Mientras atacan a Cuba, el sistema de salud y seguridad social de Estados Unidos se tambalea.


Por Arthur González.

Cuba sometida a una despiadada guerra económica, comercial y financiera desde hace 60, con el propósito de matar a su población de hambre y enfermedades, demuestra que tiene organizado un sistema de salud gratuito, capaz de enfrentar la actual pandemia del Coronavirus, unido a su seguridad social que no deja desamparado a ningún trabajador, algo solo alcanzable con un gobierno donde el ser humano es lo más importante.

Enemigos de Cuba no cesan de señalar manchas y acusaciones falsas, mediante campañas de prensa, especialmente por las redes sociales, pero callan el caos que experimentan sistemas de salud en países desarrollados, entre ellos los Estados Unidos, donde salen a luz las múltiples deficiencias de su sistema, por ser la salud pública un negocio.

Cuando en enero se conoció la magnitud de la epidemia del Coronavirus en China, Estados Unidos le restó importancia con su acostumbrada prepotencia de que a ellos no los afectaría, por tanto, no prepararon su sistema de salud, ni orientaron a la población a tomar medidas para prevenir la enfermedad, en las fronteras no aplicaron planes para detectar pasajeros con fiebre, ni otras acciones que pudieron evitar el contagio.

Cuba desde el inicio preparó a su personal de salud en las fronteras, centros turísticos y de servicios, instruyó al pueblo sobre las medidas higiénico sanitarias que deben asumir para evitar la propagación del virus, organizó rápidamente sus hospitales y otros centros para garantizar el aislamiento de enfermos y sospechosos, puso en marcha el sistema de monitoreo a nivel de barrios con los médicos y las enfermeras que atienden a cada familia y en su momento cortó la entrada de extranjeros.

En todas las escuelas y centros de trabajo dispuso el lavado de manos con hipoclorito de sodio y la limpieza de cuanta superficie pudiera servir de reservorio al virus.

Nada es perfecto, pero existe un sistema capaz de enfrentar la pandemia y la conciencia popular educada, algo de lo que carecen otros países con economías fuertes y sin la guerra económica y financiera que soporta la Isla.

Sin embargo, esos que se pasan el día viéndole manchas al sol en Cuba, no hacen lo mismo contra Estados Unidos u otros países, donde la falta de un sistema de salud popular gratuito, ha costado cientos de vidas.

Estados Unidos enfrenta carencia de material de seguridad necesario para sus médicos y enfermeros que luchan contra el Covid-19, como máscaras, guantes y ropa quirúrgica, exponiéndolos al contagio.

Donald Trump no ha puesto en marcha un plan de contingencia nacional, no le informa a su pueblo que se hace para enfrentar la pandemia, ordena fabricar priorizadamente esos medios de protección, unido a ventiladores y otros suministros necesarios para salvar vidas.

Estados Unidos evidencia la carencia de kits de pruebas, ni decreta reglas de contingencia para atender, sin costo alguno, a personas carentes de recursos económicos, donde la medicina es una industria de hacer dinero.

A más de tres meses de iniciarse la pandemia, Estados Unidos no tiene un plan de rescate económico para sus ciudadanos y el Congreso y la Casa Blanca no se ponen de acuerdo para aprobarlo, a pesar de que las cifras de infestados, sospechosos y muertos aumenta por horas.

No existe seguridad económica para los trabajadores que son enviados a sus casas por el cierre de centros comerciales, de servicios y otros, el gobierno no los respalda y se quedan sin recursos para alimentar a sus familias, pagar la renta y el seguro médico, escenario muy diferente al de Cuba, pero los críticos solo señalan la escasez de alimentos y jabón de baño, obviando los daños de la guerra económica que sufren los cubanos, ni de las ventajas del sistema de salud y seguridad social que disfrutan.

Congresistas demócratas y republicanos no acuerdan un plan de ayuda económica, porque los intereses de las clases dominantes son mayores al del pueblo, mientras las horas pasan y crecen los enfermos, muertos y desempleados.

Trump solo piensa en su reelección y en la caída de las bolsas que puede ser decisiva para sus aspiraciones, el pueblo no está entre sus prioridades. Como parte de su campaña de imagen hace promesas y ofende groseramente a periodistas, asumiendo conductas dictatoriales.

Mientras la inacción está presente en el Congreso y la Casa Blanca, Bill de Blasio, alcalde de la ciudad de Nueva York, alerta que los meses de abril y mayo serán mucho peores, suplicándole a la Casa Blanca medidas para ayudar a la compra de equipos de respiración asistida y otros suministros médicos, responsabilizando a Trump por no mover un dedo para ayudar, aun cuando conoce que más de 100 millones de estadounidenses están en cuarentena, otros 30 mil contagiados y la cifra de muertos supera los 300.

En Florida, el Departamento de Salud informó mil infestados con el Covid-19 y 13 muertos, y no existen suficientes camas para atender a los enfermos, si las cifras continúan creciendo.

Al carecer de un sistema de salud primario como el de Cuba, muchos de los contagiados están entre las personas que regresan del extranjero sin asistir al médico, porque el seguro les cobra la visita y al quedarse en sus casas, infestan a la familia.

Dándole la espalda a esa grave situación interna, Trump hace politiquería, enviándole una carta personal al líder norcoreano, Kim Jong-un, “como muestra de mi disposición para impulsar las relaciones”, ofreciéndose a cooperar en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Quizás pretende copiar a los 52 profesionales cubanos del sector de la Salud que viajaron a Italia para ayudar, no por dinero sino por humanismo y amor a la profesión, unido a 140 que arribaron a Jamaica para luchar contra la pandemia, más otro tanto en Venezuela y Nicaragua, algo que los médicos yanquis no hacen.

Esa es la diferencia que no soportan, porque como aseguró José Martí:

“Cuba no anda de pedigüeña por el mundo, anda de hermana”.