Planes de Estados Unidos para subvertir a los jóvenes cubanos.


Por Arthur González.

Desde 1959 cuando el gobierno de Estados Unidos ordenó a la CIA fabricar una contrarrevolución en la Isla, con el propósito de destruir el proceso revolucionario, la juventud cubana ha sido un objetivo priorizado de su accionar subversivo. Esa línea de acción política fue expuesta porel entonces director de la CIA, Allen Dulles,cuando afirmó:

“Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder. Nuestra principal apuesta será la juventud, la corromperemos, desmoralizaremos y pervertiremos.”

Por esa razón, en el Proyecto Cuba de febrero 1962 plantearon:

“El Departamento de Estado y la CIA continúan explorando sus capacidades para montar operaciones especiales dentro de Cuba, centradas sobre elementos activos de la población, específicamente operaciones a través de la Iglesia para llegar a las mujeres y sus familiares, así como mediante los contactos laborales para alcanzar a los trabajadores. Otros elementos alistados incluyen a las agrupaciones de jóvenes y profesionales”.

“La CIA ha concluido que su papel real será el de crear la ilusión de que un movimiento popular gana apoyo exterior, y ayudar a establecer un clima que permitirá actos provocativos en apoyo a un cambio hacia una acción abierta en Cuba”.

Nada ha cambiado en sus planes y por eso la juventud sigue en su mirilla, con la aspiración de que se convierta en protagonista de ese anhelado cambio de sistema en Cuba.

En mayo de 1971 en sus proyectos subversivos contra la Revolución expresaron:

“El objetivo es desarrollar el escepticismo y desaliento entre la juventud cubana hacia su sociedad, pero de una forma que esté bajo llave y que no provoque una oposición activa y la consecuente represión”.

Volvieron a fracasar, pero no cesaron en sus sueños y el presidente George W. Bush al aprobar su plan para una Transición en 2004, dijo:

Sigue leyendo