Cuba la mayor víctima del terrorismo yanqui en el mundo.


Por Arthur González.

Desde 1959 Cuba ha sufrido la mayor cantidad de actos terroristas ejecutados por los Estados Unidos en el mundo, algo de lo que no hablan las fabricadas organizaciones que dicen defender los derechos humanos, incluido el actual Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, la OEA, la Unión Europea, el auto titulado Observatorio de los Derechos Humanos en Cuba y otros organismos internacionales.

El accionar de la CIA por orientaciones del gobierno de los Estados Unidos, fue criminal, con el propósito de sembrar terror entre la población cubana y destruir el naciente proceso revolucionario.

El 28 de enero de 1959 se creó en Miami la primera organización contrarrevolucionaria, denominada La Rosa Blanca, bajo la dirección de Rafael Díaz-Balart, quien llevó a cabo numerosos hechos terroristas contra objetivos económicos y sociales e incluso infiltraciones por mar de grupos de emigrados para ejecutar esos actos, todos bajo la dirección y financiamiento de la CIA.

A solo unas semanas del triunfo revolucionario se ejecutaron los primeros hechos terroristas, como la colocación de explosivos facilitados por la CIA, contra la fábrica de papel de bagazo de caña en Cárdenas, Matanzas, el periódico Revolución, donde resultó herido un trabajador, la planta de bombeo de agua en Matanzas, la fábrica de jabón en Jovellanos, Matanzas y el bombardeo aéreo procedente de Estados Unidos de ciudades, centrales azucareros y campos de caña, con el fin de ahogar la economía cubana, primeros pasos de la guerra económica, comercial y financiera, aún vigente.

Entre 1959 y 1968 aviones norteamericanos realizaron 78 actos terroristas que ocasionaron 93 heridos.

El primero fue el 21 de octubre de 1959, durante la celebración en La Habana de la reunión de la Asociación de Porteadores de Turismo, cuando un avión norteamericano lanzó varias bombas sobre la capital cubana y propaganda contra la Revolución.

Aquel acto causó la muerte de dos ciudadanos y 42 heridos. El avión procedente de Pompeno Beach, Miami, era piloteado por el agente CIA Frank Sturgis y el traidor cubano Rafael Díaz Lanz.

Sigue leyendo