Estados Unidos único eje del terrorismo internacional.


Por Arthur González.

Estados Unidos al dominar los medios masivos de comunicación y aplicar el chantaje y la presión de forma permanente sobre otros Estados, acuña como “países terroristas” a todos aquellos que tengan gobernantes no aceptables para la Casa Blanca.

Es por eso que su Departamento de Estado, sin que nadie se lo pidiera, confeccionó en 1979 un listado de supuestos países “patrocinadores del terrorismo”, en el cual no se incluyeron, a pesar del amplio historial de actos terroristas que comenten a diario contra la humanidad.

Así fue como apareció Cuba en la lista de marras, cuando es el país que más ha soportado tenebrosos actos de terrorismo en el mundo.

Lo peor del asunto es que los yanquis son tan desvergonzados que desclasifican sus documentos secretos y los publican, demostrándole a todos que son ellos, sin lugar a dudas, los máximos terroristas del planeta.

Hoy se pueden comprobar las decenas de planes terroristas ejecutados por la CIA contra la Revolución cubana, como los recogidos en documento del 8 de junio de 1963, preparado por la Agencia Central de Inteligencia para el Grupo Permanente del Consejo Nacional de Seguridad, bajo el título: “Política encubierta y programa integrado de acciones propuestas hacia Cuba”.

En dicho plan se aprecian actos de terrorismo contra la economía cubana, casi idénticos a los que hoy acometen contra Venezuela, entre ellos los sabotajes contra la generación eléctrica, como el que el día 7 de marzo 2019 ejecutaron en ese país.

Según dicho documento, uno de los objetivos a lograr era:

“…La política de EE.UU. llama al ejercicio de la máxima presión por todos los medios a disposición del gobierno de EE.UU. menos la intervención militar, para evitar la pacificación de la población y la consolidación del régimen de Castro comunista”.

“Las acciones de propaganda encubierta están diseñadas para producir un clima psicológico en Cuba que conduzca un logro de otros cursos de acción en el programa encubierto integrado”.

“Solamente después que los efectos de la represalia económica y de las acciones de sabotaje, se sientan profundamente en la población y en los grupos de élite, puede esperarse convertir la desafección en las fuerzas armadas y otros centros de poder del régimen, en revueltas activas contra el séquito Castro-comunista”.

“El objetivo es promover la fragmentación del régimen y posiblemente que conduzca a un golpe interno que desaloje a Castro y a su séquito y haga posible eliminar a los comunistas cubanos de las posiciones de poder… y la terminación de su vida económica”.

“Los sabotajes en este programa son tanto un arma económica como un estímulo a la resistencia, debe existir una visible y dramática evidencia del sabotaje para que sirva como un símbolo del creciente desafío popular al régimen de Castro”.

A pesar de esas pruebas irrebatibles, la prensa yanqui publica artículos en los que acusan a Cuba, al asegurar:

El castrismo es uno de esos proyectos que debería ser declarado terrorista, porque en el proceso de la toma del poder es capaz de recurrir a los medios más cruentos y abusivos…”.

“Por sus transgresiones sistemáticas a la dignidad humana el Castro-Chavismo debería ser execrado, al igual que se hace con el nazi-fascismo” … “El castrismo convirtió la Isla en un paraíso de prófugos de Estados Unidos”

Es así como transforman la realidad a su antojo, engañan y mienten a la opinión pública.

Los que acogieron a los asesinos y torturadores bajo las órdenes del dictador Fulgencio Batista, fueron las autoridades del gobierno de Estados Unidos, y lo mismo hicieron con los terroristas que colocaron bombas en centros escolares, comerciales, cines y teatros cubanos, estallaron aviones civiles en pleno vuelo y ejecutaron actos terroristas contra embajadas y oficinas comerciales cubanas.

Entre esos prófugos de la justicia están Carlos Alberto Montaner, Armando Valladares, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, por solo mencionar algunos cubanos, pues a la lista hay que sumar a los nicaragüenses, salvadoreños, hondureños, argentinos y brasileños, que asesinaron y torturaron a cientos de personas durante las dictaduras militares.

¿Quién organizó y ejecutó el Plan Cóndor en America Latina? Los yanquis, pero parece que esos crímenes no son actos terroristas.

Los planes para asesinar a Fidel Castro son actos terroristas similares a los ejecutados por los nazis y fueron discutidos en un Comité del Senado de Estados Unidos en 1975, donde la CIA reconoció varios de esos intentos, hechos que no han sido condenados ni juzgados por sus tribunales.

En 1994 desclasificaron un informe secreto del Inspector General de la CIA, confeccionado el 23 de mayo de 1967, en el cual aparecen detalladamente algunos de esos planes, lo que demuestran la naturaleza terrorista de Estados Unidos.

El reciente apagón eléctrico sufrido en Venezuela, producto de un sabotaje, persigue los mismos propósitos del programa de la CIA aplicado contra Cuba, pero esos golpes lejos de fraccionar le permiten a pueblo conocer mejor quiénes son los yanquis y sus mercenarios dentro del país.

Por eso hay que tener presente a José Martí cuando afirmó:”

“Conocer los peligros es el primer paso para vencerlos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s