United States intelligence agencies against Donald Trump.


By Arthur González. 

You do not have to be a scholar to realize that the Intelligence and Counterintelligence Services of the United States, together with the political extreme right, oppose any improvement in relations with Russia and, therefore, now they pass bill to President Donald Trump, for his pronouncements of reaching a reasonable understanding with Moscow.

Information about Trump’s positions towards the Kremlin, made the Yankee intelligence agencies join the politicians to counter the sympathy that this shows by his Russian counterpart.

The meeting held in Finland between the two presidents, the result of the secret talks and the press conference, led to the execution of a plan designed to manipulate American public opinion and prevent an improvement in relations with Russia, although for achieve it have to affect the image of their own President.

Trump, at his press conference on July 16, 2018, put the lid on the knob, when he assured:

“I do not see any reason for Moscow to have interfered in the presidential elections.” “I think that the investigation is a disaster for the country, it is destroying us. There was no collusion, everyone knows, I beat Hillary Clinton easily”.

The operation of the CIA and the FBI was immediately put into effect. Among the main axes contemplated in the same is the arrest, under accusation of spying in favor of Moscow, the Russian citizen Maria Butina and in this way reverse the positive effect that the meeting between the two leaders at the last Summit of Helsinki.

The information about this detention is widely disseminated by the press, with the purpose of demonstrating to the public opinion of the Russian “interference” in the United States and in this way avoiding harmony in relations.

What is written about the Butina case is worthy of the best police novels, but the smell that dismisses the manufactured operation is such that not a few will distrust its veracity.

As a copy of the well-known spy tale of the 1st World War, Margaretha Geertruida MacLeod, known as Mata Hari, drew the profile of the Russian Maria Butina, accusing her of being an agent of the Kremlin, under the publicity campaign that “offered sex in exchange for advantages in an espionage operation, to strengthen ties with a powerful defense group of weapons and to use Google’s translator to contact their sources”.

They only exchanged the Arab dances of Mata Hari, for more modern forms of seduction. Such a media crusade is not surprising, because they try to maintain the image that Russia is “the greatest enemy” of the United States and Europe, to prevent its technological and economic development.

Upon hearing the news of the arrest of the aforementioned Russian, President Trump’s reaction was violent, and lashed out against those who want to condemn him for alleged favors of Moscow in his presidential election. On his personal twitter published on July 19, 2018, he assured: 

“The false news media want desperately to see a great confrontation with Russia, even a confrontation that could lead to war. They are pushing recklessly hard and they hate the fact that he probably has a good relationship with Putin”; and added: “We are doing it MUCH better than any other country”.

Vladimir Putin also responded to the Yankee hoax, expressing: “In United Stages there are forces ready to easily sacrifice relations with Russia.

We see that there are forces that put their group and party interests above national interests. They are powerful and strong people, who can sell millions of their citizen’s different histories difficult to digest, with a normal logic”.

It is enough to review the press to realize the editorial line imposed by the far right, against the positive results of the recent meeting in the two presidents in Finland. Attacks and criticisms launched by the media, value in a very negative way the behavior of Trump, coming to describe it as “shameful and treacherous behavior.”

Those who oppose good relations with the Kremlin do not forgive Trump for his statements and try to curb his desire to improve them. Different US intelligence agencies concluded in 2016 that the Kremlin was behind a campaign of cyber-attacks and false news on social networks, aimed at influencing the presidential elections.

As a preamble to the current propaganda crusade against Russia, last week 12 supposed members of Russian intelligence were arrested, accused of trying to hack emails from the Democratic National Committee.

The supporters of the war were alarmed by Trump’s words, that with Putin he would work to help solve the crisis in Syria, and “our military has been better than our political leaders for several years, and we get along well in Syria”.

To have a closer view of what is happening in the United States today, it is enough to know that the president of the United States House of Representatives, Paul Ryan, alleged:

“The President must consider that Russia is not our ally. There is no moral equivalence between the United States and Russia, which remains hostile to our most basic values ​​and ideals”.

More severe was the Republican senator John McCain, who considered the conference as “one of the most shameful actions of a US president that has memory”.

Democratic Senator Mark Warren, described as “a complete disgrace, the fact that the President side with Putin, instead of supporting their own intelligence officials, and blame the United States for the attack of Russia against our democracy”.

For his part, the Director of National Intelligence of the United States, Dan Coats, said:

“I see no reason for the President not to believe their own agencies,” and insisted that there is evidence of Kremlin interference, stressing:

“We have been clear in our assessments of Russian interference in the 2016 elections and their efforts continuous and widespread to undermine our democracy”.

John Brennan, former director of the CIA, wrote on Twitter:

“I consider Trump to be nothing less than a traitor”.

Donald Trump is inexperienced in politics and hence his mistakes with the system he represents. As a merchant he may have relations with Russia, but in politics he must understand that he does not have the freedom to do the same.

Lack of political background has made him commit the serious error of being considered with the power to act as he sees fit, because the White House is a different and complicated company.

In the United States, they will never allow you to violate the guidelines established by the system.

The war is declared against Trump and if he does not bow to the real forces of power, his political future will be very uncertain, and may even cost him his life; In the end it would not be the first.

Reason José Martí had when he said:

“Here, interests can be even more than justices”.

Anuncios

Agencias de inteligencia de Estados Unidos contra Donald Trump.


Por Arthur González.

No hay que ser un erudito para percatarse que los Servicios de Inteligencia y Contrainteligencia de los Estados Unidos, junto a la ultraderecha política, se oponen a cualquier mejoría en las relaciones con Rusia y, por tanto, ahora le pasan factura al presidente Donald Trump, por sus pronunciamientos de alcanzar un entendimiento razonable con Moscú.

Informaciones de las posiciones de Trump hacia el Kremlin, hicieron que las agencias de inteligencia yanqui se unieran a los políticos para contrarrestar la simpatía que este demuestra por su homólogo ruso.

El encuentro llevado a cabo en Finlandia entre ambos mandatarios, el resultado de las conversaciones secretas y la conferencia de prensa, hicieron que se ejecutara el plan diseñado para manipular a la opinión pública norteamericana, e impedir un mejoramiento de las relaciones con Rusia, aunque para lograrlo tengan que afectar la imagen de su propio Presidente.

Trump, en su conferencia de prensa el 16 de julio 2018, le puso la tapa al pomo, cuando aseguró:

“No veo ninguna razón para que Moscú hubiese interferido en las elecciones presidenciales”. “Creo que la investigación es un desastre para el país, nos está destrozando. No hubo colusión, todos lo saben, vencí a Hillary Clinton fácilmente”.

De inmediato fue puesta en ejecución la operación de la CIA y el FBI.

Entre los ejes principales contemplados en la misma está el de arrestar, bajo acusación de espiar a favor de Moscú, a la ciudadana rusa María Butina y de esa forma revertir el efecto positivo que ha tenido el encuentro entre los dos líderes en la pasada Cumbre de Helsinki.

La información sobre esa detención es ampliamente divulgada por la prensa, con el propósito de demostrarle a la opinión pública de la “injerencia” rusa en Estados Unidos y de esa forma evitar la armonía en las relaciones.

Lo escrito sobre el caso Butina, es digno de las mejores novelas policiacas, pero el olor que despide a operación fabricada es tal, que no pocos desconfiarán de su veracidad.

Como una copia de la conocida fábula de la espía de la 1ra guerra Mundial, Margaretha Geertruida MacLeod, conocida como Mata Hari, dibujan el perfil de la rusa María Butina, acusándola de ser agente del Kremlin, bajo la campaña publicitaria de que “ofrecía sexo a cambio de ventajas en una operación de espionaje, estrechar lazos con un poderoso grupo defensor de las armas y emplear el traductor de Google para contactar con sus fuentes”.

Solo cambiaron los bailes árabes de Mata Hari, por formas más modernas de seducción.

Tal cruzada mediática no es de extrañar, porque intentan mantener la imagen de que Rusia es “el mayor enemigo” de Estados Unidos y de Europa, para impedir su desarrollo tecnológico y económico.

Al conocerse la noticia del arresto de la mencionada rusa, la reacción del presidente Trump fue violenta, y arremetió contra quienes quieren condenarlo por supuestos favores de Moscú en su elección presidencial.

En su twitter personal publicado el 19 de julio 2018, aseguró:

“Los medios de comunicación de noticias falsas quieren con desesperación ver un gran enfrentamiento con Rusia, incluso un enfrentamiento que podría llevar a la guerra. Están presionando imprudentemente fuerte y odian el hecho de que probablemente tenga una buena relación con Putin”; y añadió:

“¡Lo estamos haciendo MUCHO mejor que cualquier otro país!”.

Vladimir Putin también respondió a la patraña yanqui, expresando:

En Estados Unidos hay fuerzas dispuestas a sacrificar con facilidad las relaciones con Rusia. Vemos que hay fuerzas que ponen sus intereses de grupo y de partido, por encima de los intereses nacionales. Se trata de personas poderosas y fuertes, que pueden venderles a millones de sus ciudadanos distintas historias difíciles de digerir, con una lógica normal”.

Basta con repasar la prensa para darse cuenta de la línea editorial impuesta por la ultraderecha, contra los resultados positivos del recién encuentro en los dos mandatarios en Finlandia. Ataques y críticas lanzadas por los medios de comunicación, valoran de forma muy negativa el comportamiento de Trump, llegando a calificarlo de “vergonzoso y de conducta traidora”.

Quienes se oponen a las buenas relaciones con el Kremlin no le perdonan a Trump sus declaraciones y tratan de frenar sus deseos de mejorarlas.

Diferentes agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron en 2016, que el Kremlin estaba detrás de una campaña de ciberataques y noticias falsas en redes sociales, dirigida a influir en las elecciones presidenciales.

Como preámbulo a la actual cruzada propagandística contra Rusia, la semana pasada fueron apresados 12 supuestos miembros de la inteligencia rusa, acusados de intentar hackear correos del Comité Nacional Demócrata.

Los partidarios de la guerra se alarmaron con las palabras de Trump, de que con Putin trabajaría para ayudar a resolver la crisis en Siria, y “nuestros militares se han llevado mejor que nuestros líderes políticos durante varios años, y nos llevamos bien en Siria”.

Para tener una visión más cercana de lo que sucede hoy en Estados Unidos, basta conocer que el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, alegó:

El Presidente debe considerar que Rusia no es nuestro aliado. No existe una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, que sigue siendo hostil a nuestros valores e ideales más básicos”.

Más severo fue el senador republicano John McCain, quien consideró la conferencia como “una de las actuaciones más vergonzosas de un presidente estadounidense de la que se tenga memoria”.

El senador demócrata Mark Warren, calificó como “una completa desgracia, el hecho de que el Presidente se ponga del lado de Putin, en lugar de apoyar sus propios funcionarios de inteligencia, y culpe a Estados Unidos por el ataque de Rusia contra nuestra democracia”.

Por su parte, el Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Dan Coats, aseguró:

“No veo ninguna razón para que el Presidente no les creyera a sus propias agencias”, e insistió que existen evidencias de la interferencia del Kremlin, recalcando: “Hemos sido claros en nuestras evaluaciones de la injerencia rusa en las elecciones del 2016 y sus esfuerzos continuos y generalizados para socavar nuestra democracia”.

John Brennan, ex director de la CIA, escribió en Twitter: “considero a Trump como nada menos que un traidor”.

Donald Trump es un inexperto en política y de ahí sus errores con el propio sistema que representa. Como comerciante puede tener relaciones con Rusia, pero en política debe entender que no tiene la libertad de hacer lo mismo.

Se carencia de antecedentes políticos le han hecho cometer el grave error de considerarse con la potestad de actuar como entienda conveniente, porque la Casa Blanca es una empresa diferente y complicada. En Estados Unidos no le permitirán jamás violar las pautas trazadas por el sistema.

La guerra está declarada contra Trump y si no se doblega ante las verdaderas fuerzas del poder, su futuro político será muy incierto, pudiéndole incluso costarle la vida; al final no sería el primero.

Razón tenía José Martí cuando afirmó:

“Acá, pueden todavía más los intereses que las justicias”.

 

 

Los que se cambiaron de chaqueta en Miami.


Por Arthur González.

Ser opositor al socialismo cubano es un negocio jugoso en Miami, algo que ha transformado en millonarios a no pocos.

Recientemente un artículo publicado en el libelo Nuevo Herald, expone a uno de esos personajillos que se cambiaron de casaca, para hacer de su “oposición” a la Revolución cubana un jugoso medio de vida, su nombre: Juan Antonio Blanco Gil, quien desde hace unos años funge como director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, en Miami.

Hijo de Elena Gil, miembro del Partido Socialista Popular antes de 1959, trabajadora de la Cuban Telephon Company, y estrecha colaboradora de Fidel Castro, Juan Antonio Blanco anunció recientemente su campaña para denunciar y deportar a antiguos “represores” de la Cuba socialista, quienes posteriormente decidieron emigrar a los Estados Unidos.

Según el artículo, ese académico devenido en connotado contrarrevolucionario, cuando residía en La Habana perteneció a las Brigadas de Respuesta Rápida y antes de convertirse en “defensor” de los derechos humanos, tuvo una larga carrera dentro del gobierno socialista, primero como diplomático y después como funcionario del Departamento América, del Comité Central del Partido Comunista, dirigido por Manuel Piñero.

Al dejar ese cargo, y en su carrera hacia el dinero fácil, creó la Fundación Félix Varela, para promover una “sociedad civil” en Cuba, de acuerdo a los parámetros yanquis.

El pasado junio 2018, Blanco denunció a dos ex policías fidelistas, que ahora viven en Estados Unidos, con el objetivo de que esos supuestos “represores” fueran deportados hacia Cuba, por las autoridades migratorias.

Juan Antonio también se acogió a la Ley de Ajuste Cubano en 1997, convirtiéndose en “defensor de los derechos humanos y director de Cooperación Internacional de la organización Human Rights Internet”, lo que le permite contar con un jugoso salario.

Posteriormente, logró la plaza de subdirector visitante del Instituto de Investigaciones Cubanas (CRI) de la Universidad Internacional de la Florida y más tarde fue nombrado director ejecutivo del Centro de Iniciativas para América Latina y el Caribe en el Miami Dade College.

En el 2016 la Fundación Nacional Cubano Americana, lo contrató para el cargo de director ejecutivo de la Fundación de Derechos Humanos de Cuba, con el fin de “apoyar y empoderar” a la llamada sociedad civil cubana, para alcanzar la soñada transición hacia el capitalismo.

Desde ese cargo propició que 15 jóvenes cubanos fueran como becarios a estudiar en el Miami Dade College”, mediante un programa diseñado para formar futuros “líderes” comunitarios en Cuba.

Entre esos becarios estaban la hija y el hijo de Berta Soler, la sobrina de Guillermo Fariñas, la sobrina de Ángel Moya, esposo de Berta, Danilo Maldonado, alias El Sexto, y otros parientes de esos asalariados de los norteamericanos. Algunos se acogieron a la Ley de Ajuste y no retornaron a la Isla, violando el compromiso asumido antes de viajar. Otros fueron expulsados por bajo índice académico y conductas impropias.

El programa fue un fracaso total y suspendido ante la pérdida de dinero mal empleado, pues por cada joven cobraron 16 mil dólares, negocio redondo para aquellos que se hacen millonarios a costa de la Revolución cubana.

Coautor del libro “El asesinato de la reputación”, Juan Antonio ha iniciado una lucha para denunciar lo que él denomina “represores del gobierno cubano” que ahora viven en el sur de la Florida, pero no menciona a los asesinos, torturadores, terroristas y ladrones cubanos, que sirvieron al régimen del dictador Fulgencio Batista y posteriormente a la CIA en su guerra sucia contra Cuba y otros países latinoamericanos, como fue la Operación Cóndor, con los cuales convive en ese mismo estado.

Queriéndose congraciar con la mafia terrorista anticubana, no se atreve a denunciar a los esbirros que sumieron en sangre y dolor a Cuba, contra los cuales luchó su madre hasta la muerte.

A Juan Antonio Blanco Gil, las cosas no parecen salirle como las ideó para ganar más dinero, pues su pasado comunista, pleno de vínculos con el gobierno de Castro, lo hacen calificar para lo que él mismo diseñó contra sus coterráneos, poniendo ahora al escrutinio público sus antecedentes.

Nada que Roma paga a los traidores, pero al final los repudia y como dijo José Martí:

“A la ignominia la traición es guía”

 

 

Continua la manipulación mediática de la Iglesia Católica contra Nicaragua.


Por Arthur González.

Las revueltas en Nicaragua empezaron hace tres meses, supuestamente tras el anuncio del gobierno sandinista de Daniel Ortega, de recortes al Seguro Social. Los mismos se revirtieron poco después, pero los estudiantes salieron a las calles y ocuparon plazas, calles y la principal universidad del país, para pedir la renuncia del presidente, algo que era el objetivo real y solapado.

Para alcanzarlo, ejecutan desde hace 90 días actos de violencia con armas de fuego, que han dejado más de 270 muertos y unos 2 mil 100 heridos.

Pero ¿quién le propuso al gobierno sandinista que hiciera tales recortes? Nada menos que el Fondo Monetario, institución que impone sus criterios y provoca la disminución de la capacidad adquisitiva de los pueblos. Lo mismo hacen en Argentina y en días recientes en Haití, con el aumento de los precios del combustible, que provocaron revueltas populares.

En Nicaragua todo estaba premeditado. La embajada yanqui en Managua venía impartiendo cursos a los estudiantes dentro de los locales de esa misión diplomática, de cómo había que luchar por los derechos civiles, los derechos humanos y toda la lista de acciones que no cumplen en su propio país.

Por eso es que una vez derogado el anunciado recorte al seguro social, los estudiantes incrementaron sus protestas y actos vandálicos, adquirieron y fabricaron armas de fuego, unido a bobas caseras y cocteles molotov.

¿Eso era necesario para revertir un recorte del presupuesto al Seguro Social, o había algo oculto tras esos reclamos, impulsado desde el exterior?

De nada han servido las sesiones de diálogo que el gobierno convocó, nada menos que con la Iglesia Católica, a pesar de ser parte bien activa de esa oposición al movimiento sandinista desde siempre y por su puesto al servicio de Washington.

Al no tener los resultados esperados de derrumbar al gobierno, ni lograr acciones internacionales contra Ortega, ahora recurren a mezclar más a la Iglesia Católica, con el marcado propósito de buscar una imagen prefabricada de represión gubernamental y pasar de “victimarios a víctimas”, vieja estratagema para confundir y manipular a la opinión pública internacional.

Basta con mirar y estudiar algunas imágenes que la prensa no ha podido ocultar, para percatarse de cuanta violencia hay en los manifestantes, los cuales portan armas de fuego para matar y herir a policías y al pueblo que apoya mayoritariamente al sandinismo, demostrado en las elecciones democráticas de noviembre 2017.

Los estudiantes orientados por la embajada yanqui, ocuparon la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), ubicada al lado de la parroquia Divina Misericordia, desde donde dirigían las acciones violentas contra la población y almacenaban un arsenal de armas, municiones y bombas, levantando barricadas para hacer intransitables las vías principales de Managua y otras ciudades como Masaya, creando el caos y el terror.

Los actos no tienen nada de pacíficos, queman, matan y hieren a todo el que se les ponga delante, los delincuentes organizan el pago de peajes ilegales para extorsionar a los que necesiten transitar por esas calles tomadas por la llamada “oposición”, algo que la curia católica no menciona.

Todo el teatro mediático está estudiado para trasladar la imagen de un gobierno represivo, a pesar de que las agresiones con armas y cocteles molotov fueron iniciadas por los “opositores pacíficos”, pero ante esa realidad que tratan de deformar, el clero católico calla en total complicidad con las acciones terroristas.

La violencia, el asesinato y la mentira no están contempladas dentro de la ley de Dios y debe ser condenada, no apoyada y respaldada por una curia reaccionaria, esa que estuvo al lado de la contrarrevolución armada, entrenada y financiada por la CIA contra Nicaragua en la década de los años 80.

Basta de hacer propaganda contra los gobiernos de izquierda de la región, a la vez que no condenan los abusos de gobiernos pro yanquis que ahogan a los pueblos, con medidas neoliberales y represiones salvajes como las que se producen en Argentina y Brasil, los asesinatos selectivos de líderes sociales en Guatemala, Honduras, Colombia y los cientos de miles en México, sin que la Iglesia los condene.

No se puede querer ser juez y parte para después hacerse el mea culpa hipócritamente.

Los jóvenes que mueren en Nicaragua son responsabilidad de los que salieron a las calles armados; tal situación de pacífica no tiene ni la más mínima pinta, a otro con eso cuento.

La propia Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos, asegura que los paramilitares usan armas de alto calibre y los manifestantes “opositores” portan armas y bombas artesanales.

¿No ven esos actos los obispos y sacerdotes nicaragüenses? ¿Por qué no hay una condena contra los que asesinan a policías y seguidores de Ortega?

Para sellar su complicidad con quienes organizaron e iniciaron la violencia y la muerte, el Cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, declaró hace unas horas: “urge la intervención de los organismos internacionales para evitar la repetición de esa noche de temor y balas”, después que lael Cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes acogiera a los opositores que tenían tomada la Universidad. Sin embargo, el prelado no hace un llamado a los manifestantes a terminar con sus actos terroristas.

Dios los condenará a todos, pues siempre dijo: amaos los unos a los otros.

Cada cual cargará con su responsabilidad histórica y todos serán analizados en el juicio final, pero como sentenció José Martí:

“Hay hombres que viven contentos, aunque vivan sin decoro… y cuando hay muchos sin decoro, hay siempre otros que en sí tienen el decoro de muchos hombres”.

 

 

 

 

 

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba apoya campañas contra Nicaragua.


Por Arthur González.

Sumándose a las campañas mediáticas contra el gobierno sandinista de Nicaragua, generadas por los ideólogos de los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos, Juan de Dios Hernández Ruiz, Obispo Auxiliar de La Habana y Secretario General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, COCC, envió una carta al Cardenal Leopoldo Brenes, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, donde toma partido en contra las autoridades de ese país centroamericano.

En su misiva Monseñor Juan de Dios Hernández, afirma que “hemos visto con profunda tristeza y horror, las imágenes de la barbarie ocurrida el pasado domingo en la Basílica de San Sebastián en Diriamba. Estos hechos de violencia y profanación, de crímenes y abusos de poder, resultan verdaderamente denigrantes y, por ello, experimentamos el lógico sentido de fraternidad pastoral ante el momento que afrontan”.

Sin embargo, no menciona que la violencia y los crímenes son generados por los llamados opositores al gobierno, entrenados y financiados desde la embajada yanqui en Managua, mediante programas de la NED y la USAID, para intentar derrocar al gobierno sandinista, de acuerdo con programas publicados por esas agencias norteamericanas en sus sitios oficiales en Internet.

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba no se pronuncia respecto a los asesinatos de jóvenes y policías a manos de los que se dicen “opositores”, quienes queman instituciones oficiales, cierran calles y avenidas para impedir el paso de ambulancias con heridos, lo que ha provocado decenas de muertos.

Tampoco condenan la quema y destrucción de autos, comercios e incluso de instalaciones gubernamentales y ornamentos en las avenidas, una de las cuales mató a un periodista.

Mucha es la hipocresía solidaria, pues Jesús no apoya el crimen, los asesinatos ni la violencia entre hermanos, estimulada con dinero de Estados Unidos con el único interés de destruir el sistema revolucionario sandinista, al igual que ejecutan contra Venezuela e hicieron contra la Revolución cubana en los años 60, donde la iglesia católica de Cuba también se puso de parte de los terroristas y agentes de la CIA.

No es casual que ahora la COCC ofrezca su apoyo “solidario” a quienes no impiden la violencia en Nicaragua y se parcialicen con los “opositores”. El pueblo cubano no olvida que en templos católicos se guardaron armas enviadas desde Estados Unidos y se resguardó a asesinos, como el secuestrador de un avión de Cubana de Aviación después de asesinar al piloto, solicitando para él, asilo canónico.

¿Por qué no se solidarizaron con Nicaragua cuando el dictador Anastasio Somoza exterminaba a diestra y siniestra en ese país centroamericano, o cuando Estados Unidos armaba a la contrarrevolución para matar a campesinos que simpatizaban con la Revolución Sandinista, durante la llamada Irán-contra?

La historia es una sola y no se borra tan fácilmente, la Operación Peter Pan, generada por la CIA, contó con el apoyo de la iglesia católica cubana, acción criminal que separó a padres e hijos por años, al seguir las campañas generadas por la CIA de que el gobierno revolucionario cubano les quitaría la patria potestad a los padres.

Por esa mentira, cientos de padres enviaron a sus hijos menores sin acompañantes para Miami, en total 14 mil 048 niños que fueron distribuidos por todo el país en centros religiosos, casas de familias y orfanatos, donde muchos sufrieron maltratos psíquicos y físicos, incluida la violación.

En vez de hacer el papel del buen samaritano, la COCC debió condenar desde un inicio la violencia generada en Nicaragua y ponerse al lado del pueblo, ese que el pasado mes de noviembre acudió democráticamente a las urnas para elegir al presidente Daniel Ortega, con un margen mayoritario.

El dolor de los nicaragüenses lo provocan las acciones violentas llevadas a cabo por los que dicen amar la libertad y la democracia y no por las autoridades que nunca iniciaron tales acciones.

Para hablar de “anhelos de verdad, justicia y apego a la legalidad constitucional, que conduzcan a alcanzar una paz estable y verdadera”, lo primero que debe hacer la COCC, es exhortar a los opositores financiados por los yanquis, a que cesen sus actos vandálicos y dejen de quemar, destruir y asesinar a sus hermanos, por el solo hecho de apoyar el sandinismo, ese movimiento que acabó con los crímenes y desmanes del gobierno de Somoza, el que siempre contó con el apoyo de Washington a pesar de ser un dictador.

Por actitudes similares expresó José Martí:

“Hay pocas cosas que en el mundo sean tan odiadas como los hipócritas”.

 

 

 

 

 

 

Norcorea califica la posición de Estados Unidos de lamentable y preocupante.


Por Arthur González.

Antes de la Cumbre celebrada en junio 2018 entre el presidente norcoreano Kim Jong-un y Donald Trump, ya se percibía que Estados Unidos podía prepararle un golpe bajo a la República Popular de Corea en las negociaciones respecto al tema nuclear coreano.

En efecto, después del estrechón de manos y el acuerdo firmado, salen a relucir las patrañas yanquis.

Los indicios se reflejan en las declaraciones de la parte norcoreana unas horas después de que secretario de Estado, Mike Pompeo, culminara su breve estancia en Pyongyang, al calificar de “lamentable y preocupante la postura del gobierno de Donald Trump en esas conversaciones”.

Un comunicado oficial divulgado por la agencia estatal KCNA, afirma que las autoridades norcoreanas aseguraron que la demanda de Estados Unidos para que su desnuclearización sea “unilateral y forzada” fue lamentable, al tiempo que reiteró su petición de que el desarme se produzca de forma gradual.

Pyongyang subrayó que “las conversaciones no han servido para fortalecer la confianza entre ambas partes, sino para encarar una fase peligrosa en la que nuestra voluntad de desnuclearización podría tambalearse”.

Esa apreciación la basan en que Washington expresó demandas “en contra del espíritu de la histórica cumbre de junio en Singapur, entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, algo que no ha servido para fortalecer la confianza entre ambas partes”.

Cuba conoce perfectamente cómo actúan los Estados Unidos en sus negociaciones, pues en casi 60 años lo ha comprobado en cada una de las que efectuó secretamente con los yanquis, para buscar una mejoría en sus relaciones como vecinos.

La posición estadounidense estaba sustentada en la estrategia que estableció hacia Cuba en 1967, cuando varios analistas recomendaron como alternativa, una “contención positiva”, en lugar de la empleada “contención pasiva”, todo con el objetivo de “crear un ambiente relajado que dejara atrás las amenazas, a través de compromisos diplomáticos y algunos alicientes para persuadir a Fidel Castro de modificar sus malos comportamientos y satisfacer los intereses de Estados Unidos”, según consta en documentos desclasificados y publicados por su Archivo de Seguridad Nacional.

Para tener clara la idea de la forma de manejar el engaño en sus negociaciones, los documentos reflejan que en el escenario de la “contención positiva”, los Estados Unidos mantendrían la guerra económica, comercial y financiera, como naipe bajo la manga, y a la vez continuar sus esfuerzos para detener el apoyo cubano a los movimientos revolucionarios de Latinoamérica.

Algo que presentan de forma similar a las negociaciones con Norcorea, es su estratagema de alcanzar un “magnetismo económico y cultural hacia los Estados Unidos”.

A Cuba también le prometieron beneficios económicos y políticos, los cuales se podrían obtener con “un comportamiento más racional”, de acuerdo a los intereses yanquis.

Henry Kissinger también puso en práctica conversaciones secretas con la parte cubana, pero siempre con miras a obtener provechos para Estados Unidos, entre ellos la liberación de prisioneros norteamericanos, a la vez que presionaban a Cuba en el tema de los derechos humanos acorde a sus parámetros politizados, el cese del apoyo cubano a la independencia de Puerto Rico y cortar el respaldo a los movimientos de izquierda.

Por esas razones no se concretaban avances en el mejoramiento de las relaciones entre ambos países, algo que le sucederá a Corea del Norte, pues Washington aspira a que estos eliminen totalmente su arsenal nuclear y a cambio solo le ofrecerá placebos que no resultarán en mejorías reales, al mantenerle las sanciones económicas para obligarlos a doblegarse.

Cuba es víctima de esa misma estrategia, incluso ante la caída del campo socialista europeo y con Mijaíl Gorbachov al frente de la URSS, Estados Unidos intensificó sus presiones sobre Moscú para que cortara su ayuda económica y militar a la isla, con la trasnochada ilusión de La Habana no resistiría y caería como ficha de dominó, sin tomar en cuenta la valentía y resistencia de su pueblo.

Durante la administración Clinton los engaños en política se hicieron muy evidentes, al afirmar algunos funcionarios que los Estados Unidos no representaban una amenaza militar para Cuba, a la par que afirmaban: “esperamos que el pueblo cubano obtenga su libertad a través de la transición pacífica a la comunidad democrática, como la que han llevado otras naciones.

En su acaramelada y falsa retórica, dieron pasos similares a los de Barack Obama, cuando alertaron a Cuba antes de ejecutar maniobras navales en aguas cercanas a la isla, iniciaron conversaciones contra el narcotráfico y paralelamente promovieron el trabajo pueblo a pueblo, concediendo licencias de viajes humanitarios, religiosos y educativos.

Se concluyeron negociaciones secretas, donde la parte cubana aceptó recibir como repatriados a mil 500 emigrantes del Mariel que ellos consideraron excluibles para ser residentes en Estados Unidos. Sin embargo, funcionarios yanquis afirman que “Cuba solo logró obtener de esos acuerdos, una vaga esperanza de que su concesión sentaría las bases para conversaciones bilaterales más amplias”, lo que no se materializó.

Obama, en sus aspiraciones de obtener ventajas ideológicas antes de que Cuba eligiera al sustituto del presidente Raúl Castro, reestableció las relaciones diplomáticas, pero mantuvo la guerra económica, el financiamiento a la subversión y se negó a tratar la retirada de la base naval en Guantánamo. Su línea fundamental fue socavar las bases del apoyo popular desde adentro, centrando su esfuerzo sobre la juventud y los trabajadores no estatales, mediante golpes suaves.

Corea del Norte no debe esperar ningún avance sustancial en las relaciones con Estados Unidos, todo será el espejismo que de conversan sobre temas que no llegan a ser cruciales, a la vez que insisten en ahogarla con sus sanciones económicas, esas que como hacen contra Cuba, solo levantarán cuando exista lo que ellos denominan un “cambio de régimen”.

Con Estados Unidos no hay otra opción que seguir luchando, porque como dijo José Martí:

“Vale más un rebelde que un manso”

 

El enemigo no aplaude por gusto.


Por Arthur González.

En estos días en las redes sociales se inició una campaña a favor del biólogo cubano, Ariel Ruiz Urquiola, detenido por desacato a las autoridades. Antes había sido alertado por cortar palmas reales sin autorización.

En Cuba, como en otros países, para cortar un árbol es necesario un permiso, y en la Isla después del paso desbastador de varios huracanes, la flora se protege de forma especial, trabajándose priorizadamente en la siembra de bosques.

Ante esa detención, el Departamento de Estado yanqui y Amnistía Internacional, iniciaron una cruzada mediática contra las autoridades cubanas, algo que no hacen ante la terrible situación que viven varios países latinoamericanos. La razón es simple, el biólogo no simpatiza con la Revolución y así lo manifiesta públicamente, de ser un militante comunista nunca hubieran abierto ese frente a su favor.

No por gusto la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen, agradeció al secretario de Estado y ex director de la CIA, Mike Pompeo, por sus declaraciones a favor del citado biólogo.

Lo más lamentable del asunto es que algunos intelectuales de la Isla, que jamás han levantado su voz para solicitar la liberación de la líder social argentina Milagro Salas, ni reclamar justicia por el asesinato de la también líder social Berta Cáceres, Coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, abrieran fuego contra el gobierno de Cuba sin saber realmente las causas de la detención de Ariel Ruiz, influidos solamente por la alharaca que formó la contrarrevolución financiada desde Miami.

Tampoco en las redes sociales cubanas se levantan voces para exigir la salida de prisión de la autoridad espiritual mapuche de Chile, Celestino Córdova, ni existen voces de solidaridad con los jóvenes chilenos mapuches Manuel Baltierra, de 38 años de edad, y Cristóbal Reumay, de 21 años, que se encuentran en huelga de hambre desde hace varios días, pidiendo la liberación de su líder espiritual.

Silencio absoluto para condenar la represión ejecutada por los carabineros chilenos con tanquetas de agua, para dispersar a 100 personas que expresaban pacíficamente su apoyo al pueblo indígena mapuche, concentradas en la Plaza Italia, en Santiago de Chile.

Muchos de esos intelectuales cubanos y personas de bien, son los primeros que exigen la toma de medidas ante las incrementadas indisciplinas sociales que afectan hoy a la sociedad. Sin embargo, ahora apoyaron, quizás sin saberlo, una de esas violaciones y ante la toma de medidas por el irrespeto a las autoridades, se sumaron a las campañas miamenses.

La propia representante de la mafia terrorista anticubana califica a Ruiz Urquiola, de “opositor”, denominador que nunca dan a los detenidos en America Latina y luchadores por los derechos civiles que son encarcelados injustamente.

La líder de la mafia terrorista miamense apoyó totalmente el golpe de Estado contra el presidente Manuel Celaya en Honduras, su secuestro y traslado ilegal hacia México en ropa de dormir, pero apoya ahora al biólogo formado por la Revolución por ser un “opositor” al gobierno socialista.

Estados Unidos a través de la USAID y la NED, disponen de millonarios presupuestos para financiar a esos llamados “opositores pacíficos”, con el objetivo de lograr en Cuba actos violentos como los que se producen en Venezuela y Nicaragua, para derrocar el socialismo cubano.

¿Estarán en ese bando los intelectuales y personas de bien que se sumaron a la cruzada por la liberación del biólogo?

En Cuba todo el pueblo sabe leer y escribir, conoce de historia y está al tanto de los actos ejecutados por Estados Unidos por intentar derrocar el socialismo, ese que mantiene el bloqueo económico y financiero contra el pueblo desde hace 59 años y que, según dicen los memorandos de la CIA: “esas medidas han sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de guerra económica”.

Estados Unidos cuenta con un excelente aparato de propaganda, controla los medios de prensa, aprueba lo que se dice y se escribe, y cuando desean silenciar una noticia o exacerbarla, lo realizan con total poder, quien se niega ya sabe a lo que se atiene.

Recientemente otro grupo de intelectuales salió a defender a un periodista extranjero, el cual tergiversó su situación en relación a su acreditación en Cuba y manipuló a la opinión pública sobre el cierre de su blog.

Prestigiosas figuras e incluso funcionarios de instituciones relacionadas con Latinoamérica, sin verificar la información, partieron lanzas a su favor. Al conocerse la verdad ninguno se retractó. Tampoco han alzado su voz a favor de la argentina Milagros Salas, la que cumple injusta prisión.

Si se es solidario hay que serlo con todos y no aventurarse a defender causas sin tener los elementos. Los enemigos de Cuba se aprovechan de cualquier resquicio para desunir, porque saben que el arma vital de los cubanos es su unidad, esa que proclamó José Martí, cuando dijo:

“Sin unidad se estará sin defensa apropiada para los colosales peligros”.