La invasión militar contra Venezuela presente en la lista yanqui.


Por Arthur González.

Después de décadas de intentar los yanquis el derrocamiento de la Revolución Bolivariana de Venezuela, están en un callejón sin salidas y solo ven como solución la intervención militar disfrazada de “ayuda humanitaria”, al estilo de lo que hicieron contra Libia.

Sin tomar en cuenta las malas experiencias sufridas con la Revolución socialista cubana, Estados Unidos sigue obstinado en sacar del poder, a todo costo, al presidente constitucional Nicolás Maduro, algo que dice mucho de la ausencia de democracia y tolerancia a la diversidad de pensamiento, que tiene el país que se adjudica el papel de sensor mundial para esos aspectos y los manipulados derechos humanos que ellos violan a diario.

Ni la guerra económica y financiera, ni la estrategia del golpe suave con sus 5 etapas diseñadas por Gene Sharp, les dieron resultado a los ideólogos de la CIA. Cientos de millones de dólares emplea Estados Unidos para comprar conciencias, fabricar a la oposición y mantenerla de forma permanente, además de ejecutar acciones de guerra psicológica para deformar la realidad venezolana mediante noticias falsas. Pero ni así alcanzan sus objetivos.

El sufrimiento por las limitaciones materiales al que someten al pueblo para que culpe a Maduro de sus penurias, no les funciona, pues todos saben que la persecución financiera y las amenazas yanquis contra quienes vendan o compren a Venezuela son las verdaderas responsables de la guerra económica y financiera, que también le hacen a Cuba desde 1960.

Ninguno de sus planes y operaciones encubiertas de la CIA ha podido obtener los fines perseguidos, por tanto, tuvieron que recurrir a lo que saben hacer muy bien, los golpes de estado como ejecutaron en casi todos los países latinoamericanos durante el siglo XX e incluso en el XXI, entre ellos los llevados a cabo contra la propia Venezuela en 2002, Honduras y Paraguay.

Los pueblos no olvidan las invasiones consumadas por Estados Unidos contra la República Dominicana en 1903, 1909, 1916 y 1965; ni la de Panamá en 1904, 1908, 1912, 1918,1925 y 1989; o las de Guatemala y el Salvador en 1906, repetidas en Guatemala en 1954 y 1966.

Tampoco dejan a un lado las de Cuba en 1906, 1912, 1917, más la derrotada invasión mercenaria por bahía de Cochinos en 1961.

Honduras las sufrió en 1907, 1911, 1912, 1919, 1924.  Nicaragua en 1909, 1926 y en Haití en 1914, 1994 y 2004.

La historia de golpes de estado propiciados por Washington es bien amplia, entre ellos el ejecutado en Cuba por Fulgencio Batista en 1934 y 1952; en Nicaragua en 1936 contra el presidente Juan Bautista Sacasa; el de Panamá en 1941 contra el presidente Arnulfo Arias y el de Bolivia contra el gobierno de Gualberto Villarroel en 1946.

En 1947 lo realizaron contra el presidente constitucional José María Velasco Ibarra de Ecuador y a ese le siguieron los de Perú y Colombia en 1948

Ahí está la historia de la invasión a México y el robo de parte de su territorio rico en petróleo; el ocurrido en Paraguay en 1954 contra Federico Chávez y ese mismo año en Brasil contra Getulio Vargas.

Imposible borrar de la memoria el golpe militar en Argentina contra Juan Domingo Perón en 1955 y en 1966 contra Arturo Illia.

Brasil también recibió su cuota de golpes yanquis cuando en 1964 el presidente Joao Goulart fue derrocado con el apoyo financiero y logístico de Estados Unidos

El golpe militar contra el presidente chileno Salvador Allende, cubrió de sangre, una vez más, a la CIA y a los Departamentos de Estado y Defensa estadounidenses, bajo el proyecto Fulbert para las operaciones encubiertas que desestabilizaron al gobierno de la Unidad Popular, copia del que promueven hoy contra Maduro.

Con esos antecedentes ahora Estados Unidos tiene proyectada la invasión militar a Venezuela, con la complicidad lacayuna de Colombia y Brasil, además del grupo de Lima y del agente de la CIA, Luis Almagro, colocado por ellos al frente de la OEA, para lo cual buscan el conceso de la Unión Europea, la que se pliega vergonzosamente ante las presiones yanquis.

Esa variante imperialista fue afirmada por el presidente Donald Trump, durante una entrevista con CBS News en días pasados, al declarar que: “la intervención militar en Venezuela es una opción para resolver la situación que en estos momentos enfrenta la nación latinoamericana”.

Pero Trump olvida que el escenario venezolano de hoy es muy diferente y su pueblo está convencido que la única forma de mantener la independencia y la soberanía nacional es resistir, e incluso defender hasta la muerte sus riquezas naturales que tanto ambiciona Estados Unidos, porque los elementos de la oposición les prometen entregárselas sin miramientos.

Los ignominioso de este caso es que la Unión Europea y Canadá no tengan presente los antecedentes históricos y den su apoyo al país que más violaciones comente contra el derecho internacional y los derechos humanos, pero cargarán con la responsabilidad de mancharse las manos de sangre junto al imperio más criminal y bestial de la era moderna.

No por gusto sentenció José Martí:

“El que se conforma con una situación de villanía es su cómplice”.

Anuncios

3 pensamientos en “La invasión militar contra Venezuela presente en la lista yanqui.

  1. Pingback: Statfor e i suoi ‘highlights’ sul Venezuela | ASSOCIAZIONE INDIPENDENZA

Responder a lacovacharoja Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s