Europa se reúne para fortalecer su espionaje mundial.


Por Arthur González.

En medio de las intensas protestas contra la política neoliberal del presidente Emmanuel Macron, París organizó en los primeros días de marzo 2019, una reunión con los jefes de los Servicios de Inteligencia y Contrainteligencia de Europa, conclave que no tiene antecedentes.

Dicho evento se llevó a cabo por propuesta del presidente Galo, efectuada el 26 de septiembre de 2017 durante su discurso en La Sorbona de París, con el propósito de crear una comunidad de los Servicios de Inteligencia para el intercambio de experiencias y trazar planes de enfrentamiento a la llamada “agresividad” de los Servicios de Inteligencia rusos y chinos, queriendo transformar la historia, pues fue Europa la que arremetió contra la URSS, al no soportar el sistema socialista.

La naciente organización tendrá un Secretariado radicado en la capital francesa, y organizará periódicamente reuniones en los países que la integran. La primera será a finales del presente mes de marzo en Madrid y su tema central será la gobernanza.

En París estuvieron presentes cerca de 300 oficiales y especialistas, quienes debatieron las temáticas en talleres, mientras los máximos Jefes de la Inteligencia y Contrainteligencia de Europa, lo hicieron en una mesa redonda celebrada el 5 de marzo, encabezada por los franceses.

Aunque esta organización estará fuera de la Comisión Europea, tiene el propósito de colaborar con ella y la mejor muestra fue la presencia en París del británico Julián King, Comisario europeo de Seguridad.

Sus organizadores afirman que ese foro no es el engendro de un Servicio de Inteligencia de la Unión Europea, pero el solo hecho de reunirse periódicamente para intercambiar información y estrategias, dirigidas en primer lugar contra Rusia y China, la convierte en una organización comunitaria que fortalecerá la coordinación de acciones de forma más efectiva, que la ya contaban desde inicios de la década de los 70 del siglo XX, conocida como el Club de Berna, donde participan 28 países de la Unión Europea, más Noruega y Suiza.

Otra organización que lleva años funcionando es la de los Servicios de Inteligencia y Contrainteligencia del Mediterráneo, en la cual los Jefes del espionaje del sur de Europa intercambian con sus homólogos de los países del norte de África.

Esas organizaciones prueban que Europa, por una parte y Estados Unidos por la otra, espían al mundo sin el menor respeto de la integridad y privacidad de sus ciudadanos, justificando las acciones por una fabricada “peligrosidad” de Rusia y China, a la que los yanquis suman a Cuba, Venezuela, Nicaragua, y todos los estados que tienen dirigentes de izquierda.

Cuba es víctima del accionar de los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos, incluso mucho antes del triunfo de la Revolución, siendo La Habana un centro donde espías yanquis y europeos hacían de las suyas, al amparo de los dictadores de turno, especialmente Fulgencio Batista, al que el FBI dio todo su apoyo para la conformación del Buró de Represión a las Actividades Comunistas, BRAC, organización que torturaba y asesinaba a aquellos que manifestaran ideas de izquierda.

Después del 1ro de enero de 1959, la CIA creó, entrenó y abasteció con potentes equipos de comunicaciones, a cientos de células de espionaje para intentar asesinar a Fidel Castro y destruir el proceso que tanto odian, pues como afirma Richard Nixon en su biografía, después de haberse entrevistado con Fidel Castro, en el Capitolio de Washington en abril de 1959:

[…] Me convertí en un abanderado en propugnar acciones para derrocar a Castro […] Llegué a la conclusión de que era increíblemente ingenuo en relación con el comunismo, o estaba bajo la disciplina comunista…”.

Insólitas acciones de espionaje llevaron a cabo desde su embajada en la capital cubana. La primera fue en 1960 y consistió en colocar sofisticados micrófonos dirigidos a distancia, en los supuestos locales donde se instalaría la misión diplomática de la URSS, para lo cual enviaron con visado de turista, a Melvin Beck, cuando en realidad era un profesional del espionaje yanqui especialista en temas soviéticos, Jefe del equipo de América Latina en la División de la Unión Soviética del Directorio de Planes de la CIA.

Todos los detalles los contó el propio Beck, en su libro “Contendientes Secretos”.

Ese mismo año la CIA colocó secretamente micrófonos en los locales donde radicaba la agencia de prensa china, SINJUA.

Para ejecutarlo, introdujeron un equipo de expertos en esos trabajos técnicos, unos bajo el manto diplomático y otros como turistas, entre los que se encontraba David Lemar Christ, especialista de alto nivel y experiencia, fundador de la Rama de Física Aplicada en la División de Servicios Técnicos de la CIA, quien arribó a La Habana como turista, pero bajo el nombre falso de Daniel Lester Carswell.

Ninguna de esas acciones ilegales fue para proteger a su país, por el contrario, eran para espiar las relaciones diplomáticas y comerciales con la naciente revolución cubana y entorpecer el desarrollo de Cuba.

Cuba, ante tantos ataques recibidos, se vio obligada a protegerse para defender a su pueblo y no ser llevada nuevamente al estómago de los yanquis.

Por esas razones aplicó la misma fórmula que ejecutó José Martí, para llevar adelante la guerra necesaria, cuando afirmó:

“Escudos invisibles, pararon los golpes alevosos, y dirigieron por fecunda vía a aquellas masas móviles y atentas”.

Anuncios

Un pensamiento en “Europa se reúne para fortalecer su espionaje mundial.

  1. Pingback: Europa se reúne para fortalecer su espionaje mundial | La Vacuna de Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s