Cólera yanqui ante fracasos contra Venezuela.


Por Arthur González.

Ante los constantes fracasos por derrocar a la Revolución Bolivariana de Venezuela, Washington no ha encontrado más acciones y ahora preparan a la opinión pública para lanzar la invasión militar, vieja fórmula empleada en América Latina y otros países del mundo.

Desde que Hugo Chávez ganó las elecciones en Venezuela, Estados Unidos inició sus planes subversivos, hasta llegar al bochornoso golpe de Estado, con el apoyo político de su peón José María Aznar. Aquella maniobra les salió mal y Chávez regresó victorioso a Caracas, dándole más dolores de cabeza al imperio.

Ni las acciones de terrorismo llevadas a cabo por la llamada oposición venezolana, entrenada, abastecida y financiada por la CIA, ni la guerra económica, comercial y financiera, y menos aún el intento de proclamar a un títere como presidente del país, sin ser electo por el pueblo, les ha resultado y por tanto no ven más salida que la intervención militar.

Ante el nuevo escenario que se avecina en la región, con un México que no se les subordina, una Argentina sin Macri, un Chile al borde del colapso, Bolivia a las puertas de elecciones donde el partido MAS se vislumbra como favorito y Ecuador a la espera de enviar loma abajo al traidor Lenin Moreno, Estados Unidos parece querer adelantar sus planes militaristas.

Para dar ese peligroso paso, Estados Unidos ha desempolvado viejos planes aplicados contra Cuba, y para ello echan a rodar sus libretos de guerra psicológica, al declarar:

“La Revolución bolivariana adelantada por Chávez, terminó desvirtuándose al poco tiempo de sus ideales socialistas, para quedar reducidos a las actividades del narcotráfico”, por eso acusan de narcotraficantes al presidente Nicolás Maduro y a otras figuras su gobierno.

Ese mismo argumento lo empleó la CIA en su Programa de Acciones Encubiertas contra Cuba, marzo 1960, que dice:

“Se alentará al Consejo adoptar como lema Restaurar la Revolución, para que desarrolle una posición política que se avenga con el lema y se dirija al pueblo cubano como una alternativa política atractiva a la de Castro”.

Dicho Programa culminó con la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos en abril 1961.

Aunque llevan 60 años de frustraciones con Cuba, los nuevos oficiales de la CIA retoman viejos planes, con la esperanza de obtener una victoria. También recurren a la estratagema de declarar a Venezuela como país “patrocinador del terrorismo”, algo que hicieron contra la Revolución cubana, como regalo electoral a los grupos de presión política más poderosos de Estados Unidos, entre ellos el lobby anticubano.

El ser declarado como Estado “patrocinador del terrorismo”, es un arma legal empleada para justificar un conjunto de sanciones, incluso contra terceros países, en violación de leyes internacionales por su carácter extraterritorial.

Las leyes de Estados Unidos permiten que un país así calificado y sus funcionarios, no tengan inmunidad jurisdiccional en las cortes estadounidenses, por ese motivo solo castigan a los gobiernos que no son de su agrado.

Informes fabricados por organizaciones estadounidenses sirven de base a la Casa Blanca para sancionar a su antojo, mientras Estados Unidos, principal promotor y refugio de terroristas, no se menciona ni condena, a pesar de sus Programas y Planes especiales desclasificados, como pruebas irrebatibles de su actuar terrorista.

Estados Unidos posee amplia experiencia en acciones militares, mediante el empleo de pretextos creados por la CIA, tal y como le comentó el director Allen Dulles, al embajador británico, a quien le aseguró que “al negarle a Cuba la compra de armas en occidente, forzaban a Castro a comprarlas en el bloque soviético y en el caso de Guatemala, un envió de armas soviéticas creó la justificación a la CIA para derrocar al gobierno de Jacobo Arbenz”.

Nicolás Maduro y su pueblo resisten agresiones ejecutadas por los yanquis, dirigidas a crear disgustos populares por las limitaciones de alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad, la persecución comercial y financiera, actos terroristas contra fábricas, e incluso en la industria petrolera.

La construcción del Títere, Juan Guiado, y la presión ejercida sobre países aliados para que fuera reconocido, les salió mal, pues pasado un año de su auto proclamación continua sin respaldo popular y afloran sus vínculos con narcotraficantes colombianos y el enriquecimiento ilícito.

Las campañas mediáticas elaboradas para satanizar a Maduro son permanentes, la matriz de opinión va dirigida contra su capacidad intelectual, su ética y moral, les disparan a todos los puntos de su vida personal y política para sembrar la idea de que es “corrupto y se enriquece” con negocios ilícitos.

Acusaciones de supuestos abusos contra los derechos humanos, incluidos asesinatos extrajudiciales, torturas y arrestos arbitrarios, fueron respaldadas por Michelle Bachelet, en total complicidad con Estados Unidos, pero la verdad prevaleció y ella quedó desenmascarada al no asumir una posición similar ante las violaciones en Chile y Bolivia, avaladas con imágenes públicas, algo que en Venezuela no sucede.

Invenciones disimiles genera la CIA sin obtener una sola victoria, como las acusaciones descabelladas que Maduro alberga y trabaja con Hezbollah respaldado por Irán, algo risible.

Ante los fracasos de esas cruzadas asumen la acusación del narcotráfico, olvidándose que hasta la fecha las mismas autoridades yanquis aseguran que el 90% de la droga que ingresa a Estados Unidos, proviene de Colombia y los principales canales de tránsito son el Pacífico con el 84% del tráfico y no el Caribe, que apenas tiene un 7% del tránsito de la droga ingresada ilegalmente a Norteamérica.

Esa realidad no les importa para sus nuevos planes, hay que imputar a Maduro a toda costa, por eso el 26 de marzo 2020 el Departamento de Justicia lo acusó, junto a Diosdado Cabello, “de convertir a Venezuela en un Narco-Estado que auspicia el terrorismo, uniéndose a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia para exportar toneladas de cocaína hacia Estados Unidos”.

Cabe preguntarse, ¿por qué ahora realizan tal acusación, siendo Maduro uno de los hombres más perseguidos y vigilados por la CIA y otras agencias de inteligencia?

En un regreso a la época de los cowboys, William Barr, Fiscal General, anunció una recompensa de 15 millones de dólares por informaciones que ayude a capturar a Maduro, unido a otros 10 millones adicionales por 12 funcionarios o ex miembros de su administración, entre ellos el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López. ¿Es democracia pagar por la cabeza de jefes de Estado?

La impotencia yanqui es evidente y acuden a métodos violatorios de cuanta ley internacional existe y los derechos humanos que dicen defender; a la vez presionan a empresas y gobiernos extranjeros para que no le vendan a Venezuela medicinas y equipos para enfrentar la pandemia del Covid-19.

Estados Unidos parece estar jugando su última carta por cambiar el régimen en Venezuela y fabrican argumentos que justifique su intervención militar, pero como afirmara José Martí:

“Contra la verdad nada dura”.