Enseñanzas de la derecha.


Por Arthur González.

Muchas lecciones brindan la derecha internacional encabezada por Estados Unidos, cuando luchan por mantener su hegemonía. Ahí enseñan con todo rigor, que para lograrla no se respetan leyes, convenciones ni tratados internacionales y la justicia se somete a sus órdenes.

Presiones políticas, chantajes y amenazas son sus armas preferidas, con el fin de arremeter contra líderes de izquierda que llevan a cabo programas a favor del pueblo, algo considerado por los yanquis como “malos ejemplos” que deben ser arrancados de raíz.

Así pasó con el presidente Manuel Celaya en Honduras, Dilma Rousseff de Brasil, la argentina Cristina Fernández, Luis Ignacio Lula en Brasil, el boliviano Evo Morales y Rafael Correa de Ecuador.

Todos sufrieron persecución encarnizada política, acusados con causas fabricadas para dañar su moral e imagen ante el pueblo, con el único objetivo de impedirles gobernar con sentimientos humanos que favorecen a los desposeídos, situación considerada por Washington como un modelo inadmisible.

Los yanquis denominan el “eje del mal” a Cuba, Venezuela y Nicaragua, por ser los procesos revolucionarios que más se les enfrentan y que denuncian a voz en cuello sus agresiones y desmanes ejecutados, entre ellos la criminal guerra económica, comercial y financiera, para que sus gobiernos no sean un paradigma de bonanza económica a imitar, por otros países de la región.

Sigue leyendo