La CIA insiste en promover en Cuba una Revolución de Colores.


Por Arthur González.

Desde 1959 la CIA trabaja por derrocar a la Revolución cubana, muchos han sido sus programas y operaciones encubiertas para lograrlo, pero todas fracasaron, incluso sus planes de asesinato y los actos terroristas.

Ahora pretenden aprovechar las nuevas tecnologías de las infocomunicaciones para influir en los jóvenes y que estos se lancen a protestar contra las penurias, como si no supieran que las leyes yanquis para incrementar la guerra económica y financiera, son las responsables.

En 1996 la RAND Corporation, del Instituto de Investigaciones para la Defensa Nacional de Estados Unidos, preparó un estudio para el Departamento de Defensa, titulado “Las telecomunicaciones cubanas, las redes de computación y sus implicaciones en la política de Estados Unidos”, para “ayudar a la apertura en Cuba y forzar el surgimiento de una sociedad civil independiente”. 

Entre sus objetivos estaban: “alentar el enlace de Cuba a Internet, utilizarla para transmitir noticias y análisis balanceados, promover el uso en universidades y otros destinatarios”.

Eso es lo que hoy ejecutan para fabricar “opositores” y desvirtuar la realidad cubana entre la población, principalmente en los jóvenes.

Acto seguido el presidente William Clinton, ordenó a la USAID iniciar un programa hacia Cuba, al que denominaron “Proyecto Cuba”.

En marzo del 2005 Roger Noriega, Subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, afirmó en una audiencia congresional: “Estados Unidos flexibilizó los requisitos de las licencias para que, por primera vez, puedan ser entregadas computadoras personales de alta velocidad, a grupos de la sociedad civil en Cuba”.

Seguidamente la USAID repartió cerca de 35 millones dólares para proyectos subversivos contra Cuba, muchos de ellos vinculados al tema de la informática y las comunicaciones.

En mayo 2008, la USAID discutió la necesidad de distribuir 45,7 millones de dólares, asignados por el Presidente George W. Bush para la subversión contra Cuba y la necesidad de introducir en la Isla celulares, equipos modernos de comunicación, computación y software.

Con eso iniciaron una carrera desenfrenada para atraer a la juventud cubana y promover a través de Internet, desórdenes sociales al estilo de las llamadas “Revoluciones de Colores”.

En 2012 la Fundación Heritage y Google Ideas efectuaron un evento, donde recomendaron al gobierno norteamericano la creación de una red Wifi remota, para posibilitar el acceso a Internet de los cubanos. El Senador Marco Rubio, participante en el mismo, aseguró: “El sistema totalitario cubano podría derrumbarse, si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, pues Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.

Sigue leyendo