Los yanquis y sus asesinatos.


Por Arthur González.

Con una virtual licencia para asesinar, los Estados Unidos eliminan a sus adversarios con total impunidad, sin ser sancionados, condenados o acusados por ningún país de la Unión Europea, la ONU, la OEA, el Vaticano y menos por Organizaciones No Gubernamentales que se dedican a observar con lupa, a los países que asumen posiciones soberanas.

La historia está llena de asesinatos ejecutados por los yanquis e incluso le brindan refugio seguro, a quienes eliminan a opositores en naciones no afines a ellos, sin que sean incluidos en listas espurias.

El pasado 3 de enero 2021 se conmemoró el primer aniversario del vil asesinato del general iraní Qasem Soleimani, junto al jefe de las milicias de Irak, Al Muhandis, cuando ambos se encontraban en el aeropuerto de Bagdad, capital de Irak.

El asesinato se produjo mediante el empleo de un avión no tripulado, que lanzó misiles contra los autos en los que se trasladaban ambos militares.

La acción fue reconocida por el Pentágono y en una declaración oficial afirmaron que “el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dirigió ese ataque, bajo el pretexto de que el general Soleimani desarrollaba planes para atacar a los diplomáticos estadounidenses en Irak y en toda la región”, algo carente de pruebas y sin justificación para llegar al asesinato de seres humanos, lo que demuestra la carencia de escrúpulos de los yanquis y sus permanentes violaciones a los derechos humanos, con sus actos terroristas. 

Sin embargo, Estados Unidos dice “luchar” contra el terrorismo y el extremismo internacional, pero a la vez utiliza esos actos como una herramienta de su política hegemónica mundial.

Sigue leyendo