Las campañas de prensa de Estados Unidos


Por Arthur González.

Estados Unidos desarrolla la guerra psicológica desde hace mucho tiempo, con el propósito de influir en la mente de los ciudadanos y que estos crean todo lo que la prensa publica en contra de personas y gobiernos que no son de su agrado, muchos documentos oficiales lo confirman.

Frank Wisner, de la dirección de planes de la CIA, inició una Operación secreta a mediados del siglo XX, con el objetivo de crear matrices de opinión favorables a los programas de la CIA, mediante la conformación de campañas de prensa, para lo cual reclutó a reconocidos periodistas de importantes órganos de prensa, los que siguiendo sus orientaciones comenzaron a escribir y difundir informaciones manipuladas, para influir en los estados de opinión de las masas.

Dicha Operación fue bautizada con el nombre clave “Mockingbird” y la Revolución cubana fue uno de sus primeros objetivos, con vistas a lograr el aislamiento internacional con noticias falas y tergiversadas, redactadas para esa despiadada guerra psicológica, en la que Estados Unidos poseía una amplia experiencia después de la segunda guerra mundial.

“Mockingbird” contó con el apoyo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), creada en 1943 para defender los intereses mediáticos de Estados Unidos en América Latina, e implantar su plataforma ideológica.

Philip Agee, ex oficial CIA con amplia experiencia en el trabajo subversivo en América Latina, declaró que “desde finales de los 50 e inicios de los 60 del siglo XX, el sector de la prensa constituía una de las prioridades de las Estaciones de la CIA ubicadas en terceros países, con el objetivo de potenciar o soslayar la cobertura de informaciones, según sus intereses”.

En el primer plan de Acciones Encubiertas de la CIA contra Cuba, aprobado el 17 de marzo de 1960, uno de sus cuatro requisitos principales señala:

Sigue leyendo