El Mossad asesina a destacado científico nuclear iraní.


Por Arthur González.

Con total impunidad, el servicio de inteligencia de Israel asesinó el 27 de noviembre 2020 al prominente científico nuclear iraní Mohsen Fajrizadeh, en un ataque terrorista cuando transitaba por una carretera de la localidad de Absard, en la provincia de Teherán.

No es la primera vez que el Mossad asesina a un científico nuclear, ante el temor de que puedan avanzar las investigaciones y alcanzar un arma nuclear, sin que Estados Unidos los sancione por tales actos ni orqueste campañas mediáticas en su contra, como hacen con países que poseen gobernantes que no son de su agrado, en demostración de su falta de moral.

Desde hace años, los yanquis presionan a la ONU para condenar a la República de Irán por su programa nuclear con fines pacíficos y por eso el nombre de Fajrizadeh consta en algunas de las resoluciones sancionatorias de la ONU, debido a su trabajo en el inventado “desarrollo de armas atómicas” de su país, algo que especialistas occidentales han comprobado su falsedad.

A finales de la década de los 80 del siglo XX, fue asesinado en la capital de Francia, el eminente científico de origen egipcio, Yahia El Meshad, quien trabajaba en el proyecto de la construcción de un reactor nuclear que París preparaba para vender a Irak, algo que Israel no aceptaba y por tanto organizó una compleja operación para destruir el reactor en suelo francés.

Meshad viajó a París para inspeccionar el proyecto, donde un katsa, (oficial de los servicios especiales) llamado Yehuda Gil, intentó reclutarlo, negándose el científico. Una noche después, miembros de El Mossad lo degollaron mientras dormía en su habitación del hotel.

Sigue leyendo