Un sacerdote que miente.


Por Arthur González.

José Conrado Rodríguez Alegre, sacerdote católico cubano, es uno de los servidores de la mafia terrorista anticubana de Miami, vinculada estrechamente a los asesinos y torturadores del gobierno del dictador Fulgencio Batista, que en enero de 1959 encontraron refugio seguro en Estados Unidos, huyéndole a la justicia por sus crímenes.

Hoy se relaciona estrechamente con los hijos de aquellos esbirros que ensangrentaron las calles de Cuba, situación que jamás menciona en sus intervenciones en la TV de Miami, ni en los libros que le publican, donde intentar difamar la obra de la Revolución cubana.

Por estos días José Conrado vuelve a cargar su pluma mercenaria, mediante un libro titulado: “Resistencia y sumisión en Cuba: El fenómeno de la disidencia en los países totalitarios”.

Si algo tiene Cuba es hidalguía y soberanía, por eso está sometida desde hace 60 a una criminal guerra económica y financiera ejecutada por Estados Unidos, precisamente por no ser sumisa ni arrodillarse a sus pies, como hicieron los gobiernos anteriores.

Sigue leyendo