Haz lo que yo digo, pero no lo que hago.


Por Arthur González.

Durante su visita a Cuba en noviembre 2019, el Rey de España Felipe VI, pidió democracia y libertades fundamentales para el pueblo cubano, durante la cena ofrecida al presidente cubano.

Al abordar el futuro de Cuba el Rey expresó: “nada queda congelado en el tiempo y los ciudadanos deberían tener los derechos universales básicos, entre ellos, la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o de reunión”.

En su “lección”, puso como modelo la Constitución española de 1978, “basada en el pacto, la negociación, el consenso y la reconciliación, que ha permitido a España vivir sus mejores años como un país plenamente democrático y los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas y los intereses de nuestros ciudadanos”.

Pero la realidad de los españoles parece que no es exactamente la que el Rey quiso que los cubanos imitaran, pues en la reciente visita de trabajo realizada por Philip Alston, relator especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, perteneciente al sistema de Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, puso al descubierto los problemas que padece España y no están presentes en Cuba, a pesar de estar sometida a un criminal guerra económica, comercial y financiera desde hace 60 por los Estados Unidos.

Entre las cosas que Alston constató en su visita, entre enero y febrero 2020, están los barrios pobres con condiciones peores que un campamento de refugiados, buena parte de la sociedad viviendo en la pobreza, entre las peores de la Unión Europea.

Según expuso el relator:

“Existen dos Españas muy diferentes: una la que conoció como turista, el país rico culturalmente, diverso, próspero… y otra la que acaba de conocer como relator de la pobreza, en la que vio un país con un porcentaje inusual de población viviendo al límite y con dificultades para sobrevivir, donde más del 55% experimenta algún grado de dificultad para llegar a fin de mes”.

Las cifras encontradas exponen que, en 2018, el 26,1% de la población y el 29,5% de los niños, se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social, y el 5,4% sufrió privación material severa. El 13,78% de desempleo es más del doble de la media de la UE, y sobrepasa el 30% para los menores de 25 años.

Entre 2007 y 2017, los ingresos del 1% más rico, crecieron un 24%, mientras que para el 90% restante, subieron menos de un 2%” y a pesar de que España está prosperando económicamente, “aún hay demasiadas personas pasando apuros”.

Para no dejar dudas de lo que el Rey Felipe no dijo en La Habana, el relator especial apuntó:

“España debería mirarse de cerca en el espejo, y lo que verá no es lo que desearía la mayoría de los españoles, ni lo que muchos responsables de formular políticas tenían planeado”.

“Hoy existe una pobreza generalizada, un alto nivel de desempleo, una crisis de vivienda de proporciones inquietantes, un sistema de protección social completamente inadecuado, que arrastra deliberadamente a la pobreza a un gran número de personas, un sistema educativo segregado y cada vez más anacrónico, un sistema fiscal que brinda muchos más beneficios a los ricos que a los pobres,  y una mentalidad burocrática profundamente arraigada en gran parte  de la administración, que valora los procedimientos formalistas por encima del bienestar de las personas”

A eso súmesele que muchos españoles enfrentan los desahucios por impago del alquiler y por deudas de las hipotecas, algo que pretende frenar el actual gobierno de coalición, ante esa lacra social que sufre el país.

Según estadísticas publicadas recientemente por el Consejo General del Poder Judicial, durante el 2019, los juzgados ordenaron en España 54 mil seis desahucios, algo que los cubanos desconocen pues ese mal lo erradicó la Revolución en 1959.

Otro aspecto encontrado por el relator espacial, fue que el sistema para brindar asistencia social está quebrado y permite que las familias acaudaladas se beneficien más de las transferencias de efectivos, que las familias pobres.

Durante sus visitas a barrios pobres, constató las malas condiciones de vida, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento, donde los trabajadores inmigrantes llevan años viviendo sin mejoras.

Vecindarios de pobreza concentrada, donde las familias crían niños con una grave escasez de servicios estatales, centros de salud, de empleo y seguridad, carreteras no asfaltadas y sin electricidad legal.

El experto de ONU recorrió zonas de Madrid, Galicia, el País Vasco, Extremadura, Andalucía y Cataluña, donde sostuvo reuniones con ciudadanos afectados por la pobreza, con funcionarios del gobierno municipal, autonómico y central, activistas, académicos y representantes de organizaciones de la sociedad civil.

También visitó centros comunitarios y escuelas, centros para personas con discapacidad, de servicios sociales, un asentamiento informal para trabajadores inmigrantes, bloques de viviendas privatizadas, un centro de trabajadoras domésticas y varias comunidades gitanas.

Por su puesto que el Rey Felipe desde su lujoso palacio no puede conocer cómo vive el pueblo, mientras su padre, el Rey Emérito Juan Carlos I, enfrenta hoy un escándalo por corrupción y lavado de dinero, investigado por la Fiscalía Anticorrupción ante una supuesta donación de 65 millones de euros, desde una fundación panameña vinculada a él, a la cuenta de Corinna Larsen, una de las relaciones extramatrimoniales que mantuvo el monarca durante cinco años, a la que afirma haberle obsequiado la suma de un millón de dólares para ella y su hijo, al que el Rey afirma haberle “tomado cariño”.

Si es así como “mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad, la dignidad y los intereses de los españoles”, los cubanos seguimos con nuestros principios en defensa de la independencia y soberanía nacional, para no regresar jamás a la neo colonia yanqui que nos dejó España, cuando entregó la isla a los Estados Unidos.

Razón tenía José Martí cuando dijo:

Hacer amar lo falso es estancar, u obligar a volver atrás la humanidad”