La maquinaria de comunicación mediática y terror contra Cuba.


Por Arthur González.

Desde los años iniciales de la Revolución cubana, especialistas yanquis en guerra psicológica, iniciaron acciones para satanizarla, amedrentar a los incautos y sembrar pánico en la Isla.

Un ejemplo de su falta de escrúpulos se puso de manifiesto cuando en diciembre de 1960, la CIA inició la inhumana Operación Peter Pan, a través de un mensaje desde la entonces Radio Swan, inaugurada como resultado del 1er Programa de Acciones Encubiertas, aprobado por el presidente Eisenhower, que decía:

¡Madre cubana, la próxima ley del gobierno será para quitarte a tus hijos, desde los 5 años y devolvértelos a los 18 convertidos en monstruos del materialismo! ¡Ve a la iglesia y sigue las orientaciones del clero!”.

Comenzaban los mensajes de odio y terror emanados por Estados Unidos contra Cuba, cargados de mentiras y respaldados por su programa de guerra psicológica, el cual afirmaba:

“Para que la oposición pueda ser oída y la base de apoyo popular de Castro sea socavada, es necesario desarrollar los medios de comunicación masiva para el pueblo cubano e iniciarse una poderosa ofensiva de propaganda en nombre de la oposición”.

En aquella tarea participaron el agente CIA David Atlee Phillips, como jefe de propaganda y el oficial Howard Hunt, quien viajó a La Habana en mayo de 1960, para observar la actitud de los cubanos hacia el gobierno revolucionario.

Sigue leyendo