Carlos Alberto Montaner, de terrorista a profesor de democracia


Por Arthur González.

La CIA convirtió al terrorista Carlos Alberto Montaner Suris, en profesor de democracia, y lo acaba de patentizar en su más reciente libro titulado “El presidente, manual para electores y elegidos”, presentado en Miami el 18.11.2017.

Para quienes no conocen la historia de este agente de la CIA, es bueno contarles algo de su pasado para que puedan aquilatar lo que se esconde detrás de la imagen del periodista y profesor universitario, fabricado por la Agencia Central de Inteligencia yanqui.

Carlos Alberto Montaner Suris nació en La Habana, el 03.03.1943, hijo de un periodista vinculado a la embajada de Estados Unidos antes de 1959, que dirigió posteriormente en Miami, un periódico financiado por el dictador Fulgencio Batista.

Con 17 años, Montaner se integró a la organización terrorista “Movimiento de Recuperación Revolucionaria”, (MRR), encabezada por Manuel Artime y Orlando Bosch, bajo instrucciones de la CIA, y compartió la jefatura nacional de acción y sabotaje del grupo “Rescate Estudiantil”, del Frente Revolucionario Democrático (FRD), con Alfredo Carrión Obeso.

Entre los actos terroristas que ejecutó entre 1960 y 1962, estuvieron la colocación de bombas en centros comerciales y cines de La Habana, enmascaradas en cajetillas de cigarros.

En los meses de septiembre y diciembre de 1960, se reportaron más de 100, financiados por la CIA, ratificado por  el Coronel Jack Hawkins, jefe de la sección de personal paramilitar de la CIA, en la “Operación Cubana”, quien afirmó:

“Durante el período comprendido entre octubre de 1960 y el 15 de abril de 1961, se perpetraron alrededor de 110 atentados dinamiteros contra objetivos políticos y económicos, se colocaron más de 200 bombas. Se descarrilaron 6 trenes, se dejó inactiva la refinería de Santiago de Cuba durante una semana, como resultado de un ataque sorpresivo desde el mar.  Se provocaron más de 150 incendios contra centros estatales y privados, incluyendo 21 viviendas de comunistas y 800 incendios en plantaciones de caña […] Para ello, entregamos más de 40 toneladas de armas y explosivos…”

Montaner estuvo relacionado con muchos de esos actos perpetrados en diciembre de 1960, entre ellos: el incendio el día 15 en la emisora radial CMQ; el estallido de una bomba en la Universidad de La Habana que hirió de gravedad a un estudiante; el incendio del cine Cándido, en Marianao, con siete heridos; y la petaca explosiva colocada el 24 de diciembre en la tienda Flogar, situada en la esquina de Galiano y San Rafael, donde resultaron gravemente heridas 15 personas, entre ellas un niño de 13 años, su hermana y su mamá.

Apoyó las atrocidades cometidas en el Escambray por mercenarios organizados y financiados por la CIA, con la colaboración del Frente Revolucionario Democrático, el Movimiento de Recuperación Revolucionaria, MRR, y Alpha-66, con base en los Estados Unidos para sembrar el terror entre en el campesinado cubano, mediante el incendio de escuelas, el asesinato de maestros y alfabetizadores, campesinos y sus familiares.

El 26.12.1960, Montaner fue arrestado en su vivienda en Miramar,  siéndole ocupado un maletín con cuatro detonadores, un rollo de mecha, un pomo con tres barras de fósforo vivo, cuatro cartuchos de municiones, numerosas bombas, dinamita, una ametralladora, detonadores y  bloques del explosivo C-3, todos suministrados por la CIA.

En uno de los paquetes de explosivos aparecía la advertencia: “Un bloque es equivalente a media libra de TNT”.

Montaner fue juzgado en la causa 06/61 y sancionado a 20 años.

Por consideración a su edad, el tribunal decidió que fuera internado en el Reclusorio Nacional para Menores de Torrens, el que poseía escasas medidas de seguridad, lo que aprovechó para fugarse y buscar asilo en la embajada de Brasil, en la que su embajador, Vasco Leitao Da Cunha y su esposa Virginia Leitao, eran colaboradores de la CIA.

Juana Castro Ruz, en su libro autobiográfico, confesó que ella fue reclutada por la CIA en México, por mediación de Virginia Leitao.

El 08.09.1961, a pesar de ser un prófugo de la justicia, Montaner pudo abandonar el territorio cubano con destino a Miami, bajo el salvoconducto otorgado por el gobierno revolucionario.

En octubre de 1962 se alistó en el ejército de Estados Unidos para invadir a Cuba, y a principios de 1963, se integró a un grupo operativo de la CIA en la academia del terror en Fort Benning, Georgia, donde recibe clases de propaganda, acciones encubiertas, comunicaciones, espionaje y operaciones clandestinas.

En ese grupo tuvo de condiscípulo a Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, de la organización terrorista, Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, CORU, considerada por el FBI como el grupo terrorista más peligroso de Miami.

También a Jorge Mas Canosa, Chairman de la Fundación Nacional Cubano Americana, FNCA, quien apoyó financieramente la defensa a Luis Posada, al ser detenido por un plan de asesinato a Fidel Castro, en Panamá.

En 1970 la CIA lo envía a España y abre la editorial Playor y la agencia de noticias Firmas Press, para publicar y brindar información tergiversada sobre Cuba.

En Europa sirvió de enlace de la CIA, y en agosto de 1973 ayudó al terrorista Juan Felipe de la Cruz a entrar a España e ingresar en Francia, para colocar una bomba en la embajada cubana en París. El plan se frustró al explotarle la bomba a De la Cruz, en el hotel donde se alojaba.

Montaner fue promotor de congresos de intelectuales contrarrevolucionarios celebrados en Europa y América Latina, en los años 80, con el fin de movilizar intelectuales contra Cuba.

Recientemente expresó que escribió el libro “El presidente, manual para electores y elegidos”, con la intensión de que los presidentes aprendan cómo gobernar mejor sus países; aunque respetando, los valores de la democracia y la libertad.

¿Con qué moral, un terrorista que colocó bombas para asesinar y herir a ciudadanos inocentes, puede dar lecciones de democracia a presidentes?

Así son los miembros de la mafia terrorista anticubana acogida por Estados Unidos.

Recordemos a José Martí cuando dijo:

“¡Póstrense de hinojos y tiemblen de remordimientos, los que un tremendo día ayudaron a matar!

Anuncios

3 pensamientos en “Carlos Alberto Montaner, de terrorista a profesor de democracia

  1. Pingback: Carlos Alberto Montaner, de terrorista a profesor de democracia | argencuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s