La vergüenza de no conocer la historia


Por Arthur González.

Medio día del 1ro de noviembre de 2017, día memorable para el pueblo cubano, al obtener un total apoyo del mundo contra el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por Estados Unidos desde hace casi 60 años. Record en la era moderna de resistencia de una pequeña isla en el Caribe, contra la potencia imperialista más poderosa del planeta tierra.

En la sesión de la Asamblea General de la ONU para debatir y votar a favor del proyecto de resolución presentado por Cuba contra ese Bloqueo, la nota más vergonzosa la dio Nikki Haley, embajadora de los Estados Unidos, al demostrar su total ignorancia de la historia, culpabilidad del sistema de su país que le oculta a sus ciudadanos la verdad, cuando esta no les favorece.

Entre las barbaridades que dijo la embajadora, está su afirmación de que los problemas económicos de Cuba son por su sistema y no a causa del Bloqueo y que, si los Estados Unidos lo eliminaran, todo seguiría igual porque el gobierno revolucionario es el único responsable.

Es triste ver a una persona de ese nivel hablar sin el menor conocimiento de los propios documentos del país que representa.

Para alfabetizar históricamente a esa señora basta con citar algunos conceptos de planes de Estados Unidos, que no les enseñan a los funcionarios del Departamento de Estado, ni a los ciudadanos comunes.

  • Memorando de J.C. King, Jefe de la División del Hemisferio Occidental, para el director de la CIA. 11 de diciembre de 1959.

Los objetivos de Estados Unidos.

El derrocamiento de Castro en el término de un año y su reemplazo por una Junta que sea del agrado de los Estados Unidos, la cual convocará a elecciones seis meses después de su llegada al poder.

Alentar a grupos opositores a favor de Estados Unidos… para establecer por la fuerza un área controlada desde Cuba.

Como cierre de dicho memorando propone:

Se le debe dar una cuidadosa atención a la eliminación de Fidel Castro. Ninguno de los que se hallan cercanos a Fidel, como por ejemplo su hermano Raúl y su compañero Che Guevara, tienen el mismo carisma sobre las masas. Muchas personas bien informadas consideran que la desaparición de Fidel aceleraría grandemente la caída del gobierno actual.

  • Memorando del el Subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de los EE.UU. Lester D. Mallory. 6 de abril de 1960.

El único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución es a través del desencanto y el desaliento basado en la insatisfacción y las dificultades económicas. Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno.

  • Programa de acción encubierta contra el régimen de Castro. 17 de marzo de 1960.

Objetivo:  El propósito del programa aquí expuesto es provocar la sustitución del régimen de Castro por uno que responda mejor a los verdaderos intereses del pueblo cubano y sea más aceptable para Estados Unidos.

El primer requisito es crear una oposición cubana responsable, atractiva y unificada al régimen de Castro, que se declare públicamente como tal…

  • Proyecto Cuba, Operación Mangosta. 18 de enero de 1962.

Objetivo: El objetivo de EE.UU. es ayudar a los cubanos a derrocar al régimen comunista en Cuba e instaurar un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz.

La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos.

  • Memorando del Jefe de la Junta de Jefes del Estado Mayor, General L.L. Lemnitzer, dirigido al Secretario de Defensa. 13 de marzo de 1962.

Contiene 9 medidas con sus anexos, que sirvieran como pretexto para justificar la intervención militar de los Estados Unidos en Cuba.

La lista es bien amplia y si la embajadora de los Estados Unidos las estudiara, se daría cuenta del ridículo que hizo hoy ante el mundo.

El resultado, otra derrota aplastante para Estados Unidos, algo que su prepotencia no les permite comprender.

Visionario fue José Martí cuando aseguró:

“Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas”

 

 

 

Anuncios