Lacayos españoles de los yanquis que no ven la luz.


Arthur González.

Hay ciertos españoles que parece no conocer la historia del pueblo cubano y su estoicismo frente al reino de España en el siglo XIX y ante la criminal guerra económica, comercial, financiera y biológica desarrollada por Estados Unidos desde 1959 y por eso asumen posiciones a favor del imperialismo yanqui.

Entre esos están José María Aznar, premiado en Miami por su política anticubana, Esperanza Aguirre, Isabel Díaz Ayuso, actual presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Fernando Adolfo Gutiérrez Díaz de Otazu, diputado del Partido Popular y varios eurodiputados como Joseph Borrell y Leopoldo López Gil, quienes siempre están prestos a sumarse a las campañas de mentiras fabricadas por Washington, en su viejo deseo de falsear la realidad cubana y satanizar a la Revolución.

La más reciente acción subversiva es el engendro San Isidro, grupúsculo que demuestra la baja catadura moral de sus exiguos integrantes, respaldados por el Departamento de Estado y seguido por los sirvientes que reciben órdenes de sumarse a la campaña.

En Cuba existe un pueblo unido, con cultura política que sabe perfectamente la estrategia yanqui y rechaza la injerencia en sus asuntos internos, condena la guerra económica, el terrorismo de estado ejecutado por Estados Unidos y sus programas subversivos para destruir el socialismo que tanto odio causa en la Casa Blanca.

Recientemente, Isabel Díaz Ayuso se pronunció sobre “la falta de libertades que se viven en Cuba a la hora de ejercer el periodismo independiente”, que como se sabe es diseñado y financiado por la CIA, a través de sus organizaciones pantallas la USAID y la NED.

A pesar de la cruzada mediática, en la Isla no hay un solo periodista desaparecido ni asesinado, como ocurre en muchos países, pero ante eso ninguno de los que apoyan las mentiras anticubanas alzan su voz para condenarlos, prueba de su doble moral y la defensa de los derechos humanos en ropa interior.

Sería interesante observar a esos funcionarios españoles compartiendo con la bajeza y ausencia de educación formal de los miembros del grupúsculo contrarrevolucionarios que defienden, entonces conocerían quienes son y la carencia de valores éticos, dándose cuenta que en realidad no representan al pueblo de Cuba y solo actúan por dinero.

¿Por qué razones Isabel, Fernando Adolfo y Joseph no acusan al presidente de Colombia, Iván Duque, por los crímenes que comete contra los líderes sociales y permite las masacres de campesinos y ex miembros de las FARC, e incumple los acuerdos de paz?

¿No es acaso una violación total de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, las 343 personas asesinadas durante el 2020 en Colombia y las 83 masacres de campesinos?

Hasta la fecha se registran 246 asesinatos entre los firmantes del acuerdo de paz, 291 de líderes sociales y defensores de los derechos humanos por grupos paramilitares, entre ellos 131 mujeres asesinadas por solamente por su liderazgo social y defender los derechos de sus conciudadanos.

Sigue leyendo