La Unión Europea se arrodilla ante Estados Unidos.


Por Arthur González.

Por inverosímil que parezca, la Unión Europea ha cedido su soberanía a los Estados Unidos, quien le impone conductas a seguir bajo constantes amenazas de sanciones económicas, situación agravada con la administración de Donald Trump, quien actúa como el emperador mundial.

Así quedó demostrado en el reconocimiento inmediato del auto nombrado presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Juan Guaidó, carente de legitimidad y apoyo popular, solo porque recibieron órdenes de Washington, algo que jamás aceptarían si ocurriera en uno de los países miembros de la Unión Europea.

Para quienes lo duden, basta recordarles que la formulación de soberanía se estampó en el artículo 399 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada el 26 de agosto de 1789 por la Asamblea Nacional Constituyente francesa, como uno de los documentos fundamentales de esa Revolución (1789-1799), donde se define que: “Toda soberanía reside esencialmente en la nación”.

Ese principio de soberanía significa “independencia de cada nación, y es indivisible e inalienable,por lo que no puede existir norma que esté por encima de esta”.

Sin embargo, al analizar la conducta asumida por la Unión Europea en relación al gobierno legítimo, por elecciones populares, del presidente Nicolás Maduro, se comprueba la total dependencia a la Casa Blanca, algo que causa vergüenza por dejar pisotear su independencia soberana, de tomar sus propias decisiones políticas y económicas.

Sigue leyendo