La CIA mueve a sus peones contra Cuba.


Por Arthur González.

Como si el mundo estuviera inundado de gente que no piensa, Estados Unidos con la CIA, vuelve a intentar organizar provocaciones internas en Cuba, ahora con personas de baja catadura moral y sin ética alguna, con la fabricación del llamado Movimiento San Isidro.

Quienes observan las imágenes de los integrantes de ese grupúsculo, pueden sacar sur propias conclusiones, pues una imagen vale más que mil palabras.

Difundidos hasta la saciedad en las redes sociales, declaraciones de funcionarios del Departamento de Estados y de su embajada en La Habana, el cabecilla de dicho grupúsculo contrarrevolucionario Luis Manuel Otero Alcántara, se auto califica de “artista”, vieja táctica empleada con aquel que se denominaba “El Sexto”, al que le dieron el título de grafitero, sin saber ni que era un pincel, pero por su adicción al alcohol y las drogas, hacia lo que le ordenaran.

Mike Pompeo, ex director de la CIA y actual secretario de Estado, confesó que en sus escuelas se enseña a mentir y de eso Cuba tiene infinitas pruebas, entre ellas el caso de Armando Valladares, preso por terrorismo, a quien de la noche a la mañana convirtieron en poeta y “paralítico”, apoyado con una amplia cobertura de prensa durante años. Al final todo se descubrió, la invalidez era una mentira garrafal.

Al no contar con opositores ni disidentes reales, los yanquis tienen que acudir a quienes por algunos dólares estén dispuestos a ejecutar sus instrucciones y ese es el actual caso del Movimiento de San Isidro, con miembros que solo inspiran rechazo de los cubanos por sus actos, el irrespeto a los símbolos patrios y sus demostraciones públicas que evidencia su ausencia de educación y moral.

Alguien se ha preguntado de qué dinero vive Luis Manuel Otero y sus amigos. Es fácil responder, del que reciben de los yanquis, de ahí el apoyo oficial del Departamento de Estado.

Sigue leyendo