Las campañas de prensa de Estados Unidos


Por Arthur González.

Estados Unidos desarrolla la guerra psicológica desde hace mucho tiempo, con el propósito de influir en la mente de los ciudadanos y que estos crean todo lo que la prensa publica en contra de personas y gobiernos que no son de su agrado, muchos documentos oficiales lo confirman.

Frank Wisner, de la dirección de planes de la CIA, inició una Operación secreta a mediados del siglo XX, con el objetivo de crear matrices de opinión favorables a los programas de la CIA, mediante la conformación de campañas de prensa, para lo cual reclutó a reconocidos periodistas de importantes órganos de prensa, los que siguiendo sus orientaciones comenzaron a escribir y difundir informaciones manipuladas, para influir en los estados de opinión de las masas.

Dicha Operación fue bautizada con el nombre clave “Mockingbird” y la Revolución cubana fue uno de sus primeros objetivos, con vistas a lograr el aislamiento internacional con noticias falas y tergiversadas, redactadas para esa despiadada guerra psicológica, en la que Estados Unidos poseía una amplia experiencia después de la segunda guerra mundial.

“Mockingbird” contó con el apoyo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), creada en 1943 para defender los intereses mediáticos de Estados Unidos en América Latina, e implantar su plataforma ideológica.

Philip Agee, ex oficial CIA con amplia experiencia en el trabajo subversivo en América Latina, declaró que “desde finales de los 50 e inicios de los 60 del siglo XX, el sector de la prensa constituía una de las prioridades de las Estaciones de la CIA ubicadas en terceros países, con el objetivo de potenciar o soslayar la cobertura de informaciones, según sus intereses”.

En el primer plan de Acciones Encubiertas de la CIA contra Cuba, aprobado el 17 de marzo de 1960, uno de sus cuatro requisitos principales señala:

“Es necesario desarrollar los medios de información hacia el pueblo cubano, con el fin de iniciar una poderosa ofensiva propagandística en nombre de la oposición declarada”.

Ese mismo plan incluye otros aspectos sobre el tema, al afirmar:

“Como voz principal de la oposición, se propone establecer una estación de radio “gris” controlada por Estados Unidos… La preparación de los guiones será en Estados Unidos. […] Además del apoyo que se está dando a los medios de prensa, se planifica uno mayor para el futuro”.

El 18 de enero de 1962 se aprobó contra Cuba, la conocida Operación Mangosta y en el tema de la información plantea:

La Agencia de Información, USIA, propondrá el 15 de febrero un plan para llevar a cabo la explotación de acciones altamente psicológicas, encaminadas a despertar la simpatía mundial en favor del pueblo cubano, que combate al régimen comunista, y tendrían como objetivo estimular a los cubanos en la Isla para que se unan a la causa.

Este tipo de operaciones son las que aun ejecutan contra Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Siria, Irán, China, Rusia y contra todos aquellos que no se arrodillan a sus pies.

Para sus campañas subversivas, la CIA fabricó el llamado Centro por la Ayuda Internacional a los Medios, (CIMA), el cual públicamente forma parte de la National Endowment for Democracy (NED), que no es más que una organización aprobada por ley del Congreso el 18 de noviembre de 1983, para dar continuidad a las acciones secretas de la CIA, específicamente operaciones de acción política.

Allen Weinstein, historiador y primer presidente de la NED, declaró en 1991:

Mucho de lo que hoy hacemos en NED, ya lo hacía la CIAhace 25 años, pero de forma encubierta”.

Para quienes lo duden basta recordar lo que dijo María Corina Machado, contrarrevolucionaria venezolana y colaboradora de la CIA, al confesar que mantenía relaciones con CIMA y el dinero que recibía de dicho engendro, era para “mantener la libertad de prensa en Venezuela”.

El presupuesto que ha recibido CIMA en los últimos años, es de cientos de millones de dólares para su labor de propaganda mediática y de influencia negativa, principalmente contra Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Es público que el gobierno yanqui es el mayor proveedor de fondos en el mundo, para el desarrollo de campañas mediáticas en los medios informativos, incluidas las redes sociales. Parte de esos millones de dólares son recibidos por aparentes “ONG” extranjeras y ciertos periodistas que divulgan artículos preparados por especialistas en guerra psicológica de la CIA.

CIMA ocupa un papel importante en la injerencia yanqui en la región de las Américas, compra periodistas y editores, tal como hicieron en Ecuador, donde a partir del 2014 invirtieron treinta millones de dólares anuales, para desarrollar una campaña que permitiera cambiar el resultado que se esperaba en las elecciones presidenciales.

La CIA sabe que, en muchos países e incluso en los propios Estados Unidos, con dinero abundante pueden encontrar periodistas que se presten a publicar noticias falsas y tergiversadas, para el desarrollo de su cruzada informativa contra aquellos países que consideran sus enemigos.

Estados Unidos desarrolla una carrera desenfrenada a través de Internet, para atraer a la juventud cubana hacia sus proyectos subversivos, con el propósito de promover desórdenes sociales al estilo de las llamadas “Revoluciones de Colores”.

Ya en el 2013 el Departamento de Estado anunciaba proyectos para promover la “democracia y los derechos humanos” en Cuba, uno de ellos con el uso de herramientas digitales “para ser utilizadas de forma selectiva y segura por la población civil cubana, junto con otra iniciativa para el fomento de igualdad y defensa de las redes sociales de los afrocubanos”.

Hoy la guerra psicológica arremete en las redes sociales sobre los impactos emocionales, principalmente de los jóvenes, para confundirlos y manipular sus sentimientos.

Por eso, recientemente el presidente cubano Miguel Díaz-Canel alertaba:

“…La estrategia enemiga es atacarnos por varios frentes y disparar por todos los flancos posibles…Van al ataque incesante de todo lo que se hace y promueven las instituciones del Estado o sus dirigentes para desacreditarlos, y su imagen es objeto permanente de escarnio y difamación”.

“… No han desistido en la búsqueda de puntos de quiebra en la unidad nacional, magnifican los posibles disensos en asuntos sensibles como el matrimonio igualitario, el racismo, la violencia contra la mujer, o el maltrato a los animales, por mencionar algunos…”

“Hay mucho dinero corriendo, pero hay, además, laboratorios ideológicos, porque los nuevos terrenos de operación virtual y mediática han demostrado efectividad en cuanto a la manipulación y a desarmar ideológicamente a los pueblos en nuestra región y en el mundo…Con sus sistemas de medios y sus mercenarios de turno, trabajan para sembrar desesperanza y desaliento…”

La Revolución cubana es un bastión duro de roer, el pueblo sabe lo que tiene y lo quiere mejorar, pero no perder, porque como dijo José Martí:

“Una vez gozada la libertad, no se puede ya vivir si ella”

Un pensamiento en “Las campañas de prensa de Estados Unidos

  1. Pingback: Las campañas de prensa de Estados Unidos. | ZonaFranK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s