubanos en quienes un reparto personal o una obligación de clase o un mal entendido compañerismo, pudiesen más que el deber con la patria”.

Y añadía:

Sigue leyendo