Una vez más Cuba desbarata campañas en su contra.


Por Arthur González.

Los yanquis, especialistas en fabricar mentiras para engañar al mundo, vuelven a quedar en ridículo con sus historietas inventadas, con la intención de satanizar a la Revolución cubana. Esta vez el actor seleccionado es el contrarrevolucionario José Daniel Ferrer, Frankenstein hecho a la medida de sus intereses, pero el tiro nuevamente les salió por la culata.

¿Se olvidaron los actuales jefes y oficiales de la CIA del ridículo que hicieron sus antecesores hace ya varias décadas, cuando convirtieron por obra y gracia, al terrorista Armando Valladares en un “destacado” inválido?

Aquel terrorista que hicieron “poeta” a la carrera, cumplía sanción penal por actos terroristas contra el pueblo cubano, y de un día para otro, siguiendo orientaciones enviadas desde Estados Unidos, se postró en una silla de ruedas porque “perdió” la fuerza en sus piernas. A partir de ese momento desataron una gran campaña contra Cuba, por los supuestos malos tratos sufridos en la prisión.

En esos años la prensa internacional no dejaba de acusar a la Revolución, e incluso muchos líderes mundiales pedían su liberación, como resultado de las falacias creadas por los yanquis. La primera dama francesa, Madame Mitterrand intervino en el asunto y solicitó que se le permitiera viajar a París, petición que le fue concedida.

Pero cuál no sería su vergüenza al ver bajar del avión a Valladares caminando y elegantemente vestido con traje a la medida. Ahí culminó la farsa, pues, antes de viajar, las autoridades cubanas le mostraron al detenido varios videos de él, haciendo ejercicios en su celda que demostraban su teatro.

¿Quién no recuerda los videos expuestos en la Tv cubana sobre Martha Beatriz Roque? En muchos de ellos se comprobó cómo mentía deliberadamente, con una fingida huelga de hambre en “protesta” contra la Revolución. Aquella falsa huelga se desboronó cuando la televisión mostró como recibía alimentos a través de una ventana, que encargaba comprar a un vecino. La “moribunda” de inmediato cambió de maquillaje y sin el menor pudor continuó sus visitas a la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana para recibir nuevas instrucciones. El show quedó grabado en el pueblo como la Huelga del Aguacate.

La historia de tales patrañas engañosas es infinita, pero ahora tocó el turno a José Daniel Ferrer, en momentos que la administración de Donald Trump recrudece sus acciones de guerra económica, comercial y financiera, con el viejo sueño de ahogar al pueblo cubano y que este, cansado de sus penurias, culpe al sistema socialista y lo deponga.

Ferrer fue detenido por delitos comunes, al secuestrar y golpear salvajemente a un coterráneo, asistido por dos de sus secuaces. Producto de la golpiza la víctima tuvo que ser ingresada por sus múltiples lesiones.

Al ver como su única pieza se les escapa, Estados Unidos conformó rápidamente una cruzada mediática, para lo cual coaccionaron, presionaron, pagaron y orientaron a editores de importantes medios, al igual que hicieron hace años en la Operación Mockingbird,  a diplomáticos, parlamentarios europeos, dirigentes de partidos políticos, a su agente especial en la OEA, Luis Almagro, a ministros como la canciller del Reino de Suecia, quienes sin elementos probatorios, echaron a rodar el guion entregado por los yanquis acusando a Cuba.

Entre las imputaciones están la tortura, la negación de alimentos, la ausencia de asistencia médica y el entorpecimiento de las visitas familiares que las autoridades cubanas llevan a cabo contra el detenido, toda esa avalancha de acusaciones en medio de los miles de detenidos en Ecuador, Chile, Bolivia y Colombia, el golpe militar contra el presidente Evo Morales, la brutal y despiadada represión ejecutada por Sebastián Piñera en Chile, la que no ha recibido una sola condena por Estados Unidos, la OEA, la Unión Europea ni de Suecia.

Organizaciones conformadas en el exterior para atacar a Cuba, recibieron de inmediato las órdenes del Departamento de Estado y de oficiales CIA, enmascarados como diplomáticos en las embajadas yanquis, entre las que destacan Prisoners Defenders y Observatorio Cubano para los Derechos Humanos, ambas con sede en España, Amnistía Internacional, partidos de derecha entre ellos el español VOX, se sumaron al reclamo de Estados Unidos.

El objetivo que persiguen con esta ola de denuncias contra Cuba es claro y conciso, demostrar que se “violan” de forma sistemática los Derechos Humanos y por tanto anular el Acuerdo de Cooperación entre la Unión Europea y la Isla, con lo cual pretenden cercar mucho más la guerra económica, comercial y financiera que no ha podido derrocar a la Revolución en 60 años.

Ese fin lo confesó Dita Charanzová, Vicepresidenta del Parlamento Europeo encargada de América Latina, cabeza visible de las acusaciones contra Cuba en ese órgano y evidente pieza al servicio de Estados Unidos, de amplias relaciones con oficiales CIA bajo ropaje de diplomáticos yanquis.

En sus declaraciones a varios medios de prensa que juegan en esa cruzada mediática, afirmó sin ambages:

“El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación firmado con Cuba en 2016, tiene una cláusula democrática para suspender el acuerdo en casos de violaciones de Derechos Humanos, como último recurso, y deberán usar su Acuerdo con Cuba no solo como puente de diálogo, sino también como instrumento de presión”.

Para lograr su propósito de condenar a la Isla por las inventadas violaciones de Derechos Humanos, Dita Charanzová presentó al pleno del Parlamento Europeo, una propuesta para debatir el caso de José Daniel Ferrer y la situación de los Derechos Humanos en Cuba, con el fin de aprobar una declaración enérgica que dé pie a exigir de inmediato la anulación del Acuerdo de Cooperación, algo que explicó a la revista Periodista Digital América:

 “Espero que tengamos un texto fuerte que no solo pida la liberación de José Daniel Ferrer y los otros presos políticos, sino que también subraye la importancia del Acuerdo Político y de Cooperación entre la UE y Cuba, y que tomemos en serio los compromisos hechos en ese acuerdo”.

La estrategia se veía venir desde hace varias semanas por las declaraciones del Secretario de Estado, Mike Pompeo y dos de sus subsecretarios, quienes han estado anunciando con satisfacción las nuevas sanciones económicas, comerciales y financieras tomadas por el presidente Trump contra Cuba.

Pero lo que olvidan los enemigos de la Revolución es que en 60 años no han podido demostrar una sola desaparición forzosa, un asesinato, torturas ni represión, mientras el mundo observa impávido como países aliados de Estados Unidos, con fuertes lazos políticos y económicos con la Unión Europea, asesinan a mansalva a decenas de personas, reprimen con una brutalidad inhumana, detienen a pacíficos ciudadanos que reclaman una vida mejor y ejecutan golpes militares, sin que la “preocupada” Vicepresidenta del Parlamento Europeo encargada de América Latina, proponga una sola condena.

La Televisión cubana mostró el 27 de noviembre 2019, la verdad sobre José Daniel Ferrer, imágenes de cómo se auto golpea, su buen estado físico, las visitas a la prisión de su esposa e hijos y otros familiares, realidades que no podrán ocultar los yanquis, quienes una vez más quedaron en ridículo, al igual que sucedió con el falso inválido y la moribunda consumidora de aguacates.

Los yanquis no deben olvidarse de lo que afirmó José Martí:

“Talento, tenemos en Cuba más que guásimas. Lo que importa es uncir la inteligencia, con bravura continua y silenciosa”.